Se presenta el libro «Fortificaciones de la Banda Morisca en la provincia de Sevilla»

Una monografía sobre nuestras torres y Castillos medievales

Torre-del-Bao

El pasado 26 de enero se presentó en la Casa de la Provincia el libro Fortificaciones de la Banda Morisca en la provincia de Sevilla, del que es autor el arquitecto Juan Francisco Molina Rozalem, y que publica la Diputación dentro de su clásica colección Arte Hispalense. El autor condensa aquí los resultados de su reciente tesis doctoral (galardonada en 2015 con el Premio Defensa del ministerio), y selecciona para nosotros ocho fortificaciones de la provincia, atendiendo a su tipología y representatividad.

Como cabe esperar, el peso principal de la investigación radica en el estudio arquitectónico de las fortalezas conservadas; pero afortunadamente el autor no trata el análisis descriptivo y tipológico como un fin en sí mismo, sino como una útil técnica para extraer importantes conclusiones históricas.

Con la conquista castellana del valle del Guadalquivir y la incorporación del Reino de Sevilla a mediados del siglo XIII, se consolida al sureste un espacio de frontera con los territorios musulmanes: la Banda Morisca. Esta particularidad fronteriza perdurará con altibajos hasta la toma de Granada en 1492.

 

Fortificaciones-Banda-Morisca
Castillo de Utrera (izquierda) y Castillo de Morón (derecha).

 

Para su defensa, hasta finales del siglo XIII se aprovecharon en gran medida las fortificaciones preexistentes; sin embargo, durante el primer tercio del siglo XIV el autor detecta en nuestra zona un proceso planificado de encastillamiento, en el que intervinieron la Corona, el Concejo de Sevilla y la nobleza propietaria de señoríos allí donde se había establecido esta peculiar fórmula política y defensiva.

Este programa común se percibe en las similitudes constructivas de muchas de las fortalezas, a veces con elementos novedosos ajenos a los conocimientos arquitectónicos locales; lo que hace pensar al autor en la participación de técnicos extranjeros.

Este trabajo sistemático permite al autor superar en buena medida las limitaciones impuestas por el desigual estado de conservación de las fortalezas tratadas, así como el conocimiento parcial que de ellas se tenía: unas, estudiadas hasta ahora con un enfoque meramente local, y otras, directamente relegadas al olvidado en medio de campos de labor.

Con este libro, la administración tiene un elemento más para cuidar y poner en valor estos edificios, que son testimonio del nacimiento de muchos de nuestros pueblos actuales y de una curiosa realidad fronteriza que duró más de doscientos años.

 

Ezequiel Gómez – feriadelaseda.wordpress.com

Imagen superior: Torre del Bao, en el término municipal de Los Molares.

 

PUBLICIDAD

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *