"LO QUE NO SE COMUNICA NO EXISTE"
Gabriel García Márquez

Entrevista a David Sánchez Medina “El Galli”

David Sánchez Medina, David El Galli (Barcelona, 1978) presenta el sábado 14 de marzo su espectáculo De cal y albero en el Teatro Oriente de Morón de la Frontera. «El nombre ya encierra dos tierras muy flamencas, con mucho en común: Morón, de donde me siento, y Alcalá, donde vivo. Se trata de un recorrido por mi trayectoria artística hasta hoy, mi visión del flamenco, que pasa por la tradición y la vanguardia. Ahí están mis inquietudes musicales y mi vinculación al baile».

¿En qué momento personal y profesional te encuentras?

Me siento bien con mucha ilusión y trabajando.

¿Qué aprendiste en Cataluña?

Añoranza del flamenco que me transmitió mi familia. Una familia que adoro, que me dio la vida, y una enorme afición que me ha inculcado mi padre.

Dicen que eres uno de esos cantaores que están rifados por los mejores bailaores del panorama.

¿Eso dicen? Me agrada escuchar eso pero yo sigo trabajando ahí, aprendiendo mucho, porque el mundo del baile es una gran escuela.

¿Qué han supuesto para ti, sobre todo al principio de tu carrera, Paco de Amparo, Pepe Torres y Andorrano?

Qué han significado no, yo diría que siguen significando. Aparte de tres flamencos como la copa de un pino son tres fuentes de las que hay que beber. Yo los admiro y los quiero mucho, como de mi familia.

Más tarde, tu trayectoria está ligada al baile de Antonio Canales.

Antonio es un maestro sin lugar a dudas. Me siento un privilegiado por la amistad que nos une y le tendré un eterno agradecimiento por la confianza que ha depositado en mí durante tantos años que formo parte de su elenco. El 14 de marzo tenemos otra oportunidad para disfrutar de su baile. Viva Triana y er Betis.

Sabemos que eras muy amigo de David Marín.

Fue un gran amigo mío, compartíamos mucho flamenco y siempre estaba pendiente de mí. Compuso muchas letras con el deseo de que yo algún día las grabara. Y lo haré. A Domi también me une una gran amistad desde niño, porque siempre ha confiado en mí y me ha ayudado mucho.

¿Qué aprendiste en Cataluña?

Añoranza del flamenco que me transmitió mi familia. Una familia que adoro, que me dio la vida, y una enorme afición que me ha inculcado mi padre.

Has estrenado fuera de Morón. ¿Acaso en tu pueblo no has tenido las facilidades que encontraste en Alcalá?

La verdad es que no han sido las mismas, aunque sé que todos los ayuntamientos no funcionan igual. Cada uno tiene sus legislaciones y desgraciadamente pasamos por una crisis que afecta a todos los sectores. También hay que ver que el concejal de cultura en Alcalá es muy flamenco (se ríe).

No todos los profesionales valoran la dirección escénica de un espectáculo. ¿Por qué decidiste incorporar a Miguel Ángel Vargas en tu equipo?

Miguel Ángel es la persona que organiza mis ideas.
Su trabajo consiste es el de de embellecer cosas para poderlas plasmar en escena y he contado con su presencia en mi equipo porque es un gran profesional, como lo ha demostrado en los espectáculos Gitanas, Puro y Pinacendá de Farruquito, en Flamenco Hoy de Carlos Saura, o con el maravilloso cantaor José Valencia. Es un buen tío, y aficionado. Me siento muy a gusto y afín con él.

Bohórquez definió la noche en Alcalá como «un espectáculo cargado de memoria flamenca y propuestas nuevas, una revisión de estilos como los tientos y los tangos, arreglados con cierto talento».

Pienso que se refiere a la variedad de palos y estilos que se pueden escuchar en De Cal y Albero: toná, pregón, trilla, soleá, tarantas, alegrías, bulerías, o temas adaptados al flamenco, de Chavela Vargas, por ejemplo.

¿En qué consiste esa revisión de estilos?

Los tientos-tangos es un ejemplo de arreglo musical actual, con letras tradicionales, del gran guitarrista Paco Iglesias.

En octubre de 2014 decías que para cantar alante
hay que esperar tu momento. En verano pudimos escucharte en La Puebla ¿Cómo te fue aquella noche?

Lo sigo pensando. El cante alante tiene mucha responsabilidad y eso es lo que sentí el día de La Puebla donde hay tanta afición, entendimiento y buen hacer.

Mójate con el Gazpacho. ¿A qué te sabe últimamente?

A tomate (se ríe). El Gazpacho es un festival muy prestigioso por el que han pasado las máximas figuras, pero como el resto de festivales necesita reciclarse para poder seguir manteniendo al público.

A veces la ortodoxia salta por los aires en el lugar más insospechado. Un domingo te escuchamos acompañar con la guitarra un rap por bulerías de Rafael Rodríguez El Cabeza en la Tertulia Flamenca El Gallo.

Ese día disfrute mucho en la Peña El Gallo con la peculiar gracia y el arte de Rafael.

Ya que estamos con la guitarra. ¿Bailas también?

Uf, lo del baile va ser que no, por más que me gustaría. Es muy difícil.

Desde hace unas decádas encontramos clasisismo y vanguardia en la guitarra y el baile. ¿Por qué no se ha dado el mismo fenómeno en el cante?

Me coge que no sé decirte, pero si lo pienso Camarón hizo un flamenco muy puro y mu gitano, imborrable al paso del tiempo. Y también tuvo su parte vanguardista, ahí está La leyenda del tiempo. Yo por mi edad tengo inquietudes en otras disciplinas musicales también, pero donde muero es en los soníos negros del flamenco.

Son de la Frontera contó contigo para algunas actuaciones, como en la Bienal. ¿Cómo las recuerdas?

Una época maravillosa. Son de la Frontera es un grupo que ha pisado los mejores escenarios de prestigiosas programaciones y festivales de música en el mundo. Son de la Frontera tiene un sonido especial, original, recordando la esencia añeja de Morón, del tío Diego, el más grande. Cada uno de sus componentes aportaba genialidad, era una familia de la que yo he aprendido y disfrutado mucho. ¿Qué te digo si se me nota que los adoro?

¿Cómo te gustaría que fuera tu disco debut?

Bueno la verdad que ya me va apeteciendo grabar. Es el proyecto que tengo en mente y este espectáculo De Cal y Albero se puede tomar como una prueba de lo que me gustaría plasmar en un disco debut.

Un lugar: Mi Morón de mi alma, sin perderse los chorizos de Pruna (se ríe).

Un libro: La Biblia.

Un plato: El puchero de mi Juana.

Un defecto: Tengo muchos, pero quizás mis nervios.

Una película: Siete Almas, de Gabriele Muccino (2008).

Una afición: Pasar las horas en mi estudio, las grabaciones.

Una canción: Cualquiera del maestro Paco de Lucía.

Un deseo: Que desaparezca el hambre, el maltrato infantil y la violencia del mundo. Y que a Rajoy le toque un cupón.

Una bebida: El vermut de La Goleta.

Un recuerdo: El cante de Fernanda en los altos de la Plaza de Abastos de Morón siendo yo un niño.

Un verso: Que reine la paz en el mundo.

Un sueño: Que el pueblo de Morón disfrute con De Cal y Albero.

Después de esta entrevista ha fallecido tu tío Robe, muy querido por toda la afición flamenca, Roberto Sánchez El Canario.

Descanse en paz. Ya no se encuentra con nosotros físicamente pero sigue en nuestros corazones. Los que habéis tenido la oportunidad de conocerlo personalmente sabéis que era una persona muy alegre, cachondón, y siempre tenía una sonrisa
para todos. Ha sido muy querido por el pueblo en
lo personal. Yo siempre he sentido mucho cariño
por su parte y desde chiquitín tuve la oportunidad
de escucharle cantar. Cantaba como los ángeles,
con mucho conocimiento de todos los cantes. Se le ha conocido sobre todo por su malagueña, que la hacía muy personal y bonita, pero además de este cante, tocaba todos los palos. Era muy largo por seguiriya, tarantas, y la soleá también la hacía muy personal, con una voz especial y aguardientosa. Pudo dedicarse a esto, porqué no, cualidades tenía, pero

la vida lo golpeó varias veces y su enfermedad en
los últimos años lo retiró un poco. Luchó demasiado pero ya se cansó y se paró ese corazón. Pa cantar por malagueñas hace falta mucho corazón.

Mi tío Roberto fue en buena parte responsable de que yo hoy me dedique a esto. Siempre le he tenido mucho respeto y admiración, pero últimamente compartíamos mucho cante y le preguntaba ¿este cante cómo es, y este otro Robe…?

Me hubiera encantado darle una sorpresa en este recital, subirlo al escenario y cantar juntos, algo que me hacía mucha ilusión porque iba ser la primera vez. Pero no pudo ser. Desde la Tierra te echamos mucho de menos. Ya descansaste y atrás quedaron los sufrimientos. Dios te guarde por los siglos de los siglos. Gracias por aportarme tanto. Ya eres un grito de dolor que hasta las pieras levanta.

 

Déjanos tu comentario