De los ecos perdidos

Cavilaciones en mi azotea

  Estimado pueblo, Espero que al recibir la presente te encuentres bien, yo bien gracias a Dios. Hoy te escribo para contarte que me han venido a la memoria no imagenes ni personas ni colores ni formas sino ecos que llevan intrinsecos todo lo anterior, me explico: En días como

Seguir leyendo

De pucheros y cociñillas

Cavilaciones en mi azotea

  Estimado pueblo: Espero que al recibir la presente te encuentres bien, yo bien gracias a Dios. Queridísimo amigo, hoy al medrar en mi biblioteca buscando algo nuevo para leer o releer, pasaron por mis dedos unos librillos que, de no sacarlos nunca, se habían hermanado en comunión, de lo

Seguir leyendo

Aquellas ecológicas golosinas

Cavilaciones en mi azotea

  Estimado pueblo espero que al recibir la presente te encuentres bien, yo bien, gracias a dios. Te escribo hoy pues traen los diarios de estos días variopintos crónicas referidas a la ecología, y las productos que de ellas se etiquetan, pues parece ser que uno durará más y en

Seguir leyendo

De libros y libreros

Cavilaciones en mi azotea | Fran Reina

  Yo, como sabes amigo mío, me inicié en la lectura y el amor a los libros siendo adolescente y aún antes, cuando leía los libros de aventuras de Stevenson y Julio Verne. Pero cuando te has criado en una casa donde no había afición a la lectura, son elementos

Seguir leyendo

Entrevista con Fran Reina

Coautor del blog Historias de Morón

  Francisco Javier Reina Salas nació en Morón de la Frontera, el 18 de septiembre (viernes de Feria ) de 1970. Cuando una tarde frente a la pantalla, no sabemos cómo, descubrimos su blog —historiasdemoron.blogspot.com.es— y leímos la primera entrada, supimos de inmediato que habíamos encontrado algo valioso: un sitio colmado de

Seguir leyendo

De en Casa Paca

Navegar por los recovecos del pensamiento sin poner rumbo fijo

  Hay un rincón en Morón que desde que lo conocí me quedé prendado y, aunque supe de él no hace mucho, cada vez que vuelva por mi pueblo pienso acercarme por allí, no sólo por el encanto del lugar, si no también para saludar a quien regenta tan sublime

Seguir leyendo