Ejecución injusta en Coripe

Peccata mundi | José A. Illanes

BARBARA-Y-JUAN-CARLOS

Coripe es un paraíso natural. Una joya en el corazón de la sierra, junto al peñón de Zaframagón, en plena Vía Verde. Llevo años enamorado de ese pueblo de antiguas tradiciones donde la gente es sencilla y buena. Pueblo puro.

La más particular de sus fiestas es la quema de Judas. El Domingo de Resurrección los vecinos sacan un muñeco relleno de tela y paja que simboliza a Judas. Lo ahorcan con fervor inquisitorial y lo escopetean con munición de fogueo hasta que arde por los cuatro costados. Pobre Judas, da gusto verlo con las tripas humeantes en medio de los tiros, los tambores, los críos, la algarabía, las tortas de hornazo, los globos, las palmas… Un ajusticiamiento perfecto.

En la festividad del Domingo de Resurrección, Judas simboliza al personaje más impopular del año. La intriga sobre la identidad del reo se mantiene hasta última hora. Se especula, se imagina, se apuesta, ¿quién será este año? ¿Quién no será? Debería ser fulano. Se merece ser mengano. No, que es zutano. Me han dicho que es perengano… Lo propio de un ajusticiamiento a ciegas. Así hasta que el reo es arrastrado hasta la plaza, enseña el careto, las justicias lo ahorcan de la higuera y le dan matarile hasta hacerlo cisco de orujo. Todo muy inquisitorial, nada espantable en estas tierras turdetanas. Algo habría hecho.

 
JUDAS-CORIPE

Este año distinguí al reo entre la turba festiva y justiciera. Una cabeza rubia, casi colorá, como una mazorca. ¿Quién sería, vive Dios? Empecé a buscar criminales con méritos. ¿Sería la Merkel? ¿Tal vez Donald Trump? ¿Quizás Esperanza Aguirre o la Cifuentes? ¿Quién es, señora, no le parece a usted la infanta Cristina? La mujer me miró con furia borbónica. ¿La infanta Cristina? ¡Quia, la infanta Cristina! ¿Está usted loco? ¿Loco? Si yo en esta plaza vi carbonizar a don Iñaki hace unos años.

Solo cuando colgaron al reo supe de cierto su nombre: Bárbara Rey. Yo allí he visto ajusticiar a criminales de leyenda, ¿pero a Bárbara Rey? ¿Por qué? ¿Qué hizo la pobre mujer? ¿Cobrar una millonada por polvo? Allá ella con sus tarifas, coño, ¿y el Campechano, que nos pasaba la cuenta? ¿Aquí siempre es culpable la puta y no el putero? ¿El corrupto y no el corruptor? ¿El que mata a la vaca y no el que le coge la pata? Así nos va. Debo decirlo: es la primera vez que disiento de una ejecución en esa plaza. No estoy conforme.

 

PUBLICIDAD
Malufa Sevilla

 

One thought on “Ejecución injusta en Coripe

  1. Soy de coripe y estoy totalmente de acuerdo contigo….había mejores candidatos q esa mujer q no ha hecho nada malo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *