Conquista definitiva de Pruna. Sábado por la mañana del 4 de junio de 1407

Juan II de Castilla

 

A continuación transcribo el C A P Í T U L O 31 de la Crónica de Juan II de Castilla, escrita por Álvar García de la que posteriormente Galíndez hizo una versión.

Quiero llamar la atención del lector para que la compare con la de Alfonso XI, escrita sólo unos treinta años antes, en cuanto a la notable diferencia del castellano en que se escriben.

 

LOS CRISTIANOS ESCALAN Y CONQUISTAN LA VILLA DE PRUNA

Al maestre de Santiago se vino vn moro de Pruna, e díxole que quería ser cristiano, que lo tornase cristiano e que le mostraría cómo tomase Pruna. E al maestre plogo  dello, e tornóle cristiano. E fabló lo que le dixo el moro el maestre de Santiago con el maestre de Alcántara, por quanto el maestre de Alcántara tenía Morón, que es de allí cerca; e de allí podría ver si sería  verdad lo quel moro dezía. Poniendo dubda en ello, enbiáronlo a dezir al comendador mayor de Alcántara, que estatua en Morón, e enbiáronle  el moro, que hera ya cristiano.

E esto todo fazía el maestre por ver la prueva si faría verdad lo que el moro dezía. Ca magüer que lo non creía, el comendador mayor de Alcántara, que llamauan (en blanco),  que hera buen caballero, bien entendido, fabló con el moro que hera ya cristiano, e quiso saber dél si traía color su razón. E él le dixo la razón cómo podía ser, e más que él se ponía en su poder para que dél fiziesen lo que les pluguiese, e si viesen que les non dava con verdad que lo matasen.

E el comendador vido la razón dél, e segund él lo dezía que podía ser. Partió de Morón con pieça de gente, e fuese a Oluera, por quanto de Oluera a Pruna ay vna legua;  e allí en Oluera fizo noche, en tal manera que esa noche partió dende e fueron a Pruna. E parecía que los moros que allí estauan tenían tal costumbre que velaban el castillo de Pruna toda la noche muy rezio, e des que venía el alua echáuanse  todos a dormir; en tal manera que no velaua ome del mundo.

 

Mapa Reconquista

 

 

E quiso Dios que ansí, antes del alua, sábado por la mañana, quatro días de junio del año de la naçencia de Jesucristo de mil quatroçientos e siete años, el dicho moro, que hera entonçes cristiano, mostró por do escalaron la villa de Pruna, e tomóla el dicho comendador, en manera que luego fue apoderado de la villa e de las torres; e tomó fasta veinte e seis moros que en ella falló. E luego en punto el dicho comendador mayor lo fizo saver a los maestres de Alcántara e de Santiago, porque le enbiasen recua. E tanto que el maestre de Alcántara lo supo, partió luego de Eçija  con dozientas lanças, e metióle recua para la basteçer. E fincó así Pruna de los cristianos, e recaudo en ella asaz para la defender.

E llegaron estas nuevas al Infante, que venía por el camino, que hera ya partido de Villa Real, e fué tan alegre que hera maravilla; por quanto esta Pruna hera muy conplidera para guarda de la tierra de los cristianos, espeçialmente de Olvera e de Cazalla e de Marchena. E de allí salían los moros almogáuares que fazían mal e daño en esta tierra de los cristianos, que salteaban, e como tenían la yda çerca tornáuanse luego al castillo de Pruna.
 

PUBLICIDAD

 

E tanto que el Infante esto supo, acuçio su venida, e pensó que el rey de Granada con su poder que se vernía  a echar sobre ella. E escriuió sus cartas a Seuilla e a Córdoua que estuviesen prestos todos, porque si ay viniese el rey de Granada él entendía de ser con él luego para les dar la batalla, o les fazer desçercar a Pruna.

E agora dexa la Historia de contar desto, e torna a contar cómo partió el Infante  de Villa Real para Córdoua.

 

Pruna 2 de enero de 2016, quinientos venticuatro años después de la Conquista del Reino Nazarí de Granada por los Reyes Católicos.

 

Francisco M. Moreno Gavilán. Ilustraciones de aularagon.org

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *