Entrevista con la doctora Laura Muñoz

«Hay que trabajar duro y ser constante para conseguir nuestros objetivos»

Dra_laura__slider6_2200_2

Dra. Laura Muñoz. Madrid, 1980. Licenciada en odontología por la Universidad de Sevilla 2004. Máster en Ortodoncia. Experta en Prótesis e implantes. Experta en Periodoncia e implantología.

Premios-Candil-de-Oro-2017-800
 
¿Por qué decidió ser dentista? ¿Qué le motivó para estudiar odontología?
El área de la medicina y las ciencias de la salud me atraían, y el hecho de que la odontología tuviese una salida laboral relativamente fácil en el momento en el que estaba me ayudó a decantarme por esta profesión.

¿Cómo descubrió que le gustaba la carrera?
El trato directo con el paciente y la posibilidad de poder dar solución a sus problemas fue lo que me motivó a seguir adelante. Además, el trabajo del dentista, que en su gran mayoría es manual y de precisión, es algo que siempre me ha gustado.

¿La vocación de dentista le viene de familia?
No. En mi familia no hay ningún dentista y de hecho no conocía personalmente a ninguno hasta el momento de comenzar la carrera. Lo que sí me inculcaron mis padres con su ejemplo, desde pequeña, es que hay que trabajar duro y ser constante para conseguir nuestros objetivos, sea cual sea nuestra profesión. Así que puedo decir que aunque no me viene de familia ser dentista, sí lo es el amor y la dedicación al trabajo diario.

¿Cuál son las cualidades que considera necesarias para ser odontóloga?
Creo que hay que ser disciplinada, meticulosa, detallista, responsable, abnegada y resolutiva. Es un trabajo al que hay que dedicarle mucho tiempo, no solo en consulta, sino también en casa, estudiando determinados casos y estando al día con formación continuada en las nuevas tecnologías y avances médicos y dentales.
 
Dra_laura__slider3_2200_low
 
¿Cómo podemos saber que el médico que nos atiende es un buen dentista?
Antes de nada decir que todos los dentistas no son médicos. La carrera de odontología se separó de la especialidad de estomatología hace unos veinte años. A día de hoy no existen especialidades regladas dentro de la odontología; aunque no es imprescindible legalmente, sí es necesario moralmente que el odontólogo se forme en los campos específicos en los que quiera trabajar.

Creo que la mayoría de los sanitarios que se dedican a esta profesión han de amar su trabajo para continuar día a día. Es una profesión compleja, en la que pesan a partes casi iguales el trato con el paciente y el buen hacer del profesional. Es importante explicar a cada persona las diferentes posibilidades de tratamiento, y conocer el límite en el que nos encontramos para saber cuándo hemos de derivar a otro especialista.

 

Si te menciono al Ratoncito Pérez…
¡Debajo de la almohada!.

 

¿Cuándo y cómo tuvo la idea de abrir una Clínica Dental?
Empecé a trabajar en diferentes clínicas después de graduarme y en 2007 decidí, al igual que otros compañeros, abrir mi propio consultorio dental.

¿Cuál ha sido el camino hasta hoy, en su trayectoria como directora de la Clínica?
Empecé con una clínica pequeña, de solo un gabinete dental y con una ayudante. Mi jornada era parcial, ya que mi hija era pequeña. Poco a poco fui aumentando el trabajo y los pacientes comenzaron a conocerme. Tres años después abrí un segundo gabinete. En 2013, decidí que era el momento de trasladarme de mi antigua clinica, ubicada en un piso, a un local comercial, a pie de calle. Actualmente la clínica tiene horario a jornada completa y hay cuatro personas trabajando en nómina, tres de las cuales son fijas.

 

PUBLICIDAD

 

¿Quiénes forman parte de su equipo?
Me alegra decir que con el paso del tiempo se ha creado un buen equipo de trabajo en el que existe compañerismo y donde el ambiente es agradable. En recepción se encuentra Lucía, que se encarga de tratar con los pacientes, dar citas, y de todo el papeleo que conlleva una clínica dental. En gabinete está Mari Carmen, la higienista, y María Jesús y Marta, que como auxiliares de clínica siempre están pendientes de que no nos falte nada.

¿Qué es la sedación consciente?
Es un tratamiento utilizado muy habitualmente en Estados Unidos y que consiste en que el paciente inhale o respire un gas que le relaja y le induce a un estado de semi consciencia, donde los miedos, ansiedades y fobias desaparecen. Administrado de la forma correcta es útil en el tratamiento de niños y adultos con problemas de nerviosismo e inquietud.
 
13434697_973565459428429_5912621737534142150_n
 
¿Cómo es la relación con sus pacientes?
Intentamos que sea una relación cordial y amigable. Más allá de la relación paciente-dentista, la gente que nos visita viene con miedos e inseguridades que tenemos que tratar de resolver y calmar.

 

Si te pido que me alargues los colmillos… 
¡Los caninos no se tocan! Son los dientes más importantes de la boca.

 

En su web leemos que «participa de forma solidaria con colectivos que necesitan ayuda para poder financiar sus tratamientos, como personas en paro y pensionistas, aportando de forma activa su granito de arena a la sociedad».  ¿En qué consiste, concretamente, esta solidaridad?
La clínica actualmente hace un porcentaje de descuento (de un 5 a un 15 %) a personas que están en paro, a jubilados y también a todos los trabajadores, con sus familias, de las fábricas de Morón de la Frontera.

Durante un tiempo también estuvimos asistiendo a los presos dentro de la cárcel de Morón de la Frontera, una experiencia que fue muy gratificante tanto para la auxiliar de clínica, María Jesús —que me asistía— como para mí.

¿Qué es lo más gratificante de su labor?
Como dice el eslogan: ver a la gente sonreír finalmente sabiendo que hemos podido colaborar en ello.

 

 

¿Cuál es la parte su trabajo que más disfruta?
Lo mejor es saber que ese paciente que llegó con un dolor insoportable ayer a la consulta, hoy se encuentra mucho mejor y ha podido dormir.

¿Qué nos aconseja para superar el “miedo al dentista”?
Una primera consulta, donde preguntemos todas nuestras dudas, es fundamental para asentar las bases de cara a un tratamiento dental. Explicar al dentista los miedos y las dudas es necesario para volver con confianza en posteriores visitas.

 

Si te digo «tengo menos dientes que una pava»… 
Necesitas pasarte a verme.

 

¿Cuál es el abc de la higiene bucal en nuestras casas? ¿Cambian estas recomendaciones en los niños?

Debemos cepillarnos los dientes un mínimo de tres veces al día, una media hora después de cada comida principal. El uso del hilo dental es imprescindible para no tener caries entre los dientes. Aconsejamos a los pacientes portadores de prótesis fija (puentes, fundas e implantes) el uso de irrigadores bucales y cepillos interproximales, los cuales complementan la higiene bucal. Además, la correcta utilización de un buen cepillo de dientes, junto con una pasta dental con alto contenido en flúor, nos ayuda a mantener nuestros dientes y encías sanos.

 

 

Los niños han de cepillarse igualmente después de cada comida principal, intentando reducir el consumo de azúcares y chucherías a los fines de semana. Es muy importante cepillarse los dientes antes de irse a la cama ya que durante la noche segregamos menos saliva y estamos más expuestos a la aparición de caries.

Un buen complemento infantil son los enjuagues de flúor semanales, que remineralizan o refuerzan el esmalte dental. Por supuesto, si vemos la aparición de caries o sangrado tras el cepillado, hemos de visitar al dentista cuanto antes, para que valore el tratamiento más adecuado en nuestro caso.

Según su experiencia, ¿cómo es la salud dental de los moronenses y la comarca?
Los pacientes están concienciados y suelen venir asiduamente a la consulta para revisiones. Me alegra decir que la mayoría de las personas que nos visitan intentan mantener una boca saludable y acuden a nosotras de manera rutinaria y no de forma ocasional o esporádica.

 

PUBLICIDAD

 

¿Sigue siendo un lujo ir al dentista?

La odontología de calidad sigue teniendo un alto coste, pero las técnicas educativas ayudan a la población a tener mayor salud dental. En la clínica, en la medida de lo posible, intentamos facilitar a nuestros pacientes el abono de los tratamientos, ofreciendo financiación sin intereses, por ejemplo.

¿Qué opina de la polémica que siempre suscita el hecho de si la Seguridad Social debe o no cubrir los gastos de los cuidados bucosanitarios?
Creo que es abusivo que tratamientos básicos como la ortodoncia o la periodoncia no estén contemplados en el sistema de salud español. Se deberían dar ayudas económicas a las familias para que pudieran acudir al dentista si tienen problemas, sin tener que prescindir de otras necesidades básicas por ello. La boca forma parte del cuerpo, y por tanto puede enfermar igualmente.

La sustitución de dientes perdidos con prótesis también debería estar incluida en la sanidad pública. En esta línea, estamos realizando las gestiones necesarias para incluir en breve en nuestros servicios el PADA, el programa de asistencia dental infantil de la Junta de Andalucía.

 


 

Un libro: Dispara, yo ya estoy muerto, de Julia Navarro.

Un plato: la cocina de autor, en general.

Un defecto: soy algo mandona…

Una película u obra de teatro: El club de los poetas muertos. (“¡Oh capitán, mi capitán…!”).

Una afición: leer y escribir a ratos. Viajar.

Una canción: de Vangelis, La conquista del paraíso.

Un deseo: la felicidad de mi hija.

Una bebida: una copa de Rioja.

Un recuerdo: el colegio de pequeña.

Un verso o cita: «Que tu mayor miedo sea ser cobarde».

Un sueño: poder recorrer el mundo entero, conociendo otras culturas.

 

Dra Laura Muñoz
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *