Algarrobo (Ceratonia siliqua L.)

Nuestra flora. Por José Pérez Dávila

Ceratonia-siliqua-dibujo

 

Familia: Cesalpiniaceas

Nombre: Su nombre procede del griego tardío “keratonia”, que deriva del griego “keration”: media luna, por sus frutos en forma de cuerno. También deriva del griego “keras” = cuerno, por la forma y consistencia de su fruto. Su denominación específica de siliqua se lo puso el botánico Tournefort por su nombre latino. Linneo, a quien se le atribuye hoy, le cambió el nombre.

Origen: Aunque resulta difícil precisar su área de origen, solo se sabe con seguridad que es la región mediterránea. Se cree que su zona de procedencia es Anatolia, Siria y Cirenaica (Libia).

Descripción: Árbol que puede alcanzar los 10 m. Hojas pinnadas con 3 a 5 pares de foliolos de color verde brillante. Flores de color verde amarillentas, pequeñas en racimos. Sus frutos son legumbres colgantes de hasta 20 cm.

A veces sus flores son hermafroditas o estériles, pero casi siempre de un solo sexo. Las masculinas y femeninas en distinto pie de planta. Los algarrobos machos, llamados algarrobos judíos, se cultivan para facilitar la polinización.

En la Península solo existe una especie, pero diferentes razas o variedades como son: mollar, negra, rojal, buganera, matalafera, etc.

 

800px-Illustration_Ceratonia_siliqua0

 

Exigencias: Es sensible a las heladas, prefiere suelos calizos y puede alcanzar los 1000 m.s.n.m.

Usos: Sus semillas (quilates, del árabe “karts”) se emplearon para pesar metales preciosos siendo su peso entre 189 y 205 gramos. Hoy un quilate equivale a 200 gramos.

Su madera es fácil de trabajar pero no resiste la humedad. Es un buen combustible y de ella se obtiene un carbón excelente.

Su fruto triturado se ha utilizado en cremas de tocador.

Su corteza es rica en taninos, por lo que se emplea para curtir pieles.

En Sicilia se preparara un licor con las algarrobas.

La goma garrofín de sus semillas es utilizada como aditivo espesante para los alimentos, y como lubricante para catéter con el nombre de crema de Kasbar.

De la vaina molida se obtiene una harina utilizada en pastelería y como sustituto del cacao,

El algarrobo ha servido de alimento para el ganado y humanos en tiempo de escasez.

Es muy utilizado como ornamental en los jardines.
 

PUBLICIDAD

 

El zumo de las algarrobas se ha empleado en el norte de África para adornar la cerámica.

Sus semillas se han empleado como sustituto del café.

Se ha utilizado para fabricar papel.

 

Ceratonia_siliqua_02_ies
Hojas de Ceratonia siliqua.

 

Propiedades medicinales: Fue utilizado por médicos de la antigüedad como Avicena, Dioscórides o Galeno.

Se usaron sus semillas contra las diarreas y para neutralizar la acidez de estómago.

Tiene un discreto efecto bactericida.

Se ha usado para controlar el vómito del embarazo y el infantil, así como para combatir la diarrea.

Su pulpa es algo laxante, pero su corteza y hojas son astringentes.

Lagascalia duda de que su fruto verde pueda relajar el vientre pues considera que es tan áspero y sabe tan mal que nadie podría comerla.

Sus semillas combaten la tos.

La goma de algarroba se usa en regímenes de adelgazamiento por quitar el apetito.

Con la infusión del fruto entero se trata la conjuntivitis.

El empastó de algarrobo se usó en la farmacopea matritense para tratar las luxaciones, roturas de huesos y hernias de los niños.

Componentes: 80% de D-galacto y D-mananos. Su fruto tiene hasta un 40% de azúcares.

 

Algarrobas maduras in situ y semillas sueltas.
Algarrobas maduras in situ y semillas sueltas.

Historia: Los primeros que difundieron el algarrobo para su aprovechamiento fueron los fenicios unos dos mil años a.C., quienes lo llevaron a Chipre, Rodas, Norte de África y Península Ibérica.

Los fenicios lo tendrían dedicado a alguna divinidad ya que con el cristianismo se consagró a San Jorge en lugares de antiguas colonias fenicias, tal vez al dios Aloyin o el dios Mot.

Más tarde otros pueblos mostraron interés por el algarrobo: griegos, cartagineses, romanos, bizantinos y árabes.

Las primeras noticias escritas que se tiene del algarrobo eran de Columela (45 a.C.). También fue citado por Virgilio, Plinio, Varrón, Catón y en varios pasajes de la Biblia.

Sus frutos eran vendidos en la antigua Grecia bajo el nombre de “higos egipcios”. Con las algarrobas los antiguos egipcios preparaban una melaza para la conservación de alimentos.

Fue muy apreciada en el antiguo Egipto para fabricación de muebles, según Teofrasto. Los faraones incluían mesas y sillas hechas de su madera en la lista del botín capturado en sus campañas, como Tutmés III tras la batalla de Megido.

Leyendas y tradiciones: En el lenguaje de las flores significa elegancia.

Para los romanos era símbolo de la pureza, y en el templo de Júpiter enterraban bajo él las uñas y cabellos del sumo sacerdote.

Fue símbolo catártico, de regeneración y de inmortalidad, apareciendo como atributos de diosas y vírgenes.

Por la forma de sus frutos también parecidos a la media luna, fue utilizado por los árabes como símbolo en la Guerra Santa.

Algunas personas llevaban colgadas vainas secas para asegurarse salud y larga vida, también los colgaban en las habitaciones.

Regalar flores de algarrobo significaba un reconocimiento a la elegancia.

Se cree que Judas se ahorcó en un algarrobo.

En Oriente Medio era considerado un árbol sagrado, bajo la protección de San Jorge tanto por musulmanes como cristianos.

En un tiempo se perseguía a los algarrobos machos, a los que se les llamaba judíos.

 

Algarrobo joven usado como forraje por un rebaño de cabras en Llombay, provincia de Valencia. Algarrobo en la Peña El Gallo de Morón.

 

Localización: Está presente en casi todos los jardines de Morón, sobresalen los tres ejemplares de los jardines de la Carrera y el del Paseo del Gallo.

 

José Pérez Dávila. Fotografías e ilustraciones del autor y Wikipedia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *