"LO QUE NO SE COMUNICA NO EXISTE"
Gabriel García Márquez

De los ecos perdidos

Cavilaciones en mi azotea


 
Estimado pueblo,

Espero que al recibir la presente te encuentres bien, yo bien gracias a Dios.

Hoy te escribo para contarte que me han venido a la memoria no imagenes ni personas ni colores ni formas sino ecos que llevan intrinsecos todo lo anterior, me explico:

En días como el de hoy, otoñales y de natural lluvioso, gusto de darme un paseito cerca de donde actualmente tengo mi residencia, y yendo yo distraido en mis cavilaciones, llegó a mis oídos un eco otoñal que trájome muchos recuerdos: !CASTAÑAS CALIENTES!. En ese momento vinieron a mi memoria sin ser visto por mis ojos montoncillos de carbón, cartuchitos de papel, nubecillas de humo pesado y la voz de !A veinte duros el cartuchito niña!.

A la vuelta para mi casa empecé a pensar cuantas de esas voces que en otros tiempos oíamos por tus calles se perdieron de la vista pero no de la memoria de tus gentes, déjame recordarte algunas:

De las tardes de verano y marcando la hora de término de la siesta, el alegre ! FRESCOS Y GORDOS LOS LLEVO !

De los mediados de Mayo, el !NIÑA CARACOLES!

De cuando llegan las lluvias, el !ESPARRAGOS Y TAGARNINAS!

De los días de diario, el necesario !LECHERO! y no menos !PANAERO!

De cuando apretaba el frio, uno peculiar: !OOOOOOOOOOOO! (El tío del cisco)

De lunes a viernes, !IGUALES PARA HOY!

De vez en cuando, !SE COMPRAN LOS CORCHONES DE LANA VIEJA!

De Pascuas a Reyes, !DEL DURO, DEL BLANDO, DE JIJONA, DE CHOCOLATE!.

En fin popurri de ecos que formaban parte de la musiquilla popular de tus barrios y calles y como te dije antes, aunque sea difícil verlas con los ojos si están gravadas en mi corazón.

Atentamente;

EL Niño Gilena
Publicado en historiasdemoron.blogspot.com.es el 2 de diciembre de 2009.
 


PUBLICIDAD

 

Déjanos tu comentario