El viaje de Henry Swinburne

Turistas históricos | Ezequiel Gómez

Swinburne

Henry Swinburne nació en 1743 en el seno de una acomodada familia católica inglesa. A finales de 1775, ya casado y con la vida resuelta por la herencia familiar, recibió la invitación de un amigo suyo, Sir Thomas Gascoigne, para que le acompañara en un largo viaje por nuestro país. Fruto de este viaje será el libro Travels through Spain in the Years 1775 and 1776, publicado en Londres en 1779.

Las primeras etapas del viaje las realizan siguiendo la costa oriental de la península y adentrándose por Baza, Granada y Antequera hasta llegar a Cádiz. Pronto comienzan a experimentar el mal estado de los caminos y el deficiente servicio de muchas de las posadas donde se alojan.

El 9 de enero de 1776 salen de Antequera camino de Pedrera. Entonces tienen que sortear un arroyo desbordado, y el tiempo perdido les hace tener que pernoctar en posadas aún peores que las que tenían programadas. En las inmediaciones de Osuna ven varias cruces de las que tradicionalmente señalaban asesinatos perpetrados por salteadores; pero en contra de la opinión popular, el escritor minimiza los riesgos reales de ser asaltados.

 

Mapa

 

El camino que Swinburne siguió a continuación puede confundir al lector actual, pues entonces había una importante ruta hacia Jerez y Cádiz que discurría desde Arahal pasando por Los Molares y el puente de Las Alcantarillas en Utrera. Así, el día 11 de enero el autor describe “un bello terreno parecido a un parque, donde las colinas están cubiertas de pinares y alcornoques, o hileras de olivos”, y sus valles intermedios con “yeguas de cría que se alimentan en libertad”. La noche la pasan en Los Molares, “en una posada de lo más infame” donde no pudieron comprar vino porque ni tan siquiera encontraron una taberna.

El siguiente día el autor describe los campos de cultivo, que en tiempos de la cosecha eran trabajados por gallegos que venían a suplir la falta de mano de obra. En Las Alcantarillas, Swinburne constata el origen romano de su famoso puente, y prosiguen su camino por Las Cabezas y Lebrija hasta llegar a Cádiz. En los meses siguientes subirán de nuevo hacia el norte por Madrid, para abandonar España en junio de 1776.

Ezequiel Gómez – feriadelaseda.wordpress.com

 

PUBLICIDAD
Clínica Dental Begoña Sevillano

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *