«Lo que no se comunica no existe»
Gabriel García Márquez

Hierba luisa, hierba de la princesa, cidrón, luiso, hierba de las tres hojas

Nuestra flora | José Pérez Dávila

Aloysia citrodora Palau, Aloysia tripilla.

   

Familia: Verbenáceas.

Su nombre:  También llamada Aloysia tripilla (de Luisa de tres hojas) y Lippia tripilla, nombre debido al alemán Kuntre en el siglo XVI, aunque hoy se la conoce con el nombre científico de Aloysia citrodora, que significa «de Luisa» y «con olor a limón».

Fue introducida en Europa en el siglo XVIII.

Como nombre común, además de hierba luisa se la conoce con los siguientes nombres: Cidrón, hierba cidrera, hierba princesa, hierba de las tres hojas, verbena de olor y cedrón del Perú.

Dedicada por Antonio Palau y Casimiro Gómez Ortega a la princesa de Asturias María Luisa de Borbón, hija de Carlos IV, casada con Luis I de Parma en un vergonzoso folleto donde escribió: «Dedicada a la princesa de Asturias, Nuestra Señora baxo su Augusto nombre», aunque otros creen que fue dedicado a María Luisa de Parma, esposa de Carlos IV.

Origen: Argentina, Chile, Uruguay y Perú.

Descripción:  Es un arbusto perennifolio  de unos tres metros de altura, hojas en grupo 3 o 4 lanceoladas, de color verde claro, de unos 7 cm de longitud, con fuerte olor a limón, flores en panículas terminales de color rosadas o blanquecinas, corola acampanada, simpétala. Su fruto es una drupa, aunque es difícil que madure.

Florece de junio a octubre y suele durar 15 años.

Exigencias: Se adapta bien a cualquier terreno, aunque los prefiere fértiles, comprendido entre unas alturas desde 0 hasta 800 metros sobre el nivel del mar, no tolera las heladas y el mucho riego hace que se pudran las raíces, la sequía provoca la caída de sus hojas, se poda dos veces al año ( junio y noviembre) florece de junio a octubre.

Usos:  En el siglo XIX se solía introducir saquitos de hierba luisa en las almohadas, con lo que se conseguía un agradable aroma y por sus propiedades ayudaba a un sueño tranquilo.

Macerando sus hojas con alcohol se obtiene un perfume muy agradable también se ha usado como planta tintórea,

Se prepara un licor con 60 gramos de alcohol etílico de 60º con 60 gramos de hojas frescas, 350 gramos de azúcar y 160 gramos de agua, igualmente se fabrica un jarabe refrescante para niños.

Se ha usado en confitería, licorería, perfumes y bebidas refrescantes.

Con manzanilla o té también se prepara una  limonada de hierbaluisa que ayuda a conciliar el sueño.

Como condimento en muchos platos y ensaladas. Aromatiza y da sabor a postres, dulces, ensaladas,  y salsas

Es muy decorativa por lo que se ha usado en jardines.

Aromatizante en infusiones.

En Francia se usa para dar sabor a los licores.

La infusión de sus flores evita el mal aliento enjuagándose la boca.

Se usa como repelente de plagas en el jardín y se cree que ahuyenta a los mosquitos.

Su aceite esencial es usado en cosmética por sus propiedades bactericidas y fragantes.

En Sudamérica para cuidados del cabello.

Hoy es de las plantas aromáticas más consumidas en Europa.

Propiedades medicinales: Según Dioscórides «sus hojas y flores despiden un olor muy agradable a cidra, útil para el sistema nervioso, las indigestiones, palpitaciones, flatos, vértigos de la hipocondría e histéricos».

Los doctores Salvador Solivar y Joaquín Rodríguez publicaron 46 ensayos clínicos sobre esta planta, comprobando su utilidad en inapetencias, digestiones pesadas, dolor de estómago, vómitos y fenómenos histéricos a veces con desvanecimiento.

También se le ha atribuidos propiedades de eliminar gases (carminativo), contra la tos, como eupépticas, febrífuga, para aliviar los dolores menstruales y en algunos casos de alteraciones nerviosas como la ansiedad, sedante de la tos, contra los cólicos biliares y renales, dispepsias agudas (empachos y digestión) y dispepsias crónicas (digestiones pesadas), excitante del aparato digestivo, calmante;

Aromatizante de tisanas como la menta, manzanillas valerianas etc.; mezclada con tomillo es ideal contra la bronquitis, también ayuda a las digestiones de los niños.

Para combatir los insomnios y estados nerviosos se toma una infusión de hierba luisa con hierbabuena 30 minutos antes de acostarse.

En Sudamérica se toma del mismo modo que el té como sedante, antiespasmódica, aperitiva, tónico estomacal, carminativa, tónica digestiva, inapetencia, jaquecas, flatulencias y  antihistamínico. 

En Cuba se usa contra la epilepsia y contra el insomnio.

Su infusiones, sedantes, se han usado para el cuidado de la piel alrededor de los ojos.

Digestiva, estimulante del apetito,  estomacal, febrífuga, antiespasmolitica,  alivia el  dolor de muela, antihistamínica, anemias,  antibacteriana, fungicida y antiasmática.

Estimulante en enfermedades nerviosas como melancolías, hipocondría, contra el estrés, dolores y espasmos de estómago, flojedad de los intestinos, indigestiones, palpitaciones. En general sus efectos relajantes se consiguen no solo tomándola sino en baños calientes.

En gárgaras alivia la garganta irritada, inflamada o con infección.

En infusión cuida el hígado y alivia el ardor de estómago.

Se fabrica un jarabe para las fiebres intermitentes.

De modo externo se pueden aplicar la infusión con gasas sobre picadura de insectos o mordeduras de animales, o limpiarlas para favorecer su curación.

Aunque se considera que tiene ni contraindicaciones ni efectos secundarios, algunos desaconsejan su uso durante el embarazo.

Retrasa el envejecimiento por su acción antioxidante y antitumoral que combate los radicales libres con lo que previene los daños celulares.

Es expectorante expulsando la mucosidad de las vías respiratorias siendo utilizada en gripes, resfriados, bronquitis, etc.

Componentes: Se le conocen más de cien componentes siendo los más abundantes e importantes: aceites esenciales en un 0´2 %, como el citral en un  35% del total de los aceites, limoneno, terpineol, cariofileno, geraniol y nerol. También contiene un aldehído sesquiterpenico, linalol, ternineol, flovonoides, cumarinas, verbenona  además de un 8% de agua y minerales en un 15%.

Historia: Para Joan Sisa es su planta preferida por su olor cítrico y su sabor alimonado y algunos la confunden con la verbena.

Fue introducida en Europa en el siglo XVIII, existiendo unas 20 especies diferentes.

El primero en estudiar esta planta fue el médico sevillano Juan de Castañeda a comienzo del siglo XVII y posteriormente envió a Clusius unas cartas en las que la describe como «yerba cidrera con olor a cidra y sabor a toronjil». 

Fue dibujada por primera vez por Bruno Salvador Carmona y Joaquín Ballester con la siguiente leyenda: «Dedicada a la Princesa de Asturias Nr. Sra. baxo su Augusto nombre».

Su primera publicación se debe a Palau aunque se le atribuye indebidamente a Jussieu.

Pero como ya se ha citado fue descrita para la ciencia  por Antonio Palau i Verdera (1734 – 1793) farmacéutico de Blanes que fue posteriormente nombrado segundo catedrático del Real Jardín Botánico de Madrid, y organizó importantes expediciones botánicas a Nueva España, Perú y Chile.

Sobre el origen de su nombre hay dos versiones: según una de ellas fue dedicada por Antonio Palau i Verdera y Casimiro Gómez Ortega a la princesa de Asturias María Luisa de Borbón hija de Carlos IV casada con Luis I de Parma según consta en un folleto conservado en el archivo de Simancas.

Por otra parte según José María López Piñero fue dedicada a María Luisa de Parma esposa de Carlos IV.

Si es cierta esta segunda versión, la citada reina junto a su favorito Manuel Godoy agradeció ese honor haciendo que desapareciera casi en su totalidad el auge científico del siglo XVIII persiguiendo a naturalistas tan importantes como  Ortega, Pavón y Bru entre otros. No se comprende cómo fue defendida por Cavanilles y el pintor Francisco de Goya.

Leyendas y tradiciones: Se cree que sus hojas en baño caliente  ayuda en los partos.

Existe una leyenda que cuenta como un pescador se enteró de que en la noche de San Juan la hierba luisa florecía tres veces con flores de oro, pero para poder cogerlas tenía que llevar en la mano algún objeto de acero. Él insistió en ir solo y se llevó su escopeta, que era de acero. A las doce de la noche salió la flor, pero era tan brillante que el hombre tuvo que cerrar los ojos, con lo que no pudo cogerla. Al poco desapareció, volvió a salir y ocurrió lo mismo,. A la tercera, aun con los ojos cerrados, agarró la flor pero no se dio cuenta de que se le había caído la escopeta. La flor desapareció en su mano. A continuación se le apareció un gigante con una capa negra y le dijo ¡Falta que seas valiente, perdiste tu oportunidad! . Volvió a su casa y cayó enfermo durante  varios días.

 

José Pérez Dávila.

 

 

Déjanos tu comentario

La Web de Agenda Atalaya utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies, Acceda al enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies