«Lo que no se comunica no existe»
Gabriel García Márquez

Burbuja en el polo

Crónicas Ciclópeas | Erbixa Lanima

 

«La globalización ha llegado ya hasta aquí. ¿Qué será lo próximo?, ¿la constelación de la morsa escarpada?, ¿las oscuras montañas blancas sagradas?, ¿reduciremos a unas vergonzosas 500, quizás 300, las formas de decir nieve? Oh, Ijiraq, qué desgracia. Tengo hambre. Como».

Con estas melancólicas palabras imaginamos que se dirigió a un nutrido grupo de espíritus de animales, un día de la pasada primavera, Uniut —El Niño de la Tundra—. Y decimos imaginamos porque la forma de vida más cercana a Uniut es un oso polar que suele habitar a unas 70 millas de distancia. Y con los espíritus, ya se sabe.

Esa apacible mañana de abril en la que se alcanzaron unos agradables -20 grados, nuestro esquimal desayunaba su habitual tostada con grasa consistente cuando escuchó con atención como un delfín de barba blanca le transmitió, en un perfecto húngaro clásico, el informe del Instituto Polar de Estudios Esquimales en el que se alertaba del incremento disparatado del precio medio de los iglús en los últimos 9.800 años. El informe citaba el caso paradigmático de Nanok Pérez, ambicioso promotor inmobiliario de ascendencia hispana que tiene proyectada (ejecutada ya la primera fase) una megaurbanización que alcanzará los tres iglús pareados. Hoy las obras se encuentran paralizadas debido al contencioso que mantiene la constructora con la Plataforma por la Defensa de la Foca Ártica, cuya presidenta —que ostenta el mismo cargo en la Asociación de Suegras de Alaska y los Pegamoides norteños— al cántico de La Boca no se Doca (la foca no se toca), permanece unida por la lengua al iglú número 1, en señal de protesta, desde hace ya un mes y medio.

Pérez también hace frente a otro grave problema de carácter constructivo técnico, el conocido como mal del iglú, y que expertos en lengua esquimal han traducido a nuestra lengua como calentamiento global o cambio climático. En posteriores crónicas nos haremos eco, nunca mejor dicho, de las evoluciones de Uniut como destacado pensador, y gran aficionado a los cantes de trilla y arpón, de ese pueblo esquimal, desconocido y lejano.

Erbixa Lanima.

La Web de Agenda Atalaya utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies, Acceda al enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies