El ciprés común

Nuestra flora. Por José Pérez Dávila

Cipres copia

 

Familia: Cupresáceas.

 

Nombre: Cupressus deriva del griego Kypros, que significa Chipre, donde crece abundantemente. El de Sempervirens le viene por su longevidad, dado que llega a vivir 500 años.

 

Origen: Asia menor, Grecia y Chipre. Hoy está muy distribuido por toda la región mediterránea.

 

Descripción: árbol perennifolio que alcanza hasta 30 metros. Se cree que puede durar hasta los dos mil años, tronco recto, corteza delgada grisácea, hojas en forma de escamas verde oscuras, piñas con unas 8 a 14 escamas, flores masculinas y femeninas en distintas ramas y semillas con alas. En Morón se presentan dos tipos de cipreses, uno con la copa muy estrecha y otro más ancha.

 

Exigencias: se adapta bien a suelos secos y pobres.

 

Usos: Su madera es dura y aromática de olor agradable cuando se quema.
Con su madera se construyeron barcos (fenicios), ataúdes (Egipto) y tablas donde se escribían las leyes (según Plutarco), los griegos y romanos construían las puertas de los templos e imágenes de dioses, todo ello por ser una madera casi indestructible por incorruptible.

 

Cipreses en Morón
Ejemplares de cipreses en la Carrera (izquierda) y Barriada El Rancho (derecha). Fotos del autor.

 

Propiedades medicinales: 

Vasoconstrictor (varices, hemorroides).
Previene la fragilidad capilar.
Su aceite es antiséptico y antiespasmódico pero es tóxico, por lo que hay que tratarlo con cuidado.
Su corteza se usa contra la diarrea y la incontinencia urinaria.
Usado como gárgara, evita la sangre de las encías.
Su esencia en agua hirviendo produce vapores que alivian la tos.
Su tanino es astringente.
Se usó contra la disentería, sus nueces son tónicas y febrífugas.
Mezcladas con higos secos ablandan las durezas y sanan los pólipos de la nariz.
Su hoja machacada corta las hemorragias.
Se ha usado para curar las uñas sarnosas.
Con vinagre da al pelo el color negro.

 

Componentes: d-pinemoa, d-camfeno, d-silvestreno, cimol-p, l-cadineno; y el alcanfor del cipres, contiene una cetona y pequeñas cantidades de un alcohol terpénico.

 

Historia: Hoy existen varias reliquias de la Cruz de Jesucristo, una de ellas es la de Santo Toribio de Liébana, lignum crucis, traída de Jerusalén. Recientemente ha sido analizada y se trata de madera de ciprés de 2.000 años de antigüedad y de una especie existente en Palestina.

En tiempos de Augusto se utilizaba su madera en altares de sacrificios y las piras.

En la edad media en Italia se plantaba delante de las posadas indicando el número de habitaciones con que contaba, por lo que también es símbolo de hospitalidad.

Se usa en los cementerios por ser símbolo de la muerte, que se tomó de otros pueblos más antiguos. Los griegos lo tenían como atributo a Hades, Plutón para los romanos, dios de los abismos, del mundo subterráneo y guardián de los muertos; y hacían con sus ramas coronas para las víctimas de los sacrificios.

Los árabes lo utilizaban como ornamental en sus jardines y como elemento de meditación y guía para la elevación del espíritu. En la Toscana se utiliza para marcar las lindes de los terrenos y en los caminos.

 

PUBLICIDAD

 

Leyendas y tradiciones:

Se le considera árbol sagrado por:
1. Su origen mítico.
2. Su aspecto.
3. Atraer al rayo (poder de las puntas).

Según la mitología, Apolo convirtió en ciprés al pastor Ciparis por haber matado involuntariamente un ciervo al que el Dios tenía mucho aprecio.  Del nombre de este pastor se cree que viene el nombre del árbol.

Para los vascos es el árbol de la noche, relacionado con el mundo de las tinieblas.

En Irán era el símbolo del Sol, y para los zendas era el árbol del fuego sagrado, por lo que se colocaba a la entrada de los templos y en los patios de los palacios.

Desde la antigüedad se considera símbolo de luto (Italia).

Con su madera construyeron los brujos mesas triangulares para la magia negra, lo que motivó que la cristiandad lo tomara como árbol maldito. También con su madera quemaba la Inquisición a los brujos y herejes.

Para los cristianos es el símbolo de la muerte de Cristo ya que se cree que con su madera se fabricó la cruz. Asimismo se dice que con su madera se construyó el arca de Noé y el templo de Salomón.

Entre las brujas simbolizaba la muerte y a la mala suerte. Los alquimistas creían que simbolizaba el alma inmortal. Además de símbolo de muerte para el cristianismo representaba la permanencia y la fuerza de la vida y de la fe.

 

Localización: Cementerio, Jardín de los Palomitos, Jardines de la carrera, Parque Borujas, Jardín de los Cipreses, Barriada del Rancho etc.

 

José Pérez Dávila.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *