Entrevista con Fidel Meneses

«Mis mejores fotografías las hago cuando estoy solo»

Entrevista con Fidel Meneses
Premio Candil de Oro 2017 en Fotografía / Artes audiovisuales

Fidel Meneses Tienda nació en La Puebla de Cazalla hace 44 años. Sus reflexiones sobre obras de Robert Frank o Cristina García Rodero le hicieron entender la fotografía como un servicio. «Mis fotos deben tener una utilidad social y una función informativa», dice.

Pero hay más. En su fotografía artística, Fidel no sólo atesora una gran factura técnica; lo más valioso proviene de su personalidad, de sus intereses culturales y, en suma, de su bagaje vital. En junio, durante un encuentro cultural en la Plaza del Ayuntamiento de El Saucejo, reconoceremos su talento con el Premio Candil 2017.

 

En marzo pasado pudimos ver tu trabajo fotográfico tanto en el Museo de Arte Contemporáneo de La Puebla como en la Semana de Actividades Flamencas de Paradas. ¿Todos los meses expones por partida doble?

No suelo prodigarme con las exposiciones. Una al año, el que la hay. Curiosamente, la única vez anterior que coincidieron dos en un mismo mes también estuve en Paradas exponiendo en la Semana Cultural de Actividades Flamencas.

Háblanos de Soy Luz. ¿Puede ser este uno de los trabajos que más satisfacciones te ha dado?

Sin duda y por varias razones. Una de ellas es por ser mi primera incursión seria en el retrato, disciplina de la fotografía que tanto me gusta y respeto. Otra es por la experiencia vivida a lo largo de su realización, muy enriquecedora a nivel personal, intelectual y profesional. Es un trabajo que me aporta mucho, me ayuda a crecer y a creer.

En general, y no sólo en las fotografías de Soy Luz, ¿dónde está la fuerza de un retrato para ti?

El retrato es un proceso, es una obra completa que lleva tras de sí un trabajo previo de concepción, documentación, investigación, desarrollo… La fuerza del retrato está en abordar todos esos puntos y conseguir romper la barrera que nos separa de la persona a retratar. En una fracción de segundo debemos mostrar la unión que establecemos, a base de confianza mutua y comprensión, y la parte de su personalidad que nos ha permitido descubrir. El retrato es un acto de comunicación con su propio lenguaje.

 

Fotografía de Fidel Meneses.
O Povo, Lisboa (2013).

 

Flamencalle tiene otro registro, otro formato, otra luz. ¿Con qué argumentos nos invitarías a viajar hasta Paradas para ver esta exposición urbana?

Flamencalle muestra los elementos que más me llaman la atención dentro del flamenco. Hay un trabajo previo al espectáculo que es importante conocer y unos detalles a su alrededor que definen al artista. Con diez fotografías es difícil mostrar todo esto, pero una parte de ello está en las calles de Paradas.

¿Cómo consigues estar tan cerca de sus objetivos, nunca te dicen nada por arrimarte tanto?

En alguna ocasión he visto caras raras. Para acercarse tanto hay que conseguir ser parte de lo que sucede y de lo que quieres documentar con la cámara, sin dar la nota ni ser el protagonista, sólo un testigo. Aplico el concepto de Robert Capa: «Si tus fotos no son lo suficientemente buenas es porque no te has acercado lo suficiente».

Ya tienes cierta experiencia como fotógrafo. Al menos, desde 1997. Con la perspectiva de los años, ¿qué has descubierto de ti mismo al observar tus fotos?

Ha habido un enriquecimiento personal gracias a las experiencias vividas y las personas a las que he tenido la suerte de conocer por mi profesión. Obviamente, no sería la misma persona si hubiese continuado haciendo temporadas en Ibiza, pero tenía claro que eso no era lo mío.

 

PUBLICIDAD
Paco de Amparo nuevo disco

 

El próximo 16 de junio, en la Plaza del Ayuntamiento de El Saucejo, se va a reconocer tu talento con el Premio Candil de Oro, en la categoría fotografía / artes visuales, durante un encuentro cultural organizado por Agenda Atalaya y la Delegación de Cultura de El Saucejo. ¿Tienes ya preparado tu discurso?

No, y tendré que preparar algo para evitar que afloren las emociones, como me suele ocurrir con frecuencia cuando hablo en público y he de expresar mi gratitud.

Muy pocos fotógrafos pueden vivir hoy sólo de su trabajo artístico. ¿En qué sentido pueden ser diferentes tus reportajes de bodas, bautizos y comuniones de los de cualquier otro fotógrafo de la zona?

Son diferentes, sin duda, ni mejores, ni peores. Jamás dos o más fotógrafos harán un foto igual en una misma situación. Aplico el conocimiento y la experiencia adquirida con el mismo interés, independientemente del tipo de reportaje que aborde. Y amor, mucho. Mi forma de ver tiene mi personalidad, claramente.

Hablemos de algunos de tus proyectos. ¿En qué situación se encuentra tu trabajo con los Festivales flamencos históricos?

En pocos días se acaba de recepcionar la información que falta de unos festivales. El Museo de los Festivales Flamencos se inaugurará este mismo año.

 

Fidel-Meneses-en-Taos-2013
Taos, Estados Unidos (2013).

 

Han pasado unos años desde el estreno del documental sobre Francisco Moreno Galván que codirigiste con Patricio Hidalgo. ¿Qué repercusión ha tenido?

No toda la que merecería. Se proyectó en peñas, algunos festivales flamencos e incluso en el Festival de Cine Europeo de Sevilla. Un trabajo como aquel no es para un público de mayorías, en la televisión tendría difícil cabida.

¿Si hoy volviesen a proponerte realizarlo, ¿cambiarías algo?

Muchas cosas, tantas que no sería el mismo.

¿Y el de Pepe Marchena? ¿Arranca, por fin? ¿Qué enfoque tendría?

Por el momento, no arranca. Son tiempos difíciles para propuestas culturales de este tipo. No hay conciencia ni responsabilidad por parte de las autoridades a las que le pedimos ayuda, y no me refiero a lo económico. Está pensado como una road movie.

 

PUBLICIDAD
Ángela Centro de Estética

 

Volvamos a la fotografía, para la que hay que saber esperar… ¿hasta desesperarse?

La desesperanza no liga con la fotografía. Hay que ser paciente y, sobre todo, anticiparse a los hechos para tomar ventaja.

En la realidad casi nada es blanco y negro. ¿Qué te atrae de esa fotografía a ti? ¿La libertad técnica? ¿La implicación de quien la mira coloreándola? ¿Su misterio o abstracción?

Trabajo poco el blanco y negro, aunque me gusta. Empecé en la fotografía por ahí y lo entiendo. La mayoría de profesionales que admiro trabajan casi exclusivamente en blanco y negro. Se dice que éste es la ética y el color la estética. Me atrae la atmósfera del blanco y negro, las fotografías tienen una mayor carga dramática y, sin los elementos estéticos efectistas del color, resulta como más aséptico en los reportajes que lo usan.

 

Fidel-Meneses-Matanza
Matanza del cerdo en Fuentes del León, Badajoz.

 

Dice Cristina García Rodero que la fotografía es una profesión que te exige mucha dedicación, estar cambiando de un país a otro, etcétera, y eso afecta enormemente a la vida privada. Muchos de los fotógrafos y reporteros están divorciados porque es muy difícil compaginar ambas vidas. ¿Estás de acuerdo?

No tiene porqué ser así. Sebastiao Salgado está felizmente casado y tiene una familia que ha sabido asimilar su trabajo; su mujer es parte muy importante en el desarrollo de su carrera. Todo está en normalizar las cosas y comprender a la persona que tienes al lado, sin cuestionarse otros elementos; hay que darse libertad, no coartar la independencia creativa… La fotografía documental exige largos periodos de soledad, como la escritura, la pintura o la escultura. Periodos para abstraerse y recrearse. Reconozco que mis mejores fotografías las hago cuando estoy solo. Cuando voy de viaje acompañado no hago fotografías interesantes.

Un acontecimiento trascendental en tu vida personal, ¿puede cambiar la manera en que abordas tu trabajo, tu mirada fotográfica?

Quién sabe… Dentro de poco te lo diré. No hay que tener miedo al cambio. Hay demasiado temor a que nos muevan de nuestra zona de confort. Somos demasiado conservadores.

En tus viajes ¿qué lugares te han dejado huella y por qué al visitarlos con tu cámara?

Muchos, no sabría con cuál quedarme. Samaipata me causó una gran impresión por su luz, el colorido de la población, la multiculturalidad, el ritmo pausado de la vida allí… Es como una especie de oasis dentro de Bolivia. La vida nocturna de Lisboa durante el mes de junio en las casas de fado, los clubes de jazz en Kansas City, el paisaje agreste del Parque Natural de Cabo de Gata… Me dejo impresionar por todos los lugares que visito, aunque no sea por primera vez.

 

Fidel-Meneses-en-Samaipata-2015
Samaipata, Bolivia (2015).

 

Salgado hizo «una carta de amor a la Tierra», capturando con su cámara la salvaje y majestuosa belleza de la naturaleza. ¿Cómo sería tu carta si, en lugar de a la Tierra en general, fuera a nuestro territorio cercano, el que conforma la Campiña, Sierra Sur de Sevilla y Sierra de Cádiz?

No están bien indicadas las múltiples veredas y cañadas reales que hay, al menos en La Puebla, para hacer senderismo. Merece la pena darse un paseo, por ejemplo por la cañada real de Paradas, muy cerca de donde vivo. Hay un paisaje de tierras calmas, sembrados de trigo y olivar con unas puestas de sol espectaculares.

Las rutas de senderismo del Peñón de Algámitas son para disfrutar del aire puro que corre allí y divisar toda la Sierra Sur y la Campiña. También me maravilló el llamado Llano de Republicano, en Villaluenga del Rosario. A la Sierra de Cádiz merece la pena dedicarle tiempo para conocerla. Es de los lugares que más disfruto cuando voy.

 

PUBLICIDAD
Gran Café Central

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *