Bienmesuena. Banda de Música de El Saucejo

Entrevista con José Luis Sánchez Vega

Premio Candil de Oro 2017
Banda de Música Bienmensuena de El Saucejo
Entrevista con José Luis Sánchez

Bienmesuena es la denominación actual de la centenaria Banda de Música de El Saucejo, que cuenta con instrumentistas formados de viento metal, madera y percusión desde, al menos, los primeros compases del siglo XX. Desde 2010 la dirige Jesús Joaquín Espinosa de los Monteros Pérez.

Hemos querido conocer la valiosa trayectoria de esta formación musical —esencial para comprender hoy la vitalidad cultural de El Saucejo— con José Luis Sánchez Vega, musicólogo, investigador, gran conocedor de la banda y director de la misma entre 1998 y 2002, y de 2006 a 2010.

 

Aunque se ha avanzado mucho en la investigación histórica sobre los orígenes de la banda, no es posible aún concretar una fecha. 

Los orígenes de muchas bandas de música, tal y como las concebimos actualmente, hay que buscarlos en los hospicios para huérfanos del siglo XIX (caso de Sevilla o Jaén), o en formaciones musicales de índole militar que motivaron —en algunos casos— la aparición en paralelo de nuevas agrupaciones civiles, con todo lo que ello conlleva: apropiación y gestación de un repertorio, desempeño de un rol en la vida cultural de la ciudad o pueblo, búsqueda y establecimiento de un modelo de gestión y perpetuación, etc.

En nuestro caso, el inicio de esta centenaria formación no parece tan claro. Hasta hoy la primera referencia a músicos locales la encontramos en el expediente militar de Francisco Caro Quijada, apodado «Picales», y hermano del maestro Rafael Caro Quijada, apodado «Grajito». En este documento se le designa, tres meses después de la jura de bandera, en agosto de 1904, como trompeta de plaza. Este cargo lo desempeñaban anteriormente, en el siglo XIX, los músicos profesionales que eran requeridos por el ejército; posteriormente, por razones económicas, se recurrió a soldados de remplazo con formación musical. Por tanto, si en tan breve tiempo Francisco Caro asume una plaza para músicos instruidos y no para educandos, no es desproporcionado pensar que nuestro protagonista tuviese una formación musical previa a su llamada a filas.

 

Banda de Música de El Saucejo dirigida por Rafael Caro «Grajito». 1922. El niño con bolsa de cuero (izqda.) es Juan Vega, músico de la banda hasta 1993.
Banda de Música de El Saucejo dirigida por Rafael Caro «Grajito». 1922.El niño con bolsa de cuero (izqda.) es Juan Vega, músico de la banda hasta 1993.

 

¿Cuáles son las hipótesis que se barajan actualmente sobre la génesis de Bienmesuena?

Dado que El Saucejo es un municipio alejado de todas las capitales de provincias colindantes y, además, no posee instituciones relacionadas, en mayor o menor medida, con la música (conservatorio, hospicio, cuartel del ejército), la principal hipótesis es que los conocimientos musicales llegaron a través de alguien foráneo (maestros, militares: civiles o carabineros, clero…) o, bien, a través de la formación adquirida fuera por algún vecino.

Al respecto, mi primer maestro, Francisco Martín Gracia, me refirió que un clarinetista forastero que padecía algún mal en la garganta se asentó en el pueblo, posiblemente a finales del XIX o comienzos del XX, y que pudo haber impartido clases de música durante su estancia. De este hecho, no obstante, no hemos hallado más referencias ni orales ni escritas. En cualquier caso, al igual que hicimos con Francisco Caro Quijada, vamos a realizar futuras consultas a los expedientes militares que puedan guardarse en el Archivo General Militar de Guadalajara de aquellos directores y músicos de los cuales conocemos datos suficientes, y que sabemos que integraron alguna de las formaciones musicales que existían en la segunda década del siglo XX; esto último, al menos, podría corroborar que, tal y como sugieren los testimonios conservados y los materiales recientemente hallados (partichelas manuscritas y partichelas editadas c. 1900), a inicios del siglo XX había instrumentistas de viento metal, madera y percusión con una formación previa a su ingreso en el ejército.

 

PUBLICIDAD

 

Por lo que has averiguado, ¿cómo pudo ser esa banda primigenia, quiénes fueron sus protagonistas?   

Los músicos de las primeras décadas de los años veinte que nos dejaron testimonio de las dos bandas más antiguas de las que tenemos noticias, la Banda de Música de Grajito y la Banda de Música de Los Malaños, nos hablaban de dos formaciones de doce o catorce miembros que presentaban, no obstante, una plantilla instrumental básica completa y muy similar a la de las fotos tomadas entre 1924 y 1927, tras la unificación de las mismas. En esas fotos podemos observar una sección de viento metal compuesta por tubas, barítono, bombardinos, fliscorno, onnovenes, trompetas y cornetín de pistones; una sección de viento madera formada por clarinetes, saxofones y requinto; y una sección típica de percusión.

¿Se conoce el repertorio?

Los citados músicos relataban que existía un repertorio variado para emplear según la ocasión. Así pues, se ejecutaban fanfarrias, obras de concierto —adaptaciones de zarzuelas u otras obras clásicas—, pasacalles, pasodobles, dianas, marchas procesionales con títulos hoy desaparecidos del repertorio tradicional, y que constituyen una muestra de las primeras obras que conformaron el género procesional, etc.

Banda-de-Juan-Gallardo-Década-50-s.-XX
Banda de Juan Gallardo. El Saucejo. Años 50 s. XX.

 

¿Qué participación tenía la Banda en la vida social y cultural de El Saucejo? 

Gran parte de lo testimoniado por nuestros músicos mayores, que en ocasiones se referían a sucesos anteriores a su nacimiento, se ha visto confirmado y complementado en las anotaciones halladas en las actas municipales de 1923 en adelante. Así pues, con todo ello, sabemos que la banda participaba en las principales fiestas locales, que eran: las fiestas de octubre con motivo del día de la patrona; el veinticinco de abril, día del patrón; y la festividad del Corpus Christi. Sus actuaciones consistían en la interpretación de dianas, participación en actos procesionales, ejecución de obras de concierto en la Plaza de la Constitución e interpretación de números bailables típicos de la época: pasodobles, canción-couplet, garrotín, etc. Una actuación habitual de aquellos primeros años era el pasacalle previo a la proyección del cinematógrafo, el cual suponía un aviso para los más rezagados. Estas primeras formaciones, además, actuaron en fiestas similares para hermandades y ayuntamientos de pueblos vecinos.

¿Qué importancia tenía el director o maestro de la banda en esos primeros años?

Los maestros eran personas afincadas en el pueblo que no tenían que salir, ni tan siquiera temporalmente, del mismo. A lo largo de los años el maestro de turno desempeñó oficios como el de zapatero o ceronero (capachos y todo lo relacionado con el esparto). La banda estaba, además, tan vinculada al maestro que se ensayaba en casa de éste y, como referían algunos de sus protagonistas, procurando aprovechar el tiempo que se disponía de electricidad, pues ésta tenía una hora establecida de corte.

 

Banda de Juan Gallardo, «Uso». Década 40-50 s. XX.
Banda de Juan Gallardo, «Uso». Década 40-50 s. XX.

 

 

¿Comparativamente hablando, es muy distinta la significación de aquella primera banda?

La banda tenía un papel asignado para cada una de las festividades en las que participaba, y aunque no fuesen muchas, suponía un enriquecimiento de las fiestas. La gente de entonces no tenía opción a vivir la música de manera tan directa ni tan a mano como sucede hoy día. Además, para los propios músicos, en muchos casos jornaleros con una vida dura y difícil, la banda debió de suponer una opción cultural en la que desempeñar un papel protagonista. Digamos que, en cierto modo, el aprendizaje y la participación en el hecho musical suponía una realización personal.

Las primeras emisiones de radio en España se produjeron a finales de 1923. La televisión se popularizó en los años 60. Por tanto, hasta hace relativamente poco tiempo, las bandas de música locales cumplían una función social de especial relieve. ¿Es el caso de Bienmesuena?

Bueno, quizás la música en vivo se disfrute hoy de manera menos intensa. No obstante en lo artístico, la función de la banda es similar a la de épocas anteriores salvo en aquellos eventos donde las bandas han dejado de ser requeridas. Si bien es cierto que, en comparación con épocas anteriores, hoy día su punto fuerte son las actuaciones durante la Cuaresma y la Semana Santa.

Un atributo importante en la banda de El Saucejo es su continuidad en el tiempo. 

Es lo que más resaltaría de nuestra banda de música: su continuidad sin prácticamente interrupción reseñable. Actualmente hay bisnietos de músicos nacidos en 1900, además de hijos, sobrinos, primos… de músicos que nos han precedido. Esto lo digo como prueba fehaciente de su continuidad, ya que no es un grupo familiar sino más bien una gran familia. Hoy día integran la banda de música setenta miembros que constituyen un grupo abierto y heterogéneo, y a cuyos integrantes los unen lazos afectivos y vocacionales.

 

PUBLICIDAD
Soberbio La Puebla de Cazalla

 

¿Qué factores y circunstancias hicieron posible esa permanencia?

Mirando hacia aquellas primeras bandas, pienso que los lazos familiares de sus integrantes y la fuerte vocación de algunos de sus maestros fueron un factor importante para la continuidad del grupo. En cualquier caso, el principal aporte a esta continuidad por parte de Bienmesuena es el haber sabido recoger el legado de las bandas que nos precedieron y adaptarlo a los tiempos actuales.

Por ejemplo, para saber a qué nos referimos, el maestro de la banda pasó de cobrar dos partes primeras (categoría musical máxima) o una gratificación anual, a recibir un salario o asignación mensual; igualmente, los alumnos que en anteriores épocas no contribuían al sostenimiento de su aprendizaje, con Bienmesuena comienzan a pagar una cuota mínima mensual hasta completar su formación. De esta manera la banda se desvincula de la figura del director y establece unos procederes que permiten su continuidad en el tiempo. Todo esto no es más que una adaptación a la nueva realidad: anteriormente el maestro tenía su vida hecha en el pueblo, hoy su perfil es el de alguien con estudios oficiales de música, y con aspiraciones laborales y profesionales que en un momento dado pueden motivar su traslado.

Además, Bienmesuena es la asociación que da soporte jurídico a la agrupación musical, algo que le permite a este colectivo estar presente en las principales instituciones oficiales (Diputación, Consejería…) y le posibilita nuevos proyectos, como la actual Escuela de Música, la cual esperamos contribuya a consolidar una enseñanza musical amplia y variada en nuestra localidad.

¿Cómo se ha adaptado la banda a cada época?

A poco que analicemos cada época vemos en la banda de música un reflejo de la sociedad del momento. De aquellas primeras bandas de los años veinte del s. XX se pasó, en los treinta, a una consolidada y unificada banda de música que actuaba en conciertos públicos con una mejora sustancial en lo musical —obras de concierto más elaboradas y mayor plantilla instrumental— y en lo estético —uniformes, conciertos en quiosco propio—. Fue durante estos años cuando a nivel estatal se emprendieron una serie de medidas encaminadas a mejorar este tipo de colectivos (Cuerpo Nacional de Directores de Bandas de Música Civiles).

En los años de la Posguerra la banda sigue actuando en los eventos habituales y ampliando, si acaso, su participación en otros de carácter religioso: procesiones, misas (cantando y tocando la misa de Pío X), vía crucis… Por esta época podemos decir, como anécdota, que la Banda tuvo alguna participación esporádica en actividades de estraperlo cuando, en la estación de tren de Algeciras, la autoridad competente halló mercancía susceptible de ser requisada… en la campana de la tuba.

 

Banda de Francisco Martín hijo, «Frasquito Rosa». El Saucejo, 1987.
Banda de Francisco Martín hijo, «Frasquito Rosa». El Saucejo, 1987.

 

Más adelante, ya a finales de la Dictadura, la banda hubo de readaptarse a una nueva circunstancia: la invasión de los ye-yés, como llamaban los antiguos músicos de algunas bandas a los diferentes grupos pop que fueron ocupando espacios antes asignados a las bandas y orquestinas. Esta adaptación la hicieron los componentes de nuestra banda suplantando a los suplantadores, es decir, de la banda surgen pequeñas formaciones orquestales que actúan en las casetas de bailes. Así pues, en una misma fiesta encontramos la banda de música como tal ofreciendo dianas, pasacalles… y la orquesta de la propia banda amenizando bailes. La orquesta más célebre y duradera de nuestra banda local fue Los Rebeldes.

En los ochenta y noventa, justo antes de la creación de la asociación Bienmesuena, la banda incrementó su plantilla y volvió a realizar conciertos, participando además en la Semana Santa de poblaciones relevantes como Morón, El Viso del Alcor, Marchena, Arahal… o en los Carnavales de Cádiz. Fue entonces cuando se incorporó personal femenino a sus filas, siendo su primera integrante Paula Vega Sánchez.

A finales de los noventa la banda tiene que replantearse su organización: creación de la asociación, consolidación de un sistema de enseñanza acorde a los tiempos, etc., asumir el reto de aumentar su plantilla instrumental y participar en nuevos eventos.

Sin apoyo institucional hasta hace muy poco, ¿cómo se ha financiado la banda?

Resumiendo un poco lo comentado hasta ahora, en sus comienzos los músicos ensayaban en la casa del maestro o de alguien vinculado a la banda; la enseñanza la impartía el maestro en su casa o en su taller (zapatería), recibiendo por ello una compensación que dependía de lo que se cobrase en las fiestas. Los ingresos en un principio eran muy escasos pero desde los años treinta en adelante hubo una docena de fiestas contratadas por el Ayuntamiento que sumadas a otras actuaciones (que iban surgiendo tanto dentro como fuera de nuestro pueblo) permitieron su autofinanciación a lo largo de los años.

 

PUBLICIDAD
Gran Café Central

 

Repasemos brevemente la vida de la banda a través de sus directores.

Desde inicios del siglo XX hasta los años treinta destacaríamos a Francisco Caro Quijada «Picales» y Rafael Caro Quijada «Grajito», responsables de la Banda de los Grajito y maestros de muchos de los músicos que continuarían posteriormente. Desde la Guerra Civil hasta los setenta la banda será dirigida por Juan Gallardo Robles «Uso», quien ha sido el director que más tiempo ha ocupado su cargo. A finales de los setenta se hace cargo Diego Martín Verdugo, «Carlos Chapa», surgiendo de la banda en esa época la orquesta Los Rebeldes. Le continuarían en el cargo Francisco Martín Gracia y Francisco Martín Piña («Frasquito Rosa», padre e hijo); el primero fue un músico veterano y discípulo de Rafael Caro, y con el segundo se incorporará la primera mujer (clarinetista) a la banda. Ya en los noventa y comienzos del nuevo siglo se suceden una serie de directores con los que se crea y consolida la actual asociación: José Luis Sánchez Vega (1998-2002), Manuel Galván Jiménez (2002-2006); José Luis Sánchez Vega (2006-2010) y Jesús Joaquín Espinosa de los Monteros Pérez (2010).

¿Cómo interviene actualmente Bienmesuena en la vida cultural de El Saucejo?

Participa en aquellos eventos comúnmente asignados a la banda de música, y ha conseguido implantar y formar parte de otros como los conciertos de verano, Concierto de Navidad, certámenes, veladas, cabalgatas benéficas, etc. Por tanto, la banda es un importante elemento dinamizador de la cultura musical en nuestro pueblo.

Junto a la participación en las fiestas locales, amenizándolas, hay otro aspecto importante de educación musical. ¿No es así?

Efectivamente, de nuestra centenaria tradición bandística, la educación musical es una de las funciones más importantes que asume Bienmesuena. Hoy esta enseñanza es más amplia y especializada debido a que, cada vez, más integrantes de la asociación completan su formación en conservatorios, algo que luego revierte en los propios educandos de la asociación cuando reciben consejos y clases de sus compañeros.

 

Bienmesuena dirigida por José Luis Sánchez. Domingo de Ramos. El Saucejo, 2002.
Bienmesuena dirigida por José Luis Sánchez. Domingo de Ramos. El Saucejo, 2002.

 

¿En qué situación se encuentra la labor de recuperación de su memoria?

Hemos recabado información a través de algunos de sus principales protagonistas, hemos accedido a archivos municipales de nuestra localidad y tenemos pendiente visitar los de localidades vecinas. También hemos contrastado archivos particulares, de los que hemos escaneado antiguas partichelas y cartas de algunos de los directores. Además, estamos haciendo un rastreo en los principales archivos militares, registro de quintas, y en la base online de la prensa histórica de la Biblioteca Nacional. A veces, pequeños detalles arrojan más luz de la que en un principio cabe esperar. En cualquier caso, estamos aún recabando información de cada época. Esperamos, en un futuro próximo, poder escribir una historia que permita a las generaciones actuales tomar conciencia de lo que supone formar parte de una banda como la nuestra.

¿Cómo participa Bienmesuena en los carnavales de El Saucejo?

Hasta el año 2007, Bienmesuena amenizó el pasacalle de Carnaval de El Saucejo. Luego dejó de estar presente, en gran parte, debido a la participación de muchos de sus integrantes en comparsas y chirigotas.

¿Qué relación tiene Bienmesuena con el Día de la Música, del que se ha cumplido ya más de 20 años?

Ha participado como banda en algunas ediciones dando algún concierto. Pero, desde hace siete años, Bienmesuena dedica gran parte de sus ensayos al concierto que la propia asociación organiza en diciembre y que lleva por título «Así Suena la Navidad».

 

PUBLICIDAD
Ángela Centro de Estética

 

¿Dónde podemos escuchar a Bienmesuena durante la próxima Semana Santa?

Bienmesuena estará una vez más en Almería (Domingo de Ramos), Écija (Miércoles Santo), Gilena (Sábado de Gloria) y Villanueva de San Juan (Domingo de Resurrección). Además, como novedad, estará presente en Puente Genil (Martes Santo), Campillos (Jueves Santo) y Granada (Viernes Santo).

¿Te imaginas El Saucejo sin la histórica presencia de la banda?

La banda es un colectivo muy ligado al pueblo. En sus inicios supuso para muchos la única oportunidad de escuchar música, hoy día esto resulta impensable… Igualmente, para sus primeros componentes tuvo que ser una evasión de la dura realidad… Imaginarme El Saucejo sin la presencia de su banda me resulta muy difícil…, sería imaginar un pueblo que pierde parte de su esencia o, nunca mejor dicho, su propia música…

¿Cómo te gustaría que siguiera creciendo la banda?

Me gustaría que quienes formamos, o hemos formado parte, de la banda local de música hiciéramos actos conmemorativos, como conferencias, exposiciones, charlas… que refuercen nuestra memoria colectiva y contribuyan a valorar en toda su dimensión —humana, histórica, cultural— un colectivo que ha ido depositando su legado de generación en generación durante más de un siglo. Ahí lo dejo.

 

Bar-Botones

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *