«Lo que no se comunica no existe»
Gabriel García Márquez

«Es el Morón argentino, antes que Estados Unidos, la cuna del Blues»

Pablo Guallar, cineasta

En el Morón de Argentina, Pablo Guallar (n. 1986), experimentado cineasta, trabaja en la película titulada La Cuna del Blues .

El director moronense nos confiesa que siempre ha sentido una afición especial por los antiguos registros fonográficos de este género musical. «Existía una familiaridad con esas voces que decían algo más allá de lo aparente o superficial. Había algo que me llamaba poderosamente la atención: un sonido ancestral. Un grito de libertad, directo del corazón, puro, sin maquillaje, visceral».

En febrero de 2020, Pablo Guallar aterrizará en la campiña sevillana para descubrir cómo se siente el blues en el sur andaluz y explorar una vertiente de la historia desconocida aún: ¿qué pasaría si, a través de esta película, pudiéramos demostrar que el origen del blues se remonta mucho antes de lo que creemos? ¿Qué sucedió con las comunidades afrodescendientes del país argentino?

La ardua investigación que el equipo de Guallar está llevando a cabo quiere dar respuesta a estos interrogantes: «La idea es poner en cuestión una construcción de los acontecimientos que nos fue dada como verdadera por los estadounidenses, quienes no dudaron en hacer  de este canto de libertad un negocio que aumentase las arcas de sus discográficas».

Los Hermanos Francia crean los sones del Blues durante su estancia en Morón como trabajadores del ferrocarril.

En el linde entre la ficción y el documental, La Cuna del Blues sigue las aventuras de dos detectives que van tras las huellas de Los Hermanos Francia, presuntos creadores del Blues. La historia se sitúa entre 1856 y comienzos del siglo XX. Un grupo de africanos esclavos provoca un motín en Alta mar, desviando el rumbo de su viaje hacia las costas del Río de la Plata. Guallar explica que es en este momento, durante su periplo en Buenos Aires —y su estancia en Morón como trabajadores de Ferrocarril del Oeste—, en ese espacio de inspiración, donde Los Hermanos Francia crean el ritmo que luego sería adoptado por la población afro de Norteamérica como identidad sonora.

 

Estación de Morón (Argentina).

 

«Proponemos una perspectiva revisionista del blues, pero a la vez abordamos problemáticas sociales que se encuentran latentes y necesitan ser revisitadas». El realizador insiste en la importancia que tiene el conflicto migratorio en la historia y también en la actualidad. «La xenofobia se encuentra instalada y es moneda corriente en numerosos sectores de la sociedad», comenta.

Esto nos recuerda cómo el Arte puede servir de motor de cambio, o al menos de agitador de conciencias. La xenofobia existe, la ignorancia también. La migración y la trata de personas es un problema actual, oculto en el silencio, escondido en valores nacionales y banderas.

El modo de abordar la realidad de Guallar nos recuerda al de algunos de los creadores que han pasado por Agenda Atalaya, como Antonio Miguel Morales o Raúl Cortés. Esto nos decía el argentino sobre el poder del cine: «estoy convencido que el cine puede ser un motor que ayude a despertar a la sociedad. Estamos acostumbrados a un cine que nos adormece, que nos cuenta una y otra vez la misma historia. Es por eso que apostamos por un cine crítico que eleve nuestra conciencia, que ponga bajo sospecha muchos de los discursos que se nos presentan como la verdad establecida, y que a su vez sea eminentemente popular y entretenido».

Hace seis años, Pablo Guallar tomó la decisión de comenzar la escritura de un guion cinematográfico junto a Juan I. Caruso. Luego se suma su hermano, el escritor Ariel Guallar. «Fue un gran desafío plasmar y ordenar el gran flujo de información disponible. Surgieron preguntas sobre cómo contar la historia, cómo escapar al prejuicio y la desconfianza que pueden surgir al plantear que Morón —y no Estados Unidos— es la cuna del blues. A su vez surgió la reflexión: ¿por qué no usar esta variable a nuestro favor?».

El rastro difuso de las huellas dejadas por Los Hermanos Francia en otras latitudes confiere a la película un carácter internacional.

El director de La Cuna del Blues nos revela que durante este razonamiento se le presentó la oportunidad de contar la historia, «me encontré con un interlocutor que lograba una empatía inmediata con el proyecto. Creo que esa empatía con el espectador es lo que hace tan especial a nuestra película». Además, el rastro difuso de las huellas dejadas por los Hermanos Francia en otras latitudes confiere a su relato un carácter internacional.

Guallar viajará a la vieja Europa, concretamente a Morón de la Frontera, un destino obligado que forma parte de «un triángulo místico moronense», para descifrar el verdadero origen del Blues. «Este triángulo conecta nuestra ciudad de Morón, Morón de la Frontera, y se cierra con el Morón de Cuba». Su hipótesis postula que Los Hermanos Francia conocieron y recorrieron estos tres lugares, fundamentales en el origen del género musical.

También nos cuenta que existe otro triángulo en torno a las ciudades de El Dorado (en la provincia de Buenos Aires), la Isla de Gorea (en Senegal), y el estado de Mississippi (en Estados Unidos), donde Los Hermanos Francia difundieron el ritmo que iba a recorrer todas las plantaciones de algodón de la región.

 

Los Hermanos Francia.

 

A la vez que trabaja en La Cuna del Blues , Pablo Guallar se encuentra finalizando el montaje del filme documental Crónicas del Exilio, codirigido con Micaela Montes, que trata acerca de los exilios del cineasta Octavio Getino, nacido en 1935 en León, España, y exiliado a la Argentina en 1952, donde forma su vida familiar y profesional. El documental busca «poner en relieve las transformaciones que genera vivir una experiencia tan desgarradora, tanto en el exiliado como en su entorno familiar». Con este proyecto ha ganado el Concurso de Desarrollo de Proyectos Raymundo Gleyzer y apunta que su estreno será en 2020.

Pablo Guallar es realizador de cine. Licenciado y Profesor en Artes. También es escritor y docente. Es un hombre comprometido y su cine también. Tiene claro que el cine sirve para visibilizar los problemas y ponerle solución. Guallar es autor de numerosos cortos merecedores de premios en festivales a nivel internacional. Su primer largometraje fue Vía muerta , realizado de forma independiente en el Conurbano Bonaerense.

Haremos un teaser para conseguir la financiación que nos permita hacer realidad esta película.

En 2014 produce y dirige Morón city Blues , un largometraje galardonado en el Festival de Cine Inusual de Buenos Aires (Mejor Dirección). Su último filme, Siestas, fue parte de la selección del Festival del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana y del Concurso Oficial del Festival Latinoamericano de Trieste, entre otros festivales.

En la actualidad, el proyecto La Cuna del Blues se encuentra en desarrollo. Durante todo este tiempo han realizado diversas labores de pre-producción y conseguido numerosos avales. «Lamentablemente, la situación del cine argentino atraviesa una gran crisis, espejo del momento crítico del país», denuncia Guallar. «Sin embargo, esto no nos ha detenido. Al contrario, hemos aprovechado todo este tiempo para consolidar cada vez más nuestro relato», continúa. La intención del equipo es realizar un teaser para conseguir la financiación necesaria que les permita hacer realidad esta película. Si quieres saber más sobre Pablo Guallar puedes visitar su web: pabloguallarcine.wordpress.com

 

Rosario Maldonado / Agenda Atalaya.

 

 

Déjanos tu comentario

La Web de Agenda Atalaya utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies, Acceda al enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies