"LO QUE NO SE COMUNICA NO EXISTE"
Gabriel García Márquez

Eduardo Pérez. Premio Candil de Oro Gastronomías 2017

El Premio Candil de Oro distingue, en esta ocasión, al cocinero Eduardo Pérez, natural de El Saucejo.


 
CANDIL DE ORO – GASTRONOMÍAS
EDUARDO PÉREZ | EL SAUCEJO

Entrega Antonio Sánchez, “Pajarito”.

El Premio Candil de Oro de la Gastronomía 2017 distingue, en esta ocasión, al cocinero Eduardo Pérez, natural de El Saucejo.
 
¡Quién mejor que su amigo desde la infancia Antonio Sánchez, hoy primer Teniente alcalde y conocido popularmente aquí como Pajarito, para hacerle entrega de su merecido candil! Sin embargo, obligaciones laborales insorteables han hecho que sean sus familiares quienes lo reciban en su nombre.
 
Criado muy cerquita de aquí, en la calle Ronda, sus paisanos le temían porque iba destapando las ollas por doquier para atrapar el aroma de las abuelas y de las madres.
 
Asegura Eduardo que fríe los huevos muy bien porque aprendió el truco de su abuela Victoria. Y es que no hay nada mejor para aprender cocina que abrir bien los ojos delante de los pucheros de nuestro propio hogar.
 
Quizás ahí resida el secreto mejor guardado de su arte: el cocinero poeta aúna en sus sartenes la tradición y la vanguardia al más puro estilo de los bardos de la Generación del 27.
 
Antes, con 17 años, tocó el bajo en Kontratake, un grupo de punk rock que formó con Ángel del Talabartero y Rivera. Como hito, llevaron su música y mensaje rebelde al escenario del primer Pocavergüenza Rock.
 
Luego comenzó estudios universitarios de Ciencias Políticas y Sociología en Graná. No cuajó. Cuando tuvo realmente claro cómo buscarse la vida, Eduardo Pérez puso todo su empeño y dedicación en convertirse, profesionalmente hablando, en quien quería ser.
 
Le echó dos pares (de campo, ecológicos, de los de antes). Y cruzó la Península para aprender el oficio en el País Vasco. Previamente, había descubierto los fogones, y los primeros gorros blancos grandes, como camarero en la Costa del Sol.
 
Con Awita, la taberna ambulante —ya afincado en Cádiz— le dio la vuelta a Andalucía en ochenta cartuchos de jamancias memorables.
 

PUBLICIDAD
 

Y va pregonando en los eventos donde participa:
 
Los molletitos bien completos,
la guarnición por bulerías,
las croquetitas del puchero,
la exquisitez de la tortilla,
 
un salmorejo bien fresquito
en el calor de Andalucía.
Una delicia cotidiana
contra la gris monotonía.
 
Y pregona a compás
 
—de áge va sobrao—,
 
pues no quiere ser un chef más,
 
sino un cocinero aflamencao.

 
Por tanto mérito, Premio Candil de Oro de la Gastronomía 2017
—y vamos a darle un aplauso que se escuche en Cái—
para Eduardo Pérez, de El Saucejo.
 
Recogen en su nombre su abuela Victoria, su madre Ana y su hija Laia.
 


PUBLICIDAD

 

Déjanos tu comentario