El castillo de Cote

Montellano

Castillo de Cote Montellano y Peñón de Zaframagón

 

Saliendo de Montellano hacia Coripe (por la carretera A- 8127), aparece a la izquierda la silueta del castillo gótico de Cote, aproximadamente a 526 metros sobre el nivel del mar, lo que explica su relevancia geo-estratégica, en el lugar que los árabes llamaron Mont Aqut. Por sus características arquitectónicas se considera único en España, existiendo uno similar en Francia y otro en Inglaterra.

El castillo de Cote es un buen ejemplo de la construcción militar fronteriza del siglo XIII. Estaba situado en la primera línea defensiva y de intercomunicaciones de la frontera cristiano-nazarí, de aquí su importancia dentro de la denominada Banda Morisca, zona estratégica que formaba un potente triángulo defensivo con el castillo de las Aguzaderas y la torre de Lopera, defendiendo el acceso por el río Guadalete.

Según Estrabón, geógrafo e historiador griego de en torno al año 63 a.C., junto al castillo de Cote había una montaña de piedra de imán que los fenicios explotaron por considerar a ésta muy valiosa contra el mal de ojo de los hechizos, por lo que puede ser una opción verosímil fijar el origen del castillo en un torreón edificado por éstos para guardar la mina desde lo alto del pico que la domina.

Momentos claves en su devenir histórico fueron los del emirato de Abd Allah y Abd al- Rahman III (finales del s. IX y principios del s. X) y en la etapa de los reinos taifas (s. X).

En 1240 fue conquistado por los cristianos durante el reinado de Fernando III “El Santo”. Tras la muerte del monarca, en 1252 sube al trono Alfonso X “El Sabio”, recuperando Cote para la Corona. Es desde el reinado de Fernando III hasta el de Alfonso X cuando se construye la torre tetrabsidal. En 1279 Alfonso X entrega Cote a la Orden Militar de Alcántara.

 

PUBLICIDAD
Manantial en Morón

 

Este territorio, que a partir de la segunda mitad del s. XIII sufrió un proceso de despoblamiento y abandono, dio lugar a la llamada Algaida de Cote y así se mantuvo hasta que en el s. XVIII se inicia un proceso de rozas que ha generado el paisaje que hoy podemos contemplar.

Su estructura arquitectónica consta de dos recintos amurallados, el exterior (aproximadamente a 300 mts. de altitud) del que puede deducirse su geometría sólo por los fragmentos que quedan.

La meseta superior está delimitada por la muralla interior, en la que se sitúa la torre-capilla, de planta central y doble simetría formada por cuatro ábsides adosados (cuadrilombulada), catalogada como donjon tetrabsidal y, sin duda, el elemento más destacable de la fortaleza, con sus bóvedas de crucería y único en Europa por sus especiales características arquitectónicas.

 
Fuentes: «Un enclave en la Banda Morisca: Cote y su entorno», de Magdalena Valor Piechotta, y «Protohistoria, Historia e historias en torno a la Vía Verde de la Sierra», de Emilio Carrillo Benito. Fotografía de cabecera de libreparavolar.wordpress.com

 

PUBLICIDAD

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *