«Lo que no se comunica no existe»
Gabriel García Márquez

Entrevista a Julio Muñoz Gijón, El Rancio Sevillano

Pregonero de las Fiestas del Verdeo de Arahal

El famoso periodista y escritor Julio Muñoz Gijón, alias @Rancio Sevillano, pregonará las Fiestas del Verdeo el próximo 5 de septiembre. La misma noche servirá para cumplir otra de las tradiciones: coronar a la reina del Verdeo y su corte.

Arahal le rinde homenaje cada año al producto del olivar. Las tareas del verdeo para sacar adelante este preciado fruto milenario han sido y son el sustento de muchas familias de la localidad.

Por este motivo, también se hace entrega del galardón Aceituna de Oro a Luis Portillo Camacho, cocinero y miembro de Euro-toque, ARTCUA y Senador del Club Garum.

En septiembre, los arahalenses y visitantes podrán disfrutar de actuaciones musicales en directo y gratuitas en la Caseta Municipal, servicios de ludoteca y de un ambiente inmejorable, como cada año.

Julio Muñoz, autor, entre otras obras, de El asesino de la Regañá, El crimen del palodú (Editorial Almuzara, 2013 y 2014)) o La mejor ciudad del mundo (El Paseo, 2017) promete anunciar las Fiestas del Verdeo con humor, arte y conocimiento. Su tesis: con la aceituna se puede explicar todo.

Mi tesis va a ser que con las aceitunas se puede explicar todo.

La aceituna es un símbolo más de sevillanía. ¿Cómo disfruta el Rancio de las buenas aceitunas de mesa? ¿Cómo le gustan más, con el aliño casero o en salmuera industrial; conoce las aceitunas prietas?

Pues para mí, las aceitunas son una alquimia. Mi abuela Cande aliñaba aceitunas y es uno de los recuerdos de mi infancia, junto con cuando nos subíamos a la terraza con los colchones a dormir mirando las estrellas.

 

 

¿Qué le parece pregonar las Fiestas del Verdeo siguiendo el testigo de personas como Camilo J. Cela, José Manuel Caballero, Enrique Sánchez, Manu Sánchez y Modesto Barragán, entre otros?

Para mí es una responsabilidad, nunca había estado tan nervioso por un acto de este tipo. Estoy acostumbrado a presentar eventos de todo tipo, pero este es el que más me estoy currando, la verdad. Y no porque lo hayan dado esas bestias, sino porque mi padre, que es antropólogo, me ha hablado mucho del verdeo desde siempre.

¿En qué se diferencia su pregón de otros, dónde reside su originalidad?

Bueno, yo soy escritor, así que vamos a intentar una historia, bueno, concretamente dos, que irán adornadas con música en directo de Pájaro, mítico guitarrista de Silvio, y Javi Vega, bajo de grupos como Maga.

La mujer ha tenido siempre un importante papel en las tareas del verdeo. Este año, el título de Reina del Verdeo será concedido a María Celeste Ruiz Martín. ¿Qué le parece esta tradición de reinas, damas de honor, de corte…?

A mí me gustan las reinas… guerreras, y en eso, el verdeo es una demostración de cómo un trabajo físico se hace con hombres y mujeres por tradición. Esa es otra de las cosas que me encanta del verdeo.

El pregón de la periodista local Laura Montes la pasada edición estuvo cargado de emociones, propias de alguien que siente y admira las fiestas de su pueblo. En su caso, ¿el humor será su mejor arma?

Bueno, habrá humor, porque creo en él muchísimo, pero también tiraré de emoción. Mi tesis va a ser que con las aceitunas se puede explicar todo.

Esta es una fiesta, paradójicamente, para empezar a hacer un trabajo exigente.

Durante su etapa de reportero en Andaluces por el mundo y otros programas, viviría incontables historias sobre emigrantes, su modo de ganarse la vida y de vivir. Cada vez hay más verdeaores procedentes de otros países, mano a mano con los andaluces. ¿Es de los que piensan que el trabajo debe ser primero para los españoles?

El trabajo debe ser para cualquiera que lo quiera y pueda hacer. Soy un apasionado de la mezcla, la integración y aprender de otros que vienen de otros sitios. No me gusta justificarlo con que hubo un tiempo en el que en España y Andalucía fuimos emigrantes, hay que acoger a los de fuera por humanidad.

 

 

¿Cómo recomendaría visitar las Fiestas del Verdeo?

Con ganas de ver una fiesta distinta, protagonizada por hombres y mujeres, que celebra y que hace que Arahal sea la capital de la aceituna de mesa.

De Literatura va bien servido. Además de periodista, es autor de una docena de libros, en su mayoría ambientados en Sevilla y sus costumbres. ¿Le ha sido fácil recopilar las costumbres de Arahal y sus fiestas?

Mi padre hizo un trabajo de campo completísimo sobre el verdeo y, lo que no sabía sobre macacos, malletes y bancos, me lo ha explicado. El humor sevillano está de moda, decía en una entrevista.

¿Con qué actitud le gustaría que el público escuchara su pregón?

Pues de celebración, esto es una fiesta, paradójicamente para empezar a hacer un trabajo exigente, pero es que eso es maravilloso, poder celebrar el estar juntos, aunque sea esforzándote.

Podríamos decir que su obra más famosa es la policíaca El asesino de la regañá , que cuenta con varias ediciones e incluso ha llegado al teatro.

Sí, la verdad es que si tengo éxito igual me planteo escribir una adaptación que se llame El estrangulador del macaco.

Sin embargo, también es autor de un libro infantil La mejor ciudad del mundo . ¿Por qué eligió al morisco Patricio Hidalgo como ilustrador?

Fue una cosa de la editorial y fue un acierto, creo que es el libro del que más orgulloso estoy, quizá porque es el único que de momento he podido leer con mi hijo Silvio.

Igual me planteo escribir una adaptación de El asesino de la regañá que se llame El estrangulador del macaco.

¿Un rancio sevillano tiene que ser de la capital o puede vivir y ejercer como tal desde una agrociudad?

La ranciedad se lleva dentro, se puede ser rancio en Nueva York, ¡imagínate en Arahal! Mucho más con las pedazos de bandas que hay.

La feria es un punto de encuentro, una pista de baile y la excusa perfecta para reunirte con la pandilla. De hecho, en la Caseta Municipal podremos disfrutar de grupos en directo como La Unión o Miguel Campello. ¿Cómo vive la feria el Rancio?

Yo, desde que tengo hijo, con el freno de mano echado, porque luego se despierta a las 7:30 y me acuerdo de cada copita de manzanilla, pero lo he pasado muy muy bien. Para la feria, lo dejo con los abuelos.

¿Cree que, en la cena posterior al pregón, se acordará del refrán Aceituna comida, hueso fuera ?

Un compañero mío, Ilde Cortés, siempre me decía eso. Yo soy muy volcánico, y creo que puedo hacer seis cosas a la vez; él siempre me paraba y me decía algo parecido: Aceitunita dentro, huesecito fuera.

 

 

Déjanos tu comentario

La Web de Agenda Atalaya utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies, Acceda al enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies