«Lo que no se comunica no existe»
Gabriel García Márquez

De pucheros y cociñillas

Cavilaciones en mi azotea


 
Estimado pueblo:

Espero que al recibir la presente te encuentres bien, yo bien gracias a Dios.

Queridísimo amigo, hoy al medrar en mi biblioteca buscando algo nuevo para leer o releer, pasaron por mis dedos unos librillos que, de no sacarlos nunca, se habían hermanado en comunión, de lo mucho que llevaban en la misma postura. Al leer sus lomos pude comprobar que uno de ello versaba sobre fogones y pucheros de antaño y el otro un fascímil del Practicón (Tratado de cocina de principios del siglo pasado). Después de repasar algunas de sus páginas con sus descriptivas mediciones, clarificaciones, cocciones y demás “ones”, me paré a pensar de cuántos de esos guisillos, pucheros y postres hemos tomado en tus más y menos ilustres cocinas y nunca nos hemos parado a preguntar de qué magistral fórmula alquímica están realizados. Aunque, miento, recuerdo una vez que me atreví a preguntar a Doña María García Real de cómo se realizaba una muñequilla para guisar las cabrillas, y ella en su notable saber pueblerino me disertó en grandes cantidades de pellizcos, mijita, poquillo, ramita, hervores, espumar y tiempos en aves marías y padres nuestros de los cuales creo que no saqué nada en claro. Pero en fin quiero relatarte para que tu memoria gustativa los recuerde, guisados y arroces, salpicones y aliños, postres y pastelillos, para que en la medida de lo posible me pases receta.
Te comento:
De ensaladas:
Salpicón de cardo, aguadillo, gazpachuelo, gazpacho, papas “aliñas” y picadillo.
De encurtidos:
Aceitunas pasas, “zajas”, “aliñas”, en cautica o partidas, alcaparras y alcaparrones.
“Pa empezá”:
Comida con berzas, guiso de castañas, papas con bacalao, “tagarninas esparragas”, arroz con overas, las manitas, guiso de asaduras, espinacas con garbanzos, bacalao en cochifrito, el pisto, arroz con liebre o el sempiterno puchero.
“Pa seguí”:
Las sardinas en tartera, el pescaito frito, la perdiz “escabechá”, los pajaritos fritos, revuelto de espárragos, las cabrillas, caracoles o burgaos, el pollo en “sarsa”, el conejo con tomate, la sangre “encebollá”, el menudillo de pollo, la caldereta de cabrito, el menudo o la sempiterna pringá.
“Pa terminá”:
La poleá, el arroz con leche, la leche frita, el flan de huevo, la compota de membrillo o, porqué no, una “graná”.
“Pa reventá”:
Unas tortillitas de polvorón, unos pestiños, unas torrijas o una milhoja “danca” Cabrera.

De estos y muchos más que posiblemente tengas en tu memoria, gustaría yo de tener alguna recetilla aunque fueran como las de Doña Maria con pechizcos, mijitas y aves maría.

Atentamente;

El niño Gilena
Publicado en historiasdemoron.blogspot.com.es el 21 de diciembre de 2009.
 


PUBLICIDAD

 

La Web de Agenda Atalaya utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies, Acceda al enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies