Entrevista con Claudia Racatá

«El arte es sociabilizador, el único lenguaje universal»

Claudia Racatá Fotografía de Zaida Povea

Claudia Pérez Catalán (Sevilla, 1976) es una destacada artista plástica con oficio y residencia en Osuna. Hace algún tiempo conocimos su obra y su talento. Este año recibirá el premio Candil de Oro en su categoría durante el encuentro cultural que, en verano, tendrá lugar en El Saucejo organizado por Agenda Atalaya y la Delegación de Cultura del Ayuntamiento saucejeño.

Nunca le gustó estudiar a Claudia Racatá. Por eso en Bachillerato se pasaba los cursos dibujando en los pupitres. Hoy en sus lienzos, bajo coloristas óleos y acrílicos, se esconde cierta melancolía y una reivindicación sobre la identidad de la mujer.

Zaida Povea / Agenda Atalaya.

 

¿Qué te llevó a estudiar Bellas Artes? ¿Cuándo te diste cuenta de que querías dedicarte a la pintura?

Si no hubiese aprobado el examen de ingreso aquel año, probablemente no habría estudiado ninguna otra carrera universitaria. Lo tenía claro desde antes de empezar Bellas Artes, por eso de andar siempre pintando en los pupitres. Aunque también tengo hecha media especialidad de escultura, y he tocado la cerámica en un taller profesional, es la pintura lo que más me llena, y prefiero este medio para expresarme por encima de cualquier otro.

¿Eres muy impulsiva a la hora de crear?

Más que impulsiva soy impaciente. Dibujo poco, porque si la idea me asalta necesito hacerla directamente con pintura. Por eso soy tan inconstante.

¿Cómo sueles establecer tu diálogo plástico con la obra que emprendes?

Cada obra es una conversación nueva. Me dejo llevar por lo que va sucediendo a medida de que voy pintando. Muchas veces dejo las obras inacabadas. En ocasiones empiezo con una idea y, según voy haciendo, terminan siendo lo opuesto a lo que tenía en la cabeza. Me dejo llevar por lo que va sucediendo. Tendría que ser más meticulosa pero…

 

Pintura de Claudia Racatá

 

Según el Génesis, Dios crea el mundo de la nada. ¿De dónde crea el artista?

Puff, la pregunta es complicada. En mi caso parto de la experiencia. Necesito expresarme y lo hago a través de la pintura. Algunas con más interés que otras, pero teniendo en cuenta la definición de artista, el calificativo de artista ¿quién lo pone?. Entramos en otro tema: el del comercio.

¿Cómo recibes los efectos sorpresa de los materiales con los que pintas?

Me gustan casi siempre. No soy muy metódica en el proceso.

Además de artista eres enseñante. ¿Por qué es importante el arte para los niños?

No sólo es importante para los niños, ¡lo es para todos! Nos ayuda a expresarnos emocionalmente, a integrarnos, a aceptarnos y, a la vez, nos hace críticos. El arte es sociabilizador, es el único lenguaje universal.

En ese sentido, ¿qué mejoras habría que hacer en el sistema educativo de nuestro país?

Hay muchas cosas que mejorar, pero lo más llamativo es la supresión de toda capacidad creativa. Los niños necesitan explorar, curiosear, aprender los conceptos de manera práctica y experimentándolos en su propia piel. La educación actual no dista mucho de la de nuestros abuelos, es puro sometimiento.

 

PUBLICIDAD

 

¿Ha influido en tu manera de pintar el nacimiento de tus hijas Julia y Alba?

No sólo en mi manera de pintar; ha influido en todo. Ser madre y artista a la vez es muy complicado. No dispones del tiempo ni de la concentración necesaria para acometer tu obra. Antes pintaba a cualquier hora, era noctámbula, pero ahora hay que compaginarlo todo. Las obras se eternizan, pasa mucho tiempo entre una y otra, y cuando retomas el trabajo ya deja de interesarte. Ahora las niñas son algo más mayores y vuelvo a tomar las riendas con respecto la pintura. Estoy en proceso de búsqueda interior.

¿Qué tratas de enseñarles sobre el arte? ¿Qué valores te gustaría inculcarles?

Ellas lo ven de manera natural. Todos los días dibujan o pintan, o recortan. Tienen su cuarto lleno de dibujos. Que no dejen nunca de imaginar las hará fuertes. No sólo se crece físicamente.

¿Crees que está poco visibilizada o valorada la mujer en el mundo del arte?

Hoy por hoy estamos más valoradas, pero todavía queda mucho por hacer. Ha habido mujeres artistas reivindicando sus derechos desde hace décadas, sobre todo a partir de los 60. Pero yo creo que muchas veces nos perdemos en el discurso, intentamos hacernos valer a toda costa y no hacemos florecer lo que nos bulle en el interior. Menos mal que hay compañeras que demuestran su valía de por sí, trabajando mucho, sin más.

 

Pintura de Claudia Racatá

 

Entonces, ¿es necesario el feminismo?

Por supuesto, es frustrante que para llegar al mismo sitio, tengamos que salvar más obstáculos que el hombre. Yo no quiero ser hombre, quiero tener sus mismos derechos.

Volvamos a tu pintura. ¿Cómo describirías tu obra?

Ha pasado por varias etapas. Podría decirte que está en constante búsqueda.

¿Qué has encontrado por ahora, y te cito, «en tu búsqueda de la simbología que te permita expresar plenamente lo que bulle en tu interior»?

Vengo de una familia conservadora donde el papel de la mujer siempre estuvo relegado al ámbito doméstico. El cuerpo como espacio habitado, la dualidad entre la representación visual (exterior) y la representación mental (interior).

¿Qué aporta el arte en tu vida cotidiana?

Liberación. Me sana, me calma. Entro en un diálogo interior, soy más consciente de mí misma.

 

PUBLICIDAD

 

¿Qué artista u obra no podemos perdernos?

Hay grandes artistas, a mí me fascina la pintura norteamericana del s. XX.

¿En qué lugares te gustaría exponer?

Existen lugares magníficos que no son solo para exponer, son para visitarlos. No tengo ninguno predilecto, aunque me atraen los sitios que invitan al recogimiento como el Museo de Arte Contemporáneo de La Puebla de Cazalla y el Monasterio de la Cartuja de Sevilla.

¿Recomendarías Osuna como una buena ciudad para vivir?

Para vivir de la cultura, no. Pero es que actualmente no se vive del arte, se sobrevive. En estas últimas semanas he sabido que varios artistas locales, compañeros, se han ido o tienen intención de irse porque no encuentran cobijo a nivel local. Las políticas culturales van destinadas a un sólo segmento de la población. Hay cantidad, no calidad.

 

Pintura de Claudia Racatá

 

¿En qué proyectos estás trabajando ahora?

Estoy preparando una exposición individual para primavera. Mientras tanto, sigo impartiendo clases de artes plásticas en Mixto, aquí en Osuna.

 

Un lugar. La Laguna de Calderón, entre Osuna y Lantejuela. Otro, un banco y una cerveza al sol.

Un libro. El lobo estepario, de Hermann Hesse (1927).

Un plato. Boquerones fritos.

Un defecto. Soy muy impaciente.

Una película. Birdman, con Michael Keaton (2014).

Una afición. Beber cerveza.

Una canción. Cualquiera de Chavela Vargas.

Un deseo. Que mis hijas sean felices.

Un olor. A sábanas limpias.

Una pintura. Mesa de los pecados capitales, de El Bosco.

Un recuerdo. Reírme con mi abuela.

Una cita. «Navegar es preciso», de Pessoa.

Un sueño. Volver a viajar. Mi economía hoy no lo permite.

 

www.racata.es

 

PUBLICIDAD
Gran Café Central

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *