«Lo que no se comunica no existe»
Gabriel García Márquez

Entrevista con la Compañía de Poesía La Palabra Itinerante

«La poesía nos hace soñar y también nos hace despertar»

Entrevista conjunta a los poetas y escritores sevillanos José María Gómez Valero y David Eloy Rodríguez. Cada uno tiene una extensa trayectoria literaria y ambos suman su arte en muchos proyectos. Unen a la creación de su obra publicada la preocupación por difundir la literatura, la cultura, el arte… y la implicación en la acción social. Son parte del colectivo y la Compañía de Poesía La Palabra Itinerante y responsables de la editorial Libros de la Herida, en donde editan con mimo aquellos libros que descubren y les entusiasman. Sus ocupaciones con las palabras les han llevado a distintos pueblos de la Campiña y Sierra Sur, con epicentro en La Puebla de Cazalla, donde se sienten como en casa. Han recitado sus versos en muchos países del mundo, en teatros, universidades, museos de arte, festivales de flamenco…

 

¿Desde cuándo estáis enamoriscaos de La Puebla?

José María Gómez Valero: Pues desde nuestra primera visita, y hasta hoy, con el amor intacto… Son muchas, y todas buenas, las relaciones que tenemos con La Puebla de Cazalla. Todo empezó con la revista de cultura crítica Mordisco, nos impresionó conocerla, una revista buenísima. Nos encantó colaborar con el proyecto y entrar más adelante en el consejo de redacción y participar activamente en el proceso de confección de cada número, las presentaciones en muchas ciudades…

Desde entonces muchas cosas más nos unen: nuestra implicación en la vida cultural (en el Club de Lectura que coordinamos, con ocho años de vida activísima y en plena forma; en la colaboración, desde sus inicios, con el Festival de las Letras, que ha cumplido siete ediciones ya; en los talleres de poesía para el Aula de Mayores de la Universidad Pablo de Olavide en La Puebla…); la colaboración artística con Patricio Hidalgo (excepcional embajador morisco) en numerosos proyectos, espectáculos que nos han llevado a muchos escenarios aquí y allá, diferentes libros en común que él ha ilustrado… Hay lazos de bonita amistad con mucha gente del pueblo, amistad surgida y curtida al calor de todas estas gratas experiencias…

 


Taller de La Palabra Itinerante en La Puebla de Cazalla.


 

El flamenco, también…

David Eloy Rodríguez: Sí, tenemos buena relación con el flamenco y con flamencos moriscos, y en especial con la Peña Flamenca Francisco Moreno Galván, con la cual hemos impartido, por tercer año consecutivo, talleres de letras flamencas al alumnado de los centros educativos de la localidad como parte del programa ‘Los jóvenes y el flamenco’ (por cierto que un taller parecido lo hemos desarrollado por primera vez en Osuna, hace unos meses, también animando a actualizar el patrimonio del flamenco escribiendo letras nuevas)… Y no nos perdemos, siempre que nos es posible, la Reunión de Cante Jondo, y el Central nos parece Patrimonio de la Humanidad, y hemos aprendido mucho de la simpar y generosa sabiduría de flamencos como Pepe El Cachas, una enciclopedia jonda, y Francisco Moreno Galván nos parece el más grande letrista del flamenco, y…

 


Taller de Letras Flamencas para niños/as en centros escolares de La Puebla.


 

¿Cómo surge el espectáculo Su Mal Espanta?

José María: Uniendo nuestros poemas con la pintura en vivo de Patricio Hidalgo y con las canciones que Daniel Mata y su banda habían creado a partir de nuestros textos. El espectáculo nos permite actuar en muchos festivales y espacios en España y otros países (Rusia, Marruecos, Francia…), y decidimos convertirlo en libro-disco, que aparece con sendos prólogos de Juan Carlos Mestre y de Isabel Escudero. Y el libro-disco, a su vez, nos abre otras puertas, y aquí seguimos, llevando esta obra multidisciplinar a públicos diversos aquí y allá, siempre con atenta y cariñosa acogida…

 


Patricio Hidalgo, David Eloy y Gómez Valero. Foto de Stefania Scamardi.


 

Si quien canta su mal espanta, quien baila…

David Eloy: Hace ejercicio.

 

José María, presentaste Revueltas (Antología 1996-2016), una tarde noche de octubre en La Carbonería. Miguel Ángel Rivero dijo ese día que tu obra “era una demostración de cómo el razonar, el sentimiento y lo que nos queda de pueblo no cesan en su empeño, en su lucha contra el poder, contra la fe y contra la realidad […] invitándonos a respirar por la herida…” ¿Cómo recuerdas aquel acto en un lugar tan emblemático para la cultura?

José María: La poesía me parece, sí, una forma de cuestionamiento y de transformación social. La poesía acompaña, consuela, muestra, desmiente, descubre, aviva… La poesía nos hace soñar y también nos hace despertar. La poesía resiste, y ayuda a resistir, en un mundo de ruido y fealdad, de virtualidad y falsía, de opresiones y tristezas… Esa presentación que comentas fue un encuentro muy emocionante y especial. El poemario recoge un largo trayecto de libros y versos, de vida, y fue estupendo estrenarlo así, en compañía de tantos amigos y en La Carbonería, otro Patrimonio de la Humanidad…

 



 

David Eloy, acabas de publicar Crónicas de la galaxia (Ediciones El Transbordador), que se presenta así: “Señales del espacio exterior, testimonios de otros mundos”, y también como “una recopilación de comunicaciones”. Se atribuye a García Márquez esta sentencia: “Lo que no se comunica no existe”. ¿La compartes?

David Eloy: La poesía puede conseguir imposibles, como, por ejemplo, que exista también lo que no se comunica… Por otro lado: ¡hay tantas veces en las que lo que se comunica tampoco existe! Por cierto: Agustín García Calvo escribió que el verbo existir se inventó por los padres de la iglesia, para poder aplicarlo a Dios… Así, con “existe o no existe”, se evitaba el debate decisivo: “Lo hay o no lo hay”.      

 

Preséntanos a tu nuevo hijo.

Crónicas de la galaxia es un poemario de ciencia ficción, y es también más cosas: un artefacto textual que se propone indagar en una antropología del futuro, en una arqueología del presente… Es, a su manera, una caja de sorpresas.  

 

Y también está muy reciente tu publicación de Escalones que descienden hacia arriba, publicado por Luces de Gálibo.

Se trata de una obra que he trabajado largamente, durante una década, una indagación poética lenta y exhaustiva, y, después de tanto, me gusta mucho cómo está siendo recibida por los lectores. Es un libro parecido a un viaje vida adentro, y entonces ver qué pasa, y contarlo. Acaba de nacer y ya me está dando muchas alegrías.

 



 

Aparte de vuestra amplia obra individual, cada cual por su lado, los dos habéis escrito también conjuntamente, por ejemplo, cuatro álbumes ilustrados de literatura infantil, o canciones de estilos diversos, o las letras flamencas que firmáis en común, con las que habéis sido reconocidos, por ejemplo, con el Rafael Alberti que otorga La Fragua. ¿Qué os aporta colaborar en la escritura?

José María: Sumar energías, imaginación, artesanías… Que la obra que resulte se parezca a la obra que se soñó. Hacer el proceso más divertido, más fructífero… Colaboramos desde siempre con muchos artistas: músicos, pintores, videocreadores, fotógrafos… Es un privilegio poder compartir con tanta gente bonita y tan grandes artistas.

 

Ambos dirigís una editorial que se llama Libros de la Herida. ¿Se editan más libros que nunca y se lee tan poco como siempre?

José María: Nosotros, al menos, no editamos mucho: procuramos publicar lo justo para cuidar cada libro al máximo, sin saturar ni saturarnos… Preferimos editar bien a editar mucho. En cuanto a la lectura, quedan buenos lectores, a pesar de los pesares.

 

¿Cuál es la dinámica de los clubes de lectura que coordináis? ¿Por qué puede ser mejor opción acudir a una de vuestras reuniones (en la Biblioteca Pública de La Puebla a las cinco y media de la tarde) en vez de, por ejemplo, enchufarse a Netflix?

David Eloy: Pues proponemos un buen libro, una lectura sugerente, estimulante, interesante, que se lee por cada participante, y una vez al mes nos reunimos y comentamos y debatimos a partir de la obra recomendada. La media de asistencia es de una veintena de participantes por sesión y muchísima gente ha pasado por el Club alguna vez…

Intercambiamos pareceres, pensamos en común, lo pasamos bien, aprendemos mucho sobre literatura, pero también sobre muchas otras materias… Es un espacio y un tiempo para la convivencia, la escucha, la diversidad, para comprender y valorar los grandes libros… También recibimos, coincidiendo cada año con el Festival de las Letras, la visita de escritores que nos hablan de sus obras y conversan con los participantes del Club. Así han compartido su talento en el Club autores como Daniel Ruiz, Aurora Delgado, Rafael Cobos, Javier Menacho, Eduardo Romero

 



 

¿En qué consiste vuestra labor en La Puebla relacionando la palabra y el flamenco?

José María: Destacaríamos los talleres que impartimos para conocer y apreciar las letras del flamenco y animar a su creación. Trabajamos en los centros educativos con alumnado de primaria, secundaria, bachillerato…, así como en el Centro Educacional. Estos niños y jóvenes crean sus propias letras, a partir de las dinámicas que desarrollamos, y surgen versos llenos de gracia, de arte, de belleza y misterio. Esta iniciativa de la Peña Flamenca Francisco Moreno Galván, una propuesta de Juan Carlos Tienda en la que colabora el Instituto Andaluz del Flamenco, tiene su colofón en los actos previos de la Reunión de Cante Jondo, en la emocionante tarde-noche en la que los chicos y chicas de los diferentes cursos recitan a todos los asistentes, que llenan a rebosar la plaza, las letras que se han creado durante el taller.

David Eloy: En La Puebla realizamos hace años los primeros talleres vinculados al conocimiento de la lírica popular y cómo escribir letras nuevas… Luego hemos trabajado con proyectos similares en muchos lugares, con cursos especializados en Sevilla con las Bibliotecas Municipales de la ciudad, en Benagalbón con la Diputación de Málaga, en Zamora con el Museo Etnográfico de Castilla-León, en Osuna, en Alcalá de Guadaíra… En Alcalá estamos llevando a cabo en los últimos años también diversas propuestas, en colaboración con asociaciones, empresas e instituciones.

 



 

Hacednos una valoración del Festival de las Letras de La Puebla. ¿Podemos decir que estamos ante uno de los encuentros, de su género, más importantes de Andalucía?

David Eloy: Sin duda alguna. Y, por las circunstancias de todos estos años, veinte, dedicados a esto, conocemos muchos festivales… El Festival de las Letras es excelente: por la nómina de destacadísimos/as participantes cada año, por su calidad literaria y artística, por el esfuerzo del festival por llegar a espacios y públicos diversos (del centro penitenciario al Museo de Arte Contemporáneo, de la Plaza de Andalucía a la Sala Victoria o la Bodega Antonio Fuentes o la Biblioteca Alonso Vidal, la intensa participación de los colegios e institutos y de diferentes colectivos), por la acogida que tiene…

Hemos oído hablar con admiración del Festival en muchísimos lugares del país, los autores que intervienen (y son muchísimos en estos años) regresan encantados de una experiencia única. Es una suerte poder vivirlo… El Festival se debe a la imaginación, labor y empeño, año a año, de Miguel Ángel Rivero, gran conocedor y amante del arte, la literatura, la filosofía…, así como al buen hacer de todo el magnífico equipo de la Concejalía de Cultura, con María José Sánchez Gago y el resto de personas que consiguen que cada actividad salga fenomenal con su saber hacer, con su organización y atenciones.

 

PUBLICIDAD

 

Escuchándoos, parece que hay necesidad social de poesía, que la poesía es un bien necesario.

José María: Lo es. Hay muchas cosas fabulosas que hacer en esta vida, pero es una perderse lo que la poesía puede aportar en nuestras vidas.

 

En colaboración con Patricio Hidalgo habéis realizado varias videocreaciones… Con ellas obtuvisteis, por ejemplo, el Premio Andalucía sobre Migraciones, otorgado por la Consejería de Justicia e Interior a vuestra contribución artística en ese ámbito.

José María: La verdad es que nos hizo mucha ilusión que se reconocieran así nuestros audiovisuales, los videopoemas en los que tratamos de acercarnos a este asunto complejo (las migraciones, los migrantes, la diversidad cultural y lingüística, el derecho a la dignidad, al respeto y a la justicia) sin simplificarlo. Fue un estímulo y un impulso importante para seguir elaborando juntos nuevas piezas de videoarte, y en general, exploraciones en los mestizajes de imagen y texto, como el cómic o la novela gráfica.

 


Mi Patria Se llama Lejos / Premio Migraciones 2016 from Producciones Singulares on Vimeo.


 

Conocéis bien estos pagos. Según vuestro criterio, ¿qué escritores/as, cercanos, de este territorio (Campiña y Sierra Sur) y de todos los tiempos, merecen nuestra atención y lecturas?

David Eloy y José María: A ver… Seguro que se nos olvidan muchos. Pero entre los dos igual son menos los olvidos… Nos gusta cómo escribieron los hermanos Moreno Galván, Julio Vélez, Salvador Cabello, Rodríguez Marín, Fernando Villalón, Pedro Garfias, Alfonso Jiménez, Rodrigo Caro… Nos gusta cómo escriben: Javier Salvago, Raúl Cortés, Antonio Miguel Morales, Juan Peña, Manuel Bohórquez

 

Terminamos con las breves: Un lugar cercano y otro de cualquier parte.

El Central en La Puebla, el añorado Castillo de las Artes en Morón (donde tuvimos el placer de actuar con Su Mal Espanta)… La Alameda de Hércules de Sevilla, nuestro barrio desde hace muchos años.

Un libro.

Los dos que acabamos de publicar en Libros de la Herida: el libro de relatos El bombero de Pompeya, de Miguel Ángel García Argüez, y A mano alzada, el esperado poemario de Esther Garboni. Y un tercero: Fuegos de palabras, la antología de aforismos poéticos contemporáneos que ha seleccionado y estudiado Carmen Camacho.

Un plato.

Cualquiera en buena compañía.

Un defecto.

Cierto perfeccionismo.

Una película u obra de teatro.

La película Themroc, brindando por el mayo del 68. Y en teatro, cualquier obra de La Zaranda.

Una afición.

La lectura y los libros, claro está. Y la música. Y el arte. Y el fútbol.

Una canción.

Muchas de Daniel Mata en el Callejón del Gato. Y de Miguel Bueno. Y de Quesia.

Un deseo.

Tantos… Nuestro último álbum ilustrado, ilustrado por Patricio, trata de esto y se llama El libro de los deseos.

Una obra plástica.

La obra de Joan Brossa. Y Francis Bacon. Y Lucian Freud. Y Ángeles Santos. Y Remedios Varo.

Un recuerdo.

Charlas y paseos con Agustín (García Calvo) e Isabel (Escudero), recientemente, ay, desaparecidos y a quienes se echa de menos.

Un verso, frase o cita.

Recordamos una copla del querido y añorado Paco Díaz Velázquez: “Se asomaba a la ventana / de sus sueños y veía / lo que le daba la gana”

Un sueño.

Que se cumplan todos los sueños que merezcan ser cumplidos.

 

 

Su mal espanta:

Blog.

En Facebook.

En Soundcloud.

Editorial: 

www.librosdelaherida.blogspot.com

 

 

 

La Web de Agenda Atalaya utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies, Acceda al enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies