"LO QUE NO SE COMUNICA NO EXISTE"
Gabriel García Márquez

Achicoria

Nuestra Flora | José Pérez Dávila


 
Nombre científico Cichorium intybus L. (Achicoria, amargón )

Familia Compuestas/asteráceas

Su nombre Viene del griego “kikorion” , nombre que daban a la achicoria. La palabra acicoria viene del mozárabe y este del latín cichoria . Intybus proviene de la denominación centroeuropea hendibeh. También fue llamada “Solsequium” por la característica de sus flores de seguir al sol.

En el lenguaje de las flores significa “frugalidad”

Origen Se encuentra en gran parte de Europa y Asia, se cree que su origen es la zona templada de Europa, Asia y África.

Descripción Hierba perenne de hasta 1,2 m., muy ramificada, cubierta de pelo corto, con raíz napiforme. Hojas de dos formas, las inferiores oblanceoladas con peciolo corto y las de la parte superior lanceoladas con base abrazadora. Flores azuladas en capítulos solitarios o en grupos de 2 o 3.

Existen cuatro especies en la península y Baleares.

Florece en primavera y verano.

Su hábitat suele ser las cunetas, veredas y barbechos.

Exigencia Suele crecer junto a los caminos, en terrenos baldíos, yermos tanto en montañas como en zonas bajas.

Planta cosmopolita de excelente dispersión, prefiere suelos bien drenados y ambientes soleados.

Usos En una región francesa, se cree que comiéndola en ensalada con aceite de nueces, estimula el deseo sexual.

 

PUBLICIDAD

 

La achicoria intensifica el sabor del azúcar, por lo que la industria la ha utilizado como saborizante.

De sus raíces se ha extraído un edulcorante.

Sus hojas tiernas se consumen en ensaladas.

Sus extractos se utilizan en algunas bebidas alcohólicas.

La achicoria, sustituta del café, se recolecta cuando las hojas amarillean. Se cortan sus raíces, se secan, tuestan y muelen.

Según Ramírez su zumo es útil para limpiar las impurezas de la piel y se toma en infusión antes de las comidas como aperitivo.

En Bélgica consumen su raíz hervida.

En Francia, llaman “barbas de capuchino” a las hojas de achicoria criadas en oscuridad, es un alimento muy apreciado para ensaladas y como verduras.

En Italia hay una variedad conocida como radichio que tiene un color violáceo, se consume como ensalada y a la plancha.

Con sus hojas se prepara el preboggion, mezcla de hierbas típica de la cocina de Liguria.

Las raíces se comen en ensaladas y potajes.

La infusión, extendida sobre la piel de los animales, aleja las moscas y tábanos.

Solo después del siglo XIX se pudo evitar el sabor amargo de la planta para su consumo en ensaladas, cuando se cree que en el jardín botánico de Bruselas, los jardineros consiguieron mediante selección natural y protegiéndolos del sol, unas plantas más suaves de sabor.

El ganado que coma esta planta en cantidad, pierde el apetito y puede tener trastornos digestivos, parálisis en extremidades e incluso la muerte.



Propiedades medicinales Su látex contiene principios amargos que estimulan el apetito.

Paracelso, la recomienda en emplastos para irritaciones de la piel, en infusiones para enfermedades del sistema digestivo y del hígado, como estimulante de la bilis.

Galeno decía que esta planta era amiga del hígado.

También se ha empleado como lavado para los eccemas.

José Quer nos cuenta “que se consume en ensalada o cocida en Zaragoza y fortalece y corrobora las fibras relajadas del estómago, excita el apetito, ayuda a la digestión, purifica los conductos de la orina y facilita la transpiración y expectoración”.

Sus hojas y tallos contienen un tónico amargo con propiedades estomacales, laxantes, aperitivas, diuréticas, algo coleréticos y para tratar la diabetes por la inulina que contiene.

Su raíz tostada también tiene poder colérico, diurético, laxante, hipotensor, bradicardizante (reductor de la frecuencia del pulso), ha sido utilizada contra la diabetes y también tiene propiedades diuréticas e hipotensor.

Su uso medicinal es muy antiguo, como lo demuestra una orden emitida por Carlomagno, que ordenaba que en sus campos se cultive una serie de hierbas que incluya “intubas” (Cichorium intibus)

Componentes Las raíces contiene hasta un 75 % de agua y grandes cantidades del polisacárido inulina, levulina, vitaminas A y C, ácido chicorico, esculitina, esculina, mucilagos, principios amargos como lactosa sesquiterpénica, lactucina, lactupicrina y glúcidos.

Historia Columela, nos da una receta para preparar las partes de la planta: “mondarlos y dejarlos salar 24 horas, luego lavar bien y colocarlo con eneldo, hinojo, ruda y puerros, mezclar todo. A continuación juntar con guisantes y echarles vinagre y sal”

Era muy apreciada por los romanos, que la consumían tanto en ensalada como en verdura; es citada por Horacio, Plinio, Virgilio y Ovidio.

En Roma, se vendían sus semillas para asegurar la fidelidad de las parejas, también se hacía en Alemania

Dioscórides nos dice: “Una se le llama Picris, por su amargor y también cocirea”

Según Teofrasto se utilizó para fabricar guitas.

Las brujas, mezclaban la achicoria con otros productos que echaban a la lámpara de aceite para provocar alucinaciones.

Linneo en 1753 nos la describe como: “Habita en Europa en los bordes de los cultivos y de los caminos” hoy se ha naturalizado en América, África y Oceanía.

El café de achicoria, se utilizaba desde tiempos remotos en el norte de Hartz (Norte de Alemania) aunque no se comercializo hasta 1790.

Durante las guerras napoleónicas y ante el bloqueo por parte de Inglaterra que impedía la llegada de café a parte de Europa, se puso de moda el uso de la achicoria como su sustituto.

En España fue utilizado como sustituto del café en tiempos de penuria.

Al no contener cafeína es más sano.

Leyendas y tradiciones Las hojas tiernas de achicoria se utilizan en Palestina para acompañar al cordero pascual.

Era utilizada para conjurar el poder de las brujas, sobre todo si se usaba junto a la ruda, era un gran antídoto y poderoso amuleto contra las energías negativas, diabólicas o hechizos y daba energías positivas a todos los habitantes de la casa.

Se cree que comer sus raíces, produce sueños eróticos.

Partes de la planta se ha utilizado como talismán amoroso.

Si se arrancaban sus raíces en luna llena, en verano, antes del atardecer, poniéndose de rodillas y pronunciando tres veces la palabra “tetragrammaton” nombre de Dios hebreo que se compone de cuatro letras, como en muchos otros idiomas (palabra cabalística), protegía de todo tipo de maleficio. Si la recogida se hacía en la noche de San Juan y con un cuchillo de oro, se tendrá poderes excepcionales: sus hojas abrirán todas las puertas y hará a las personas invisibles. Para que tuviera más poder, se debía recoger por los hombres del pueblo acompañados del cura, que así daba gracias a Nuestro Señor por darnos este instrumento para luchar contra el diablo. Una vez sacadas las plantas se llevaban a casa y se guardaban envueltas en paños blancos, limpios y vírgenes (nuevos)

PUBLICIDAD

 

Déjanos tu comentario