Entrevista con el Zindikato de Rockeros del Kampo

«Queremos dar voz a las jornaleras y jornaleros, uno de los grupos sociales más olvidados de este país»

Zindikato-de Rockeros del Kampo en el Módulo

«Pese a los nervios, en nuestro primer concierto nos dimos cuenta de que queríamos que aquello se volviese a repetir muchas veces. Tocar en directo es siempre la mejor recompensa a los muchos esfuerzos que se hacen para sacar adelante un grupo». El Zindikato de Rockeros del Kampo está formado por los hermanos Pedro Ortega (voz, guitarra) y Fran Ortega (bajo), Francisco José Ramos (guitarra) y José María Sancho (batería).

Entrevista de Adrián Noguerol & Agenda Atalaya / Fotografías de Jesús Carrasco y archivo ZRK.

 

El Sindicato del Crimen nació en 1932, en un hotel de Nueva York y fue, fundamentalmente, un invento de Albert Capone.¿Cómo nació ZRK?

En un pueblo pequeño como El Saucejo donde cada cual conoce su alrededor. Nos reuníamos en un local sin enlucir cuatro amigos que compartimos gustos. Al principio sólo pretendíamos echar un rato placentero, sin idea de hacer conciertos. Todos estábamos aprendiendo aún a tocar los instrumentos. Entonces nuestro batera era un estanquero que aprovechaba el ratito, tras el curro, para disfrutar un poco de aporrear la caja y los platos.

¿Qué buscáis transmitir con vuestra música?

Emociones de cualquier índole: alegría, tristeza y rabia. Por otro lado, crear consciencia de la realidad que nos rodea y cómo no, dar voz a las jornaleras y jornaleros, uno de los grupos sociales más olvidados de este país, grupo al que pertenecemos.

 

Zindikato de Rockeros del Campo ensayo

 

¿Qué fue de Machine Gun?

«Machine Gun» fue nuestro primer nombre, el cual fue muy efímero. Nombre que aglutinaba la antigua composición del grupo. El término Machine Gun (del inglés), como algunos sabréis, significa ametralladora. Lo escogimos en relación a la dureza de nuestro estilo musical y también haciendo referencia a un tema de Jimi Hendrix. Durante un breve espacio de tiempo cambiamos el nombre por «A Jierro» pero finalmente surgió la idea de ZRK.

¿Cómo ha ido evolucionado el grupo?

Ha cambiado poco. Hasta tocamos alguna versión de las que sonaban en aquel local lleno de polvo. Pero claro, nada permanece inalterable por mucho tiempo. Inicialmente nuestro estilo era muy cercano al punk-rock, con tintes bluseros, por intentar describirlo. Así estuvimos varios años, con altibajos por distintos motivos. En noviembre de 2011 dimos nuestro primer concierto en el Pub Excalibur de El Saucejo con ocasión del Día de la Música.

La gente nos recibió bien, les encantó; recuerdo un comentario de un vasco que se encontraba allí: “habéis tocado Mierda de Ciudad, un tema de Kortatu, llevo un tiempo por aquí y echaba de menos ésta música”. Recibimos algún que otro comentario más en referencia a la extinta moda que se dio por nuestra tierra allá por los 90 y principio de los 2000, vinculada al Rock Protesta.

 

Zindikato de Rockeros del Kampo local

 

Tras el primer concierto, nuestro batera-estanquero nos dejó por motivos personales, de buen rollo. Estuvimos bastante tiempo buscando un sustituto —pues son especímenes raros en el ambiente rural— hasta que apareció nuestro niño, el batera que tenemos hoy, todo un artista dispuesto. Es entonces cuando se consolida verdaderamente el grupo. Además nos empezamos a impregnar del flamenco, el cambio fundamental. Actualmente, por influencia del cantante, estamos dando un toque un poco más oscuro a las composiciones y realizando sólo temas propios. Estamos ante una vuelta de tuerca más para la consolidación total de ZRK.

¿Qué queríais ser cuando erais pequeños?

Pedro: Siempre quise ser anciano. Un anciano basto de pueblo, cejijunto, con boina, bastón y entre los labios un palillo.

Fran: Me parece que en las encuestas que hacían en la escuela, preguntando a qué te querías dedicar, decía que quería ser cocinero…

Ramos: Técnico electrónico, quería arreglar todo lo que se estropeaba en casa.

José María: Arquitecto.

 

PUBLICIDAD
Siete Revueltas Rumbas y Sevillanas

 

¿De dónde os viene la vocación por tocar o cantar?

Por la familia materna en el caso de los hermanos. Hay quien se dedica o dedicó a la guitarra y al cante, aunque no fuera influencia directa en el interés por aprender a tocar o cantar. Pedro comenzó a cantar y tocar la guitarra con 17 años, cuando estudiaba en Sevilla. Pronto su hermano tuvo parecidas inquietudes y comenzó con el bajo.

A Ramos siempre le gustó la guitarra y aprovechó que Pedro ya sabía para aprender con él los primeros acordes. José María heredó la afición de su padre por la caja y el carnaval. A los 6 años comenzó a tocarla y a los 8 entró en el Conservatorio de guitarra.

¿Cómo llegó el rock, metal, punk… a vuestras vidas?

En el caso de los hermanos, por un lado vía familiar —rock clásico de los 60 y 70: The Doors, Jimi Hendrix, Crosby, Stills, Nash & Young, etc.— y por otro el movimiento de rock protesta que vivimos durante la primera década de los 2000.

Ramos creció escuchando una vieja cinta de Triana y ese fue su inicio; ya en el instituto conoció a Pedro y nació una gran amistad y un intercambio de influencias. A José María, palabras textuales, «por culpa de los cabrones estos».

¿Tenéis alguna preparación musical?

Los hermanos y Ramos somos autodidactas, nos guiamos fundamentalmente por nuestro oído. Nuestro niño batera tiene una excelente preparación; actualmente está cursando percusión en un conservatorio de Sevilla. Además le corre el ritmo por las venas, literalmente.

 
DSC_0411
 

¿Qué hace falta para que un grupo suene potente, compacto, cañón?

Dejarse el alma en el escenario y sentir muy adentro lo que está tocando.

¿Es imprescindible un cantante para formar una banda de rock? 

Nos tiene un poco hartos (risas). Ahora en serio: existen muchos grupos instrumentales interesantísimos, pero para hacer lo que nos proponemos, las letras son parte imprescindible de las canciones. Damos por hecho entonces que el cantante es imprescindible.

¿Qué importancia tienen las letras en el Zindikato?

En nuestros temas somos muy exigentes con las letras. No queremos hacer letras por hacerlas, para eso se inventaron estilos como el reggeton. En el Zindikato de Rockeros del Kampo queremos transmitir con ellas la dureza de la vida en el medio rural y los sentimientos
que salen de nuestros adentros.

¿Cómo recordáis vuestro primer concierto?

Realmente, la primera vez que tocamos en directo fue en Marchena, donde el grupo La Voz del Mimo nos dio la oportunidad de estrenarnos con 2 o 3 temas. Más tarde, en 2011, tenemos que agradecer a la organización del Día de la Música (El Saucejo) que nos diese la oportunidad de hacer nuestro primer concierto completo.

Lo recordamos con muchos nervios, pero nos dimos cuenta de que queríamos que aquello se volviese a repetir muchísimas veces, porque es entonces donde ves recompensado tanto esfuerzo en los ensayos.

 

PUBLICIDAD
Clínica Dental Begoña Sevillano Garmo

 

¿Qué es lo que más le gusta al público que acude a vuestros conciertos?

Que no se esperan la variedad musical, es decir, que tenemos canciones de cachondeo, reivindicativas, tristes y alegres. Sorprende la mezcla de estilos que hacemos.

Destacadnos tres o cuatro conciertos, por la razón que sea, de los que tengáis buen recuerdo.

Pedro: Recuerdo que en Puente Genil se nos acercaron llorando un chaval y una chavala, emocionados con el “El Niño Yuntero”. Nunca esperé que alguien se pudiese emocionar tanto en un concierto de ZRK. También sucedió en Marinaleda y en el último concierto que dimos en Sevilla capital.

Fran: Realmente me han gustado todos, menos uno que dimos en Gilena en el que no no estaba muy allá del estómago y me costó muchísimo tocar.

Ramos: El primero, por la importancia que tuvo para nosotros. En la sala Palo Palo donde tantas veces había soñado con subirme a ese escenario; y en Somonte finca ocupada por el SAT donde estábamos ante nuestra gente luchando por la dignificación del jornalero.

José María: El Primero con ZRK en El Saucejo, en la sala Palo Palo y en Puente Genil.

 

Zindikato de Rockeros del Kampo

 

¿Qué es lo que más os gusta del instrumento que tocáis?

Pedro: Que cojo la guitarra y lo mismo te canto una sevillana que te toco un fandango, un blues orleanniano que te toco por punk, que te toco por Black Metal.

Fran: Me gusta el bajo porque a pesar de ser un instrumento infravalorado puedes sacarle un sonido propio, si tratas de darle tu esencia, y no limitarte a seguir el ritmo como hacen la mayoría de bajistas. Intento darle un poco más de protagonismo en las canciones.

Ramos: La guitarra es un instrumento muy agradecido, con solo tres acordes puedes tocar millones de canciones, por eso me apasionó desde el primer momento y me hizo querer seguir aprendiendo.

José María: A mí me gusta sobre todo la infinidad de ritmos que puedes hacer sumando las manos y los pies.

 
ZKR en el Módulo Azul
 

¿Cómo surgió la versión de Los Chichos, “Son ilusiones”?

Empezó casi en broma, queríamos hacer una versión de una canción que no tuviese nada que ver con el rock o el punk y a alguno se le ocurrió hacerla de Los Chichos.

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de formar parte de una banda?

El tocar en directo es siempre la recompensa a los muchos esfuerzos que tenemos que hacer cada uno. Como desventaja podríamos decir que es muy difícil a veces compatibilizar trabajo, familia, novias y otros compromisos con ensayos y conciertos.

 

PUBLICIDAD
Malufa Sevilla

 

¿Qué canción os tiene enganchados ahora mismo?

Pedro: Satanic Black Devotion, de Sargeist.
Fran: Life eternal, de Mayhem.
Ramos: Come back, de Pearl Jam.
José María: Tengo un berraco, de El Koala.

¿Alguna anécdota que os haya pasado como grupo?

Una de las veces que tocamos en Puente Genil estaba el público muy frío. El único que conseguimos poner a bailar era un chaval con muletas, con tanto arte que se fue animando el resto y lo pasamos todos de lujo.

¿Cuál es vuestro repertorio actualmente?

Compaginamos versiones flamencas de El Cabrero o de El Turronero con poemas de Miguel Hernández o Mario Benedetti, a los que hemos puesto música, además de nuestros temas propios y alguna versión que aún conservamos.

 

Pedro y Fran Ortega. ZKR en Morón

 

Si algún bar o colectivo quiere llamaros para tocar, ¿cuáles son las condiciones mínimas?

Es indispensable que tengan en cuenta el esfuerzo que realiza cualquier grupo como nosotros por crear algo nuevo. Y por supuesto que se valore la música en directo. Así es más fácil ponerse de acuerdo.

¿Tenéis en mente grabar un álbum?

Con la actual situación económica es difícil pensar en ello. Ojalá sirva esta entrevista para que nos salgan algunos conciertos. Así podríamos costearnos la grabación de nuestros temas.

 

PUBLICIDAD

 

Un lugar.

Pedro: la cima del Peñón de Algámitas y la plaza de San Juan de la Palma, conocida comúnmente como la plaza de los botellines, en Sevilla capital.

Fran: Pruna.

Ramos: El País Vasco.

José María: El Chorro (Málaga).

Un libro.

Pedro: On the Road de Jack Kerouac (1957).

Fran: La senda del perdedor, de Charles Bukowski (1982).

Ramos: La conjura de los necios, de John Kennedy Toole (1980).

 

ZRK trío
 

Un plato.

Pedro: gazpacho.

Fran: chorizo al vino.

Ramos y Jose María: porra.

Un defecto.

Pedro: obsesión.

Fran: pesado.

Ramos: a veces me cuesta mostrar mis sentimientos.

José María: no tengo paciencia

 

PUBLICIDAD

 

Una película u obra de teatro.

Pedro: El caballo de Turín, de Béla Tarr y Ágnes Hranitzky (2011).

Fran: Strange days, de  Kathryn Bigelow (1995).

Ramos: Cualquiera de Stanley Kubrick.

José María: Piratas del Caribe.

Una afición.

Pedro: la guitarra.

Fran: los videojuegos.

Ramos: el bricolaje.

José María: la música en general.

 

ZKR foto de Jesús Carrasco
 

Una obra plástica.

Pedro: Tres estudios para figuras en la base de una crucifixión de Francis Bacon (1944).

Fran: Saturno devorando su hijo de Francisco de Goya (1820-1823).

Ramos: Mamá de Louise Bourgeois (1999. Fundida en 2001)

Una canción.

Pedro: Mr. Fantasy de Traffic.

Fran: Baba O’Riley. The Who.

Ramos: Voodoo Child de Jimi Hendrix.

José María: Serenade de Dover.

 

PUBLICIDAD

 

Un deseo.

Pedro: la justicia mundial.

Fran: que vuelva Stalin (risas).

Ramos: que ningún interés político vuelva a provocar el llanto de un niño.

José María: acabar con la contaminación del planeta.

Un olor.

Pedro: a verano y a invierno.

Fran: la tierra mojada.

Ramos: a monte.

José María: la hierbabuena.

 
ZKR componentes
 

Un recuerdo:

Pedro: son muchos.

Fran: Cuando fui por primera vez a la playa (Punta Umbria)

José María: Andar por los arroyos buscando tortugas y ranas.

Ramos: Jugando al futbol en la calle con los amigos.

Un verso o cita:

Pedro: Hic Non Pax (No habrá paz).

Fran: «Proclamo en voz alta la libertad de pensamiento y muera el que no piense como yo». Voltaire.

José María: «Quieren amarrarme, pero me queda grande el collar». Miguel Benítez.

Ramos: «Las causas por las que luchamos son difíciles, pero son tan justas que algún día las ganaremos». Diamantino García.

 

PUBLICIDAD

 

Un sueño.

Pedro: viajar lejos.

Fran y José María: viajar.

Ramos: ¿un sueño? Para que sea bueno, que dure más de 8 horas.

 
Contacto: Ramos 646 291 931 / zindikatork@gmail.com
Facebook.com/zindikatoderockerosdelkampo
 
DSC_0395
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *