«Lo que no se comunica no existe»
Gabriel García Márquez

Núñezdedios, un artista plástico que ama provocar en sus obras

«Me encuentro muy a gusto cuando la inspiración me llega de lo jondo»

Aurora Molina / Agenda Atalaya.

 

Teniendo en cuenta su vinculación con el proyecto ‘Bombearte’, ¿cree que sería de gran avance una iniciativa similar en los centros educativos españoles?

Este proyecto es una iniciativa fraguada en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Granada e implantada en los territorios hondureños donde la ONG ACOES tiene su labor docente, una educación artística de primerísimo nivel para alumnos de zonas desfavorecidas. Zonas donde existen unas condiciones sociales extremas y de no ser por este programa los jóvenes no tendrían acceso al arte con mayúsculas. En el proyecto Bombearte trabajamos el arte contemporáneo como herramienta de pensamiento, de reflexión y de progreso. Por supuesto que sería bueno también para los centros españoles; el arte es un lenguaje universal y necesario al que los planes docentes no terminan de dar la importancia que puede ejercer en la enseñanza como formación integral de los alumnos.

Sabemos que es un artista al que le gusta trabajar relacionando todo lo posible sus vivencias con sus creaciones. ¿Con qué obra o proyecto ha logrado alcanzar su punto máximo de intimidad, ese quejío del que nos habló en su obra ‘Lo íntimo de lo Jondo’.

El arte de crear está vinculado inexcusablemente a las experiencias que como personas gestionamos: en el dolor, en la gratificación, en la impotencia, en el placer, en los miedos… Ese quejío aflora de una forma innata por cuanto está vivido y esa es la expresión veraz que un autor desarrolla, con más o menos éxito. Decidir sobre qué hijo te gusta más se nos antoja tarea complicada, pero quizá mi serie Razas, que reflexiona sobre la represión histórica de ciertas etnias y razas, haya sido un tema recurrente de mi expresión, y es una serie que sigo alimentando en piezas constantemente. Quizá sea la que más me ha cautivado por su significado social.

 

PUBLICIDAD

 

Tocando un tema de su localidad natal, La Puebla de Cazalla, ¿por qué el flamenco en el arte plástico? ¿Qué significa para usted expresarse a través de esta bonita rama que nos regala la música?

El flamenco, lejos de ser un arte exclusivista en sí, es un arte generoso y universal, que acoge, arropa y se nutre de otras doctrinas visuales y plásticas. El flamenco es cante, baile, toque, pero también poesía, pintura, escultura… y voz social; tiene un fértil poder de atracción para la creación, y eso en mí ha calado, como inevitablemente calan todas las manifestaciones de donde uno procede. La verdad es que me encuentro muy a gusto cuando la inspiración me llega de lo jondo porque me es un tema muy doméstico.

Hablaba en anteriores entrevistas sobre su gusto por provocar en el espectador una serie de sensaciones que le hagan investigar, interesarse en lo que perciben. Si bien, ¿qué siente cuando ve el éxito de sus obras en esas personas que interactúan con usted a través de las mismas?

La provocación la entiendo como una herramienta para la reflexión, es un elemento muy recurrente en mi trabajo, esa llamada de atención de lo extraño, lo inverosímil, lo raro, lo incómodo, y a partir de ese punto iniciar un ejercicio de diálogo entre la obra y el espectador; si en ella, además, se interactúa de alguna forma, es aún más enriquecedora la experiencia. El enfrentamiento a una obra siempre parte de un punto de provocación, la mera contemplación de la misma es un inicio de curiosidad que incita a descubrir algo más. Si la obra se muestra demasiado obvia puede carecer de mensaje rompedor, si en cambio es más radical ya contratas un diálogo de descubrimiento con muchos matices, puntos de vistas, estéticas y significados. En definitiva, esos son los argumentos del arte contemporáneo, y en esa provocación, personalmente, encuentro un ejercicio de gozo.

 

 

En relación con el proyecto ‘Pozo Amargo Cultural’, ¿qué le parece el uso del arte como atractivo turístico a la vez de reactivador poblacional en núcleos rurales que han sido olvidados en su gran mayoría? ¿Propondría algún otro medio para lograr ese objetivo?

Arte y naturaleza es un binomio que funciona, y si a ello le unes la dinamización de zonas rurales a cuya población le resulta más complicado acceder a ciertos escenarios culturales, para de alguna forma poner en valor ese territorio patrimonial, la fórmula a todas vistas es certera. Pozo Amargo Cultural es una experiencia que se ha llevado a cabo por primera vez con un notable éxito, donde se ha gestionado una simbiosis entre cultura, patrimonio, naturaleza y reencuentro social. En ese sentido nace otra experiencia ambiciosa en la que llevamos trabajando un par de años como es la creación de una residencia de artistas en este idílico lugar, el balneario de Pozo Amargo, a camino entre Morón de la Frontera y Coripe, todo se verá. Es un natural que el Hombre vuelva a la naturaleza.

Partiendo de su obra ‘Malditas’, ¿qué relación encuentra entre su camino profesional y personal, y esas “malas hierbas” de las que nos habla?

Pues como definíamos anteriormente, el concepto creativo va unido ineludiblemente a las experiencias y trayectorias de cada uno. Por mi profesión, tener tanto contacto con el sector agroindustrial sin duda me ha movido a generar una obra que grita sobre el ecosistema con un trasfondo de marginalidad: el concepto “maldito” es un rechazo, por desubicación de lugar, tiempo o costumbre, que se hace con estas hierbas que nacen asilvestradas, y que lejos de ser una amenaza para las zonas intervenidas por el hombre, como jardines y cultivos, constituyen un verdadero equilibrio para la flora y fauna de nuestro hábitat. La conciencia social y en este caso la ecológica es un valor noble a trabajar.

 

PUBLICIDAD

 

La naturaleza y la vida  constituyen la mayor fuente de belleza existente. Pero, aun así, podemos establecer preferencias. ¿Cuál sería para usted la máxima belleza desde la cual decide crear para que el mundo disfrute con su trabajo?

El ejercicio de creación es una tarea compleja, y depende de las circunstancias y estados de ánimos a los que nos enfrentamos. La trama puede provenir de muchas inspiraciones, y para alcanzar una pieza creativa hay que intentar ser inteligente y conocer cabalmente el tema sobre el que quieres hablar, para no caer en lo mediocre. Pero resulta que, algunas veces, funciona la ingenuidad, y se crea una pieza desde un prisma infantil y no viciado, dejándose llevar por impulsos y dando rienda suelta a la sensibilidad. Cuando expresamos a través de las obras es porque en nosotros hay una necesidad innata de manifestar, de mostrar a los demás nuestro punto de vista con nuestro mejor lenguaje.

Para despedirnos, podría describir brevemente qué siente al saber que con su arte no sólo se disfruta de él, sino que también supone ayuda y motivo de felicidad para aquellos que más lo necesitan.

En cierta forma, quienes nos dedicamos a esto, tenemos presente un discurso de conciencia que aflora desde nuestro trabajo: la denuncia, el construir un mundo más justo, un espacio más afable, es un deber moral y ese debe ser nuestro leitmotiv.

 

 

Un lugar cercano y otro de cualquier parte.

El balneario de Pozo Amargo,  la torre Gálata en Estambul y la colonia La Paz en la selva hondureña.

Un libro.

Romancero Gitano, Lorca.

Un plato.

Jarria con pan de mi pueblo, sin ninguna duda.

Un defecto.

La absorción caótica de conceptos, ideas, pensamientos… aunque pensándolo, quizá sea una virtud.

Una película u obra de teatro.

Ese oscuro objeto del deseo, Luis Buñuel, precisamente los interiores se rodaron en casa de mi amiga y artista Teresa Lafita.

Una afición.

La arquitectura.

 

PUBLICIDAD

 

Una canción.

The sweetest Taboo, Sade.

Una bebida.

La que se disfruta con amigos.

Un recuerdo.

Las carreras a las 12:00 de los cinco de enero en busca de reyes.

Una cita o un verso.

Se lo robo a Aute, en todo… “me va la vida en ello”.

Una obra plástica.

La serie “La viña”, Carmen Laffón.

Un sueño.

Pues eso… soñar en estado bucle, no sé hacer otra cosa.

 

PUBLICIDAD

 

La Web de Agenda Atalaya utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies, Acceda al enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies