Coalición de genios

José Carlos Valverde sobre «La ciénaga» de Antonio M. Morales

La-ciénaga-Valverde

 

Me agradan las buenas y grandes noticias, supongo que como a todo el mundo, pero me entusiasman e ilusionan mucho más si cabe durante estas fiestas. Quizás va a ser cierto eso de que la magia navideña maneja los hilos del destino hacia la conspiración del buen hacer.

Pero hoy estoy de fiesta, alzo mi copa por una buena causa, y es que ya era hora de que, tras la marcha de un grande —y amigo personal al que echo tanto de menos, Raúl Cortés— volviera un poco de luz y alegría a este rincón oscuro de la villa. ¡Ay si hablaran las pareces de nuestro Castillo!

Lo vuelvo a repetir, hoy estoy tremendamente contento… Siempre es gratificante que la cultura local vaya creciendo y agrandando la historia de nuestra tierra. Y tengo que decir en su favor que el abanico de artistas locales actual es magistral, y de una calidad sublime. Pero hoy hablamos de raíces y olor a nostalgia, de una historia que retorna para júbilo de todos. Cuánto me agrada la vuelta a las armas teatrales de nuestro grupo Almazara, y si encima viene de la mano de otro grande como Antonio Miguel Morales. Bueno, bueno, bueno… ¡Esperen un segundo que vuelvo a llenar mi copa!

 

La-ciénaga-Valverde-2

 

El pasado jueves diecisiete de diciembre se presentó una obra emotiva e implicada. «La ciénaga», último trabajo de nuestro querido amigo Antonio Morales.

Antonio es un escritor comprometido y valiente, pero, sobre todo, y por encima de cualquier género literario, es poeta. Sus versos, elegantes y de una calidad exquisita siempre calan en las entrañas del lector. Morales – moralidad, ¡qué mejor ejemplo de reflexión que sus raíces carnales!, es un escritor que acude a la reflexión y conciencia del individuo. A pesar de reseñar su pluma poética, Antonio es un escritor versátil, que ha tocado prácticamente todos los palos literarios. Teatro, poesía, narrativa, incluso carnaval… ¡Brillante en todas sus facetas!

Acompañado de Isabel Zamudio y José María Mármol el teatro revertía la esencia verdadera de los grandes momentos. Se anunciaba nuevamente la vuelta a las tablas del grupo Almazara Teatro, y eso es, como poco, para celebrar. Vuelvo a llenar mi copa.

El grupo teatral comunicaba que sellaba, y ojalá de forma perenne, la elección de Antonio Morales como autor de sus representaciones, y eso es un tándem de muchos, de muchísimos quilates…

El ámbito cultural tiene y debe celebrar esta coalición de genios, dos grandes subidos a un mismo barco, el teatro. Todos estamos de enhorabuena, incluso aquellos que ocupan un balcón sagrado en el retiro de las alturas. Porque Isidoro, también está presente dentro de esta maravillosa alianza.

¡Larga vida a las plumas valientes!

 

Texto de José Carlos Valverde. Fotografías de Gabriel Giráldez.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *