«Lo que no se comunica no existe»
Gabriel García Márquez

Antonio Machado y los sin nombre

A contracorriente. Almazara Teatro

Almazara Teatro actuará en el Teatro Oriente de Morón el próximo 11 de enero interpretando La milonga del destierro y los días azules, de Antonio Miguel Morales. La milonga cuenta los últimos días de Antonio Machado. El poeta sevillano murió exiliado en Colliure, Francia, el 22 de febrero de 1939 mientras huía de la Guerra Civil española.

La voz flamenca de José Tambora suena a capela. Nos sitúa en el contexto emocional de los personajes y facilita las transiciones escénicas, tal y como apunta el director Alonso Amaya. «Me voy lejos de mi tierra. No digas que volveré. La milonga del destierro no me la voy a creer. La milonga del destierro se canta de corazón, pa que to el mundo se entere lo que cuesta una traición».

Siento los pies fríos y mojados, las manos y las comisuras de los labios agrietadas y un dolor en el pecho, junto a todos los poemas y recuerdos que guardo aquí, en el corazón. Puedo sentir un leve calor que proviene de mis compañeros de viaje, mi madre, mi hermano y su esposa, pero creo que no será suficiente. La tos me desgarra por dentro y hace débil mi respiración. Echo la mirada atrás, veo gente pero no almas. No tienen nombre. Son muchos y el tren arrancará en breve hacia ningún lugar.

Esto me hizo sentir en primera persona la lectura atenta de la obra, publicada por Ediciones Irreverentes en 2016. Los actores de Almazara Teatro me transportan a la soledad, al olvido, al dolor del destierro. Sin embargo, cierro los ojos y Antonio Machado no tiene nombre. Ya no sé si estoy en la primera mitad del siglo XX o en pleno siglo XXI. No encuentro la ubicación exacta de las huellas que dejan los zapatos viejos y deteriorados. Puede que en Colliure, en Grecia, o entre la espuma y la arena de cualquier playa soñada.

La dramaturgia de Morales, siempre con intención, nos invita a la reflexión. La figura de un ilustre poeta español sirve de punto de inflexión. A partir de aquí la empatía encuentra su lugar en los lectores o espectadores. Con autores como él se aprende a leer de forma activa y encontrar relación entre la historia de Machado y las noticias de hoy.


-MADRID, 27 Dic. (EUROPA PRESS). La organización no gubernamental World Vision ha alertado este jueves de la grave situación que afrontan por las bajas temperaturas y otras carencias más de 6.000 refugiados e inmigrantes que permanecen en Bosnia y Herzegovina, en el marco de su ruta hacia países de la Unión Europea.

La milonga del destierro forma parte de la Tetralogía de las fronteras, junto a La ciénaga, Epifanía de la marabunta y El mandala. Morales advierte que «sin duda alguna, en todas estas obras hay una reflexión sobre el concepto de ciudadanía». También hace hincapié en la fuerza de la palabra: «considero que es posible mover a la acción ciudadana desde la acción dramática. No puede faltar nunca en mi obra el compromiso con la palabra, con la búsqueda de lo poético. Esa es mi verdadera brújula».

El dramaturgo moronense sigue trabajando para el teatro y el próximo domingo 3 de febrero el grupo La paranoia de Trastavaríes, dirigido por Natividad Gómez, estrenará la obra Anatomía de un vencejo, que fue premiada en el Certamen Internacional de Dramaturgias Invasoras y que estará en la sala La Usina los días 3, 10 y 24 de febrero.

Por su parte, el director de Almazara, Alonso Amaya, reflexiona sobre el objetivo de hacer teatro. «Es cándido creer que el teatro, el arte, el lenguaje o la economía están desideologizados, no crean la realidad. Pero sí construyen cosmovisiones y maneras de relacionarnos». También recuerda que Almazara siempre ha estado a favor de ampliar los derechos de la ciudadanía desde su fundación, a principios de los ochenta, con Isidoro Albarreal como director. Tanto es así que el lema de la compañía es «No hacemos teatro solo para contar cosas sino para cambiarlas».

Amaya también habla de los personajes: a Antonio Machado lo interpreta Jacobo Vega, que defiende al personaje con gallardía y es muy exigente consigo mismo; Chari Pérez Galán encarna a Doña Ana, madre de Antonio y José Machado, un personaje devastado por la senilidad. A Matea Monedero, esposa de José Machado, le da cuerpo Pepa Águila, una actriz de gran intuición y desarrollo de acción. Antonio Garabito interpreta a José Machado, y defiende su trabajo con la elegancia de quien sabe que su personaje tiene la función de brindar escenas a los demás.

Morales ha dedicado esta obra, precisamente, a su amigo y director Alonso Amaya «por la mar de razones». Ambos nacieron en 1968. Hoy ninguno de los dos concibe el teatro sin el otro y forman una alianza que, sin duda, enriquece la cultura de Morón.

 

Rosario Maldonado.


La Web de Agenda Atalaya utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies, Acceda al enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies