«Lo que no se comunica no existe»
Gabriel García Márquez

El año de Ángel Buzón

Pregonero de la Semana Santa de Morón

 

Un pregón directo al corazón a través de una mirada transparente, de una vida dedicada a su pasión. Un mensaje actual sobre qué es ser cofrade y cómo vive él la Semana Santa. «No es un pregón artificial», anuncia quien pregonará la Semana Grande de Morón este año a falta de ultimar algunos detalles y completar fragmentos de poesía y prosa.

 

Sencillo, que no simple. Así es el pregonero de la Semana Santa de Morón de 2018. Sincero, alegre y bonachón. Con estos tres adjetivos se describe a sí mismo Ángel Buzón, profesor de religión, costalero, músico, nazareno y amante del trato con el público.

Su idiosincrasia hace que antiguos alumnos lo recuerden como aquel profesor que siempre estaba sonriendo, y es que, para Buzón, su trabajo es su vocación: «para mí, ser docente es mi vida entera». Con ellos intenta transmitir cómo ser buen cristiano. Cree fundamental inculcar valores como la humildad, la solidaridad, el quererse a uno mismo y a los demás. Para el pregonero, ser buen cofrade significa ante todo ser buen cristiano y participar en todo lo relacionado con la Hermandad. Incide en la importancia de la caridad. De hecho, una de las virtudes que realza Pilar, su esposa, es el buen corazón de Ángel Buzón. Participa de lleno en todas las actividades de caridad que le es posible. Una de ella y fundamental es pertenecer al coro de María Santísima de Regla Coronada.

 

PUBLICIDAD

 

Ángel Buzón se considera una persona inquieta. Su implicación en Asociaciones y Hermandades le han permitido crecer como persona, llegando a ser miembro fundador de la Tertulia Cofrade El Aguaó. Se acerca al mundo cofrade en su niñez. Es Hermano de la Real, Muy Antigua, Ilustre y Fervorosa Hermandad y Cofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús de la Fuensanta, María Santísima de los Dolores y San Juan Evangelista por tradición familiar, y poco después descubre su pasión por la música procesional. A los trece años se une a la Banda de los Salesianos para comenzar así un largo recorrido tras las Imágenes por las que tiene devoción. Más tarde creará con la ayuda de unos amigos la Agrupación Musical Nuestra Señora de los Dolores, que acabó fusionándose con la Banda de Cornetas y Tambores del Stmo. Cristo de la Expiración.

Buzón confiesa que desde pequeño sentía en su corazón que le llamaba este mundo «bien por su color, su olor, bien por el misterio que encierra el conjunto de ver una cofradía en la calle». Recuerda los pasitos con cajas de cartón y una cruz con un sudario paseando por su barrio la fe de que Jesús ha resucitado. El olor a flores frescas recién cogidas de los patios de las abuelas de la calle de El Perulejo arropaba a esos niños que, más tarde, despertarían su pasión cofrade. «Luego, todos juntos empezamos a vivir realmente este mundo en la ya desaparecida banda de los Salesianos, donde crecimos como músicos y personas».


Voz, tambor, trompeta, trombón y corneta. Está claro que la música es parte fundamental de Ángel Buzón: «Estar en una banda o en el coro es sentirse en familia, es vivir en comunidad». Entre sus marchas preferidas se decanta por Divina sea tu expiración, de Emilio Escalante, por el gran sentimiento de apego hacia la Hermandad de la Compañía y a su Banda; y La Pasión, de Manuel Alejandro González Cruz, pieza musical que le acompañó el día de su boda.

Pero Buzón no solo es amante de la música procesional, también es fan incondicional de Joaquín Sabina y de otros cantautores españoles y latinoamericanos como Silvio Rodríguez. De hecho, hace un tiempo, regentaba tras la barra un bar de copas al que llamó La Mandrágora, en honor al primer disco de Sabina, Krahe y Alberto Pérez.

Tal y como dijera Sabina en Peces de Ciudad: «desafiando el oleaje sin timón ni timonel, por mis venas va, ligero de equipaje sobre un cascarón de nuez mi corazón de viaje», Ángel Buzón se ha embarcado en la aventura de prestar su voz y su mirada a los cofrades de Morón. Mirada que llama al recuerdo mientras su pluma dibuja la Torre de San Miguel y el Castillo. Los primeros encuentros con Justo, el que fue párroco de San Miguel en el Bar Escalón, y sus pasos bajo la fe. «Ser costalero es formar parte privilegiada del cortejo, paseas la fe».

 

PUBLICIDAD

 

Con su experiencia como mejor baza y la sencillez que le distingue, Ángel Buzón será el que pregone la Semana Santa de Morón. Fue propuesto en el Consejo General de Hermandades por el Hermano Mayor de la Hermandad de Gracia, a quien está enormemente agradecido, y su presentador será su gran amigo Florencio Fernández, fraile que estuvo de director espiritual en la Hermandad de los Panaderos, de la que es hermano, al igual que en la Esperanza de Triana y en El Calvario. En Morón pertenece a las Hermandades de la Buena Muerte, La Compañía, Jesús de la Fuensanta, La SoledadVirgen de Gracia.

«Yo nunca pensé que iba a ser pregonero. Era un año especial para mí. Por motivos personales y porque me tocaba. Mis amigos conocen el porqué. El de arriba escribe recto en renglones torcidos», confiesa Buzón con gran ilusión por una labor encomendada para la que promete una bocanada de aire fresco, versos de su experiencia y navegar a contracorriente el próximo 18 de marzo.

 

Rosario Maldonado.

 

PUBLICIDAD

 

La Web de Agenda Atalaya utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies, Acceda al enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies