José María Sánchez Reviriego, alcalde de Olvera (II)

Al sur del sur | Juan Antonio del Río Cabrera

José María Sánchez Reviriego, alcalde de Olvera (I)
Un artículo de Juan A. del Río Cabrera en la sección «Al sur del sur»

Premios-Candil-de-Oro-2017-800

El trabajo de investigación que culminó con este artículo —con una primera entrega publicada en este sitio— ha servido de base al homenaje que está gestionando desde hace años el Ayuntamiento de Olvera. Próximamente se le pondrá el nombre de José María Sánchez Reviriego y una placa a una plaza del casco antiguo.

Y el resumen del procedimiento nos da a conocer mejor la complejidad de sus actuaciones y la problemática en la que estaba inmerso:

Don Fernando Cortés Cortés, sargento de Infantería, secretario del Juzgado Militar de Ejecuciones de esta plaza y provincia, del que es juez el teniente provisional y caballero mutilado de guerra por la patria don Carlos Gómez del Valle y de Codes.-

Certifico: Que en la causa nº 1700 de 1940 de la Auditoría de Guerra de la 2ª Región Militar, nº 112 del mismo año de esta Delegación, seguida contra José Mª Sánchez Reviriego, aparecen entre otros los particulares del literal siguiente:

Resumen.- Excmo. Sr. Fue iniciada la presente vía en virtud de proceder obrante a folio 3 y de lo actuado aparece que José Mª Sánchez Reviriego, en el primer atestado que le instruye la Guardia Civil de Caravaca (Murcia) manifiesta que cuando marchaba huido y fue aprehendido por las fuerzas nacionales, quemó su documentación de Policía rojo; que fue presidente de Izquierda Republicana y Alcalde de Olvera, hasta el 20 de Julio de 1.936. Que huyó a zona roja y tomó parte en un concurso anunciado de policía y aprobó, desempeñando este cargo en Almería desde el mes de Noviembre de mil novecientos treinta y seis hasta la terminación de la campaña. Que no tomó parte en los desmanes y asesinatos cometidos en Olvera, puesto que todo lo ejecutaron una columna que entró procedente de Ronda y que, si bien ha tenido ideas izquierdistas, siempre ha sido amante del orden y de la Justicia.

&nbsp

Foto de José-María-Sánchez-Reviriego en su juventud
José María Sánchez Reviriego de tertulia en su juventud. Es el segundo por la derecha.

&nbsp

En su declaración obrante al folio 6 manifiesta el encartado que ostentaba el cargo de alcalde desde el mes de Febrero de 1.936, o sea desde el triunfo del Frente Popular, como representante del partido de Izquierda Republicana, del que era su presidente. Que fue requerido por el Sargento de la Guardia Civil para que se sumara al movimiento y manifestó que no lo hacía por razón de ideología, pero que con el fin de que no hubiese derramamiento de sangre hacía entrega del Ayuntamiento en el momento. Que rogó a dicho Sargento procediese a su detención para no dar lugar a represalias del populacho, que lo tomaría por traidor, ya que estaban decididos a luchar contra el G. M. [Glorioso Movimiento] con todos los medios a su alcance, a lo cual accedió el referido Sargento y estuvo detenido hasta el día 29 de Julio de 1.936 en que entró la columna y se apoderó del pueblo, que lo pusieron en libertad.

Con motivo de haber entregado voluntariamente el Ayuntamiento, no estaba bien considerado entre los republicanos y decidió marcharse fuera del pueblo a sus alrededores. Al día siguiente observó la entrada de la Columna Nacional en Olvera y los huidos que salían de la población le dijeron que no entrase, puesto que estaban asesinando a todos los que eran de izquierdas, y si bien el declarante no tenía miedo alguno por no haber cometido hechos delictivos, ante la idea de perder la vida, decidió huir a Málaga, donde permaneció unos meses, y después a Almería donde, como ya ha dicho anteriormente, ingresó en el cuerpo de policía rojo. Que como agente de policía cumplió los servicios de detenciones y registros domiciliarios que por sus superiores se le encomendaban, pero que no ha tomado parte directa ni indirecta en incautaciones, saqueos ni asesinatos.

En los folios 7 y 8 informan el Delegado de Información e Investigación de FET y de las JONS y la Guardia Civil de Olvera, quienes hacen constar que el encartado ha sido en todo momento el alma directiva de la política izquierdista que guiaba a su antojo a las masas, habiendo ostentado el cargo de Alcalde en varias ocasiones. Que al iniciarse el G. M. N. [Glorioso Movimiento Nacional] se opuso a éste, fue detenido por la Guardia Civil y detenido [liberado] por las turbas, salió a recibir a la Columna roja autora de tantos asesinatos, a los que convenció de que no encontrarían resistencia. Que desde luego no se cree tomase parte activa en los crímenes perpetrados en aquella población.

PUBLICIDAD

Al folio 10 informa el Ayuntamiento de Almería que el encartado estuvo destinado en aquella capital como Agente de Policía Rojo, donde fue un gran propagandista del marxismo y deteniendo a infinidad de personas de orden y dando malos tratos a los detenidos, por ser Jefe de la Brigada Social, e incluso hacía simulacros de paseos y disparaba a los detenidos con pólvora para así hacerlos declarar. Fue el que dirigió la quema del archivo de la comisaría de Huércal-Overa. Parece que pertenecía a la masonería y, además, fue uno de los organizadores de la expedición de presos que se llevó a Turón.

Al folio 20 se informa que a causa de sus informes a la Inspección General roja fueron fusiladas en Almería varias personas y que en la Comisaría daba malos tratos a los detenidos. Dispuso, de acuerdo con el Gobernador apellidado Cañas, las expediciones de detenidos a Turón, donde fueron asesinadas numerosas personas. Se le considera como un criminal enemigo de la Causa.

Al folio 23 aparece copia de un acta de sesión celebrada por el Ayuntamiento de Olvera, siendo alcalde-presidente el encartado, José María Sánchez Reviriego, y a propuesta del mismo se acuerda constituirse el Ayuntamiento en sesión permanente dispuesto a cumplir con todo rigor las medidas que dimanen del Gobierno de la República. Acordaron incautarse igualmente de todos los aparatos de radio para que por el público no sean oídas otras noticias que del antedicho gobierno. Consideran al Comandante del Puesto de la Guardia Civil de Olvera como adherido a los sublevados y consignan en acta su más enérgica protesta y requieren a la Guardia Civil para que deponga su actitud y se una al Gobierno de la República. Se oponen terminantemente a la destitución del Ayuntamiento por la Guardia Civil.

Al folio 29 informa la Guardia Civil de Huércal-Overa que el célebre policía rojo Sánchez Reviriego se destacó muy pronto como hombre de ideas marxistas elevadas y de una obsesión persecutoria de toda persona de significación derechista dirigiéndole públicamente los mayores insultos e improperios para buscar motivos útiles y poder actuar practicando la requisa (robo de los automóviles de los vecinos de la población). Practicó la detención de muchísimas personas de derechas que en su mayoría sufrieron las torturas de la checa del Ingenio de Almería. También fue el mismo quien trajo a dicho pueblo al sanguinario gobernador Cañas, con fuerzas de asalto y de policía, y de madrugada asaltaron el cortijo de Las Beatas, de donde se llevaron detenidas al Ingenio a varias personas, entre ellas algunas señoritas. Por su refinada maldad llegó a ser el terror de todas las personas de derechas, no solamente en aquel pueblo sino en sus circunvecinos, a los que también se trasladó para detener gentes, siendo considerado como peligrosísimo para la causa Nacional.

Foto de familia Reviriego en Tarifa
De izquierda a derecha su cuñado José Sáenz Lozano, Josefa de Jesús Guzmán, esposa de éste, su nuera María Teresa con la niña en brazos y su viuda, Isabel Guzmán. La foto está hecha en Tarifa en 1975.

Al folio 30 informa la Guardia Civil de Cuevas que el encartado procedió a la detención de unas setenta y cuatro personas, siendo muchas de ellas asesinadas, y a las que daba trato inhumano, desconociéndose si tomó parte directa en los crímenes. Toda la población se muestra indignada ante dicho individuo y manifiesta sus deseos de deponer en contra del célebre policía que era el terror también en aquel pueblo.

Al folio 31 declara el vecino de Olvera don Mariano Manjón Longo, quien manifiesta como presenció como el encartado daba orden de que por el carpintero se clavaran las puertas del pabellón de los solteros de la Guardia Civil para evitar el saqueo.

Al mismo folio vuelto declara don José María Ballesteros Moreno, que se encontraba en el Ayuntamiento cuando el 20 de Julio de 1.936 se presentó el comandante militar a destituir el Ayuntamiento y, si bien protestaron, dijeron que entregaban el Ayuntamiento y se entregaron para que los llevasen a la cárcel.

Al folio 42 aparece un informe de Falange de Huércal-Overa donde se hace constar que el José María Sánchez Reviriego era Jefe de Policía Roja de la Comarca. Se distinguió por el trato que empleaba con los detenidos, jactándose más tarde de los procedimientos con los individuos afectos al Movimiento. Por su nefasta actuación se acreditó como el ser más abominable y cruel. Provocó infinidad de requisas, registros domiciliarios y detenciones, entre ellas la del médico forense y otros que más tarde fueron asesinados. Fue amigo y consejero del Gobernador Cañas Espinosa, creador de las temibles “Checas del Turón”. También lo consideran elemento peligrosísimo.

Al folio 44 aparece otro informe del Ayuntamiento de Almería, haciendo constar que por sus informes secretos fueron fusiladas varias personas. Llegó a hacer simulacros de paseos y disparaba a los detenidos con pólvora para así hacerles declarar, dando personalmente malos tratos a los detenidos.

Al folio 48 declara don Torcuato Soler Bravo y dice que el Sánchez Reviriego, muy furioso por no haber podido capturarlo, manifestó en una reunión de policías rojos que en cuanto lo cogiese lo mataría en una carretera, que detuvo a la esposa del declarante, que estuvo tres meses en la cárcel y practicó un saqueo de joyas (las que se relatan y especifican en la mencionada declaración).

A los folios 49, 50 y 51 obran declaraciones de los mismos Sres. que sufrieron el Martirio por mediación del Sánchez Reviriego, acusándole de su nefasta actuación y de su incalificable maldad y perversidad.

Al folio 81 obran también las declaraciones que ponen de manifiesto la peligrosidad del José María Sánchez Reviriego por todos los sitios que ha pasado.

A los folios 80 a 98, ambos inclusive, obran declaraciones recibidas en Huércal-Overa de personas que han sufrido los malos tratos del encartado y todas coinciden en afirmar que se trata de un elemento que no tiene comparación con persona humana por sus instintos perversos y criminales, autor e inductor de todos los martirios sufridos.

PUBLICIDAD

A los folios 102 al 111, ambos inclusive, declara el encartado y manifiesta además de lo dicho que pertenecía a la Masonería en la Logia de Cádiz. Relata con todo género de detalles su actuación en Olvera desde los primeros momentos en que se inició el G. A. N. [Glorioso Alzamiento Nacional] y se descarta de haber tomado parte en ningún hecho vandálico de los cometidos por las turbas y por la Columna de Ronda, afirmando que no tomó parte ni directa ni indirecta en los asesinatos y que al comunicarle al Jefe de la Columna lo que estaba sucediendo, manifestó éste al declarante que no olvidase también que a él le querían matar por ser un traidor al pueblo. Que ingresó en el cuerpo de policía y que, desde luego, practicó detenciones, requisas y cuantos servicios le fueron encomendados por la Superioridad. Que no fue destinado a Málaga para emitir informes secretos y que solicitó el cargo para Madrid, donde pudiera ganar lo suficiente para sostener a las cuatro personas que componían su familia. Que no es cierto y le indignan las acusaciones de los vejámenes cometidos con los detenidos. Se defiende de las denuncias formuladas por los vecinos de Almería y Huércal-Overa y expone los motivos de sus detenciones, que de todas las joyas y efectos incautados se levantaba acta triplicada y firmaban los interesados y dos testigos, enviándose todo a la Caja de Reparaciones de Almería. Niega haber tomado parte en el saqueo del cortijo de Las Beatas y sus detenciones. Que no tomó parte en la quema de los archivos de la Comisaría Roja de Almería. Que sólo habló una vez con el Gobernador Cañas y ésta fue porque éste visitó Huércal-Overa. Que no es cierto que se incautase de un aparato de radio pistola en mano y que no ha sacado nunca la pistola contra nadie y que a nadie de los que detuvo trató mal de obra ni de palabra. Dice que son inciertas las denuncias que se le hacen en las acusaciones precedentes. Que no es cierto hiciese en momento alguno simulacros de paseos y pide que se le caree con las personas que de ello se quejan para que quede desvirtuado todo. Al folio 113 obran antecedentes que justifican pertenecía el encartado a la Masonería. Al folio 118 declara don Francisco Bocanegra Villalba que efectivamente el destino de policía se lo consiguió un Diputado izquierdista por Cádiz, siendo destinado a Málaga con dietas para así atender a su familia. Seguidamente declara el testigo don Manuel Arenas que considera al encartado como un exaltado político, pero no capaz de cometer hechos delictivos y mucho menos criminosos, e igualmente declara don Jerónimo Arenas. Al folio 123 declara el testigo don Francisco Pérez Muñoz, que avala la actuación del inculpado por su caballerosa actitud, ya que no denunció su domicilio sabiendo, como sabía, quiénes se albergaban en él. En términos parecidos se expresan las declaraciones siguientes. A los folios 131 al 139 conocen nuevas declaraciones que dan prueba de lo nefasta que fue la actuación del encartado como policía rojo. Al folio 140 obra un expediente instruido contra don Andrés Villalba Calleja por no pagar los jornales a los obreros que le habían correspondido en el pacto celebrado el día 16 de marzo de 1936, iniciado a propuesta del José Mª Sánchez Reviriego como Alcalde. A los folios 161 y 162 aparecen nuevas declaraciones sobre hechos imputados al encartado por su actuación como policía rojo.

Sello de la Alcaldía Republicana de Olvera y cárcel en 1958. A partir de 1963 se convirtió en nueva Casa Consistorial.
Sello de la Alcaldía Republicana de Olvera y cárcel en 1958. A partir de 1963 se convirtió en nueva Casa Consistorial.

A los folios 165 al 194, ambos inclusive, obra exhorto diligenciado en Huércal-Overa donde se les han exhibido a los declarantes anteriormente en sus denuncias fotografías del encartado y todos afirman reconocerlo perfectamente e igualmente ocurre con otro exhorto diligenciado en Torredonjimeno obrante a los folios 197 al 199. Al folio 200 obra el auto de procesamiento del inculpado y al 208 se le notifica. Presta declaración indagatoria a los folios 210 al 212 y se une partida de nacimiento al folio 214. Al folio 217 aparece el certificado de antecedentes penales del procesado, que es negativo. A los folios 229 al 249 obra un exhorto diligenciado en los denunciantes de Cuevas de Almanzora y se afirman y ratifican en sus denuncias y manifiestan reconocer al individuo que se les ha enseñado en la fotografía como el mismo que cometió todos los desmanes en aquella población. Al folio 275 declara don José Díaz Viñuela y manifiesta que se encontraba de Comandante del Puesto de la Guardia Civil de Olvera, donde era Alcalde y Presidente de Izquierda Republicana el encartado José Mª Sánchez Reviriego; no obstante, siempre lo encontró dispuesto a ayudar en todo a la Guardia Civil y cooperó personalmente a la detención de cincuenta individuos que colocaban petardos y cometían actos de sabotaje antes del Glorioso Movimiento. Que procedió a la detención del Ayuntamiento y con él al Alcalde Sánchez Reviriego y, por consiguiente, se descarta que este individuo cometiese hechos delictivos en los primeros días y que, desde luego, el pueblo tomó represalias con éste por haberse mostrado en favor de las Autoridades poco antes del 18 de Julio. Que, aparte de ser izquierdista, su aspiración fue siempre hacia el orden y la justicia y en todo momento inclinado a que no hubiese derramamiento de sangre entre la fuerza pública y el vecindario. Con fecha 8 de Noviembre de 1.941 y según se justifica al folio 277 el Sr. Director de la Prisión Provincial de Cádiz le puso en libertad, trasladándose a su domicilio en Olvera, calle Azuaga, nº 6, donde se encuentra con prisión atenuada. En su consecuencia y considerándose concluso el período de sumario de la presente Causa, de acuerdo con lo prevenido en el artº 532 del Código de Justicia Militar elevo a V. E. la presente causa para que con su superior criterio resuelva lo que estime pertinente en Justicia. Jerez de la Frontera a 7 de Marzo de 1.942 El Comandante Juez Instructor Firmado: Pedro G. Pelayo. Rubricado.

PUBLICIDAD

Dictamen del Auditor. Excmo. Sr. Examinado el procedimiento ordinario instruido en la Plaza de Cádiz con el nº 1.700 contra José Mª Sánchez Reviriego y deduciéndose de lo actuado que los presuntos hechos delictivos de mayor importancia de los cometidos por el procesado fueron ejecutados en territorio de la Jurisdicción de Almería. Procede: Que V. E. acuerde la inhibición en favor de la Autoridad Judicial de Granada o su División de acuerdo con lo dispuesto en el artº 124 del Código de Justicia Militar… [51].

Pero la pieza fundamental es la larga declaración que hace en Olvera delante de uno de los tribunales en los que se tiene que presentar y de la que voy a resaltar principalmente la parte referente a esta localidad, dejando para otra ocasión la que corresponde a sus años en Almería: En la Plaza de Olvera a veinte de Agosto de mil novecientos cuarenta. Ante el Señor Juez y presente el Secretario compareció el inculpado anotado al margen quien, una vez que fue exhortado a decir verdad y previsto de las penas en que incurre el reo de falso testimonio, preguntado que fue a tenor de las generales de la Ley, dijo: Que se llama José María Sánchez Reviriego, de treinta y nueve años de edad, estado casado, de profesión comerciante, con instrucción, vecino de Olvera, con residencia en calle Jesús, nº 5, y sin que le comprendan las demás generales de la Ley.

Preguntado por S. S.ª para que manifieste su filiación política, social y sindical con anterioridad al Glorioso Alzamiento Nacional, cargos que ha obstentado y actividades políticas en las que ha tomado parte; filiación político-social y sindical posterior al diez y ocho de Julio de mil novecientos treinta y seis; actividades que desempeñó en las elecciones del diez y seis de Febrero de mil novecientos treinta y seis y cargos electorales que tuvo; si se afilió al Partido Comunista y a la FAI [Federación Anarquista Ibérica]; si perteneció al SIM [Servicio de Información Militar] y a la Masonería, dijo: Que con anterioridad al Glorioso Movimiento Nacional y en fecha del año mil novecientos treinta y uno que no puede precisar, fue nombrado concejal del Ayuntamiento de esta población, cargo para el que fue propuesto por el Partido Republicano. Que en diferentes ocasiones ha sido Presidente del Ayuntamiento, desempeñando la Alcaldía hasta poco antes del bienio Radical-Cedista, en que por el supuesto delito de malversación de fondos fue procesado en unión del también concejal Salvador Casanueva Carreño, hoy fallecido, saliendo absuelto del referido proceso. Que en Febrero del año treinta y seis, después de las elecciones, fue nombrado Alcalde del Ayuntamiento de Olvera, desempeñando en aquel momento el cargo de Presidente del partido de Izquierda Republicana, desempeñando el cargo de Alcalde de este Ayuntamiento hasta el día veinte de Julio de mil novecientos treinta y seis. Al ser declarado el Estado de Guerra entregaron el Ayuntamiento al Comandante del Puesto de la Guardia Civil, en evitación de derramamientos de sangre.

Que no ha pertenecido ni a la FAI ni al Partido Comunista, manifestaciones que no ha hecho, ya que con esto tienden, digo con esta infamia, tienden a perjudicarlo, ya que él fue enemigo de estas teorías. Que no perteneció al SIM y que se inició en la Masonería en Cádiz, en la Logia Hermano Vigor número veinte y tres, que adoptó el símbolo de Salmerón y que, como a esta Sociedad la encontraba ridícula, dejó de abonar sus recibos y, aunque el señor Aguado de Miguel, perteneciente también a esta entidad, siguió abonándoselo, el dicente por su parte no saldó esta deuda, ignorando los recibos que llegó a pagar este señor. Que desde luego únicamente perteneció al grado primero, no escalando otros puestos por el poco tiempo que concurrió a la Logia, y que está dispuesto a retractarse de sus anteriores creencias masónicas con arreglo al Decreto de treinta de Mayo, cosa que si no ha hecho ya en el plazo fijado ha sido debido a que en la Cárcel de Caravaca, donde se encontraba, no se lo comunicaron. Que cree fue nombrado Candidato por el partido de Izquierda Republicana en las Elecciones del diez y seis de Febrero de mil novecientos treinta y seis para evitar que se vulneraran las disposiciones electorales vigentes entonces.

1930. Vista de Olvera. En la explanada de la entrada tuvo lugar el acto central de 1936 con la Virgen de los Remedios.
1930. Vista de Olvera. En la explanada de la entrada tuvo lugar el acto central de 1936 con la Virgen de los Remedios.

Preguntado por su filiación político-social el diez y ocho de Julio del treinta y seis, y si se sumó al Glorioso Movimiento Nacional o si, por el contrario, opuso resistencia al mismo, manifestando modo, manera y sitio en que lo hizo, dijo: Que el diez y ocho de Julio de mil novecientos treinta y seis, como anteriormente tiene declarado, se encontraba desempeñando el cargo de Alcalde de Olvera y Presidente del partido de Izquierda Republicana, que al declararse el Estado de Guerra en esta Plaza no opuso resistencia a las Fuerzas Nacionales y que, durante los dos días que regentó la citada Alcaldía hasta la declaración del Estado de Guerra no practicó detención alguna de las personas significadas como derechistas, a pesar de conocer a la mayor parte de los elementos que podían estar complicados en el Movimiento Nacional, y que con anterioridad a la declaración del Estado de Guerra, y en un día que cree fuera el diez y ocho o el diez y nueve de Julio se presentó en el cuartel de la Guardia Civil, cumpliendo lo acordado por el Ayuntamiento en la Sesión Permanente y en unión de su cuñado Gabriel Zambrana en su representación de Concejal y el dicente como Alcalde de esta población, para llegar a un acuerdo con el Comandante de Puesto del cuartel de la Guardia Civil, Sargento Cortés Camacho, a fin de que no se tomaran medidas, digo determinaciones algunas por parte de las Autoridades Civiles y Militares en orden al Movimiento que acababa de estallar, y acatar las medidas que por las Autoridades triunfantes en la contienda se dictasen, quedando las Autoridades de Olvera en un plan completamente neutral, que a esta reunión asistió también el Cabo de la Guardia Civil que entonces se encontraba en este Puesto, que puede dar fe de la actitud tomada por el Ayuntamiento, que a esto le contestó el Sargento que por el momento no tenía instrucciones concretas de sus Superiores pero que en el momento que las recibiera se ceñiría en un todo a ellas, y que le constaba que moralmente el Sargento de la Guardia Civil estaba unido al Movimiento, cosa que se probó el día veinte de Julio al declarar el Estado de Guerra.

Que el veinte de Julio el Sargento Cortés se presentó en el Ayuntamiento a verificar la destitución de los componentes de éste, cosa que se llevó a cabo dentro de la mayor armonía y que, por formulismo, se redactó un acta en la que constaba la protesta del Ayuntamiento por el sentimiento del fin de la República, no existiendo en modo ni manera alguna violencia ni oposición manifiesta contra esta medida, hecho que se prueba por el momento de que el Comandante Militar de la Plaza, Sargento Cortés, no quiso proceder a la detención de los componentes del Ayuntamiento, detención que llevó a cabo a ruegos del declarante, ya que los componentes del Ayuntamiento querían salvaguardarse del elemento obrero, ya que le constaba al dicente y a sus compañeros de corporación que estos estaban decididos a oponerse violentamente al Movimiento, y al ver que el Ayuntamiento no se había opuesto violentamente pudieran tomar represalias contra los componentes del mismo, cosa que aunque en dicha acta no consta, la pueden atestiguar los firmantes de la misma.

Que, prueba de la actuación del dicente desde la iniciación del Movimiento hasta la declaración del Estado de Guerra, fue que en este tiempo no se produjo incidente alguno; y al ser destituido de su cargo de Alcalde y en días sucesivos, el veinte y dos del referido mes y como consecuencia de haberse nombrado un Comité, debido a las órdenes dimanantes de éste se hostilizó a la Fuerza de la Guardia Civil desde el sitio conocido por La Villa. Que el día veinte y consecuente con el ruego que hizo el Sargento Cortés, fue detenido en unión de los componentes de la Corporación, permaneciendo detenido hasta la tarde del día veintisiete del mismo mes, en que fue puesto en Libertad, orden que desconoce quien pudiera ser el autor de ella.

PUBLICIDAD
Manantial en Morón

Preguntado para que manifieste el empleo del tiempo desde que fue puesto en Libertad la tarde del 27 de Julio de 1.936 hasta la llegada de un Avión Nacional a esta Plaza, lo más clara y taxativamente posible, manifestando si se unió a la Columna Roja que procedente de Ronda llegó a esta Plaza. Que manifieste los nombres de los componentes de la misma y si el encartado asumió el mando de ésta al llegar a Olvera y si contribuyó directa o indirectamente a los asesinatos de personas de orden, manifestando el nombre de cuantos individuos conociera. Dijo: Que al salir del Depósito Municipal Carcelario bajó en unión de Salvador Casanueva Carreño y algún otro individuo que no recuerda por la calle Maestro Amado hasta salir a la Vereda Ancha, dirigiéndose por esta Vereda a la Casa Cuartel de la Guardia Civil, que se encuentra en la punta abajo del Calvario, dirigiéndose a la referida punta abajo del Calvario a recibir la Columna Roja, cuya entrada creían inminente, y que entonces pudieron apreciar que el Cuartel de la Guardia Civil se hallaba a punto de ser saqueado por las turbas, exigiendo de los individuos que por allí se encontraban que abandonasen el local, cosa que obedecieron cerrando el local con llave y ordenando se clavara la puerta del pabellón del Cabo, hecho que se llevó a efecto por un Carpintero de Casa Corrales, siendo presenciados estos hechos por Juan Malpartida Bocanegra y su hermano Salvador. Que las llaves de los citados locales las entregó a Salvador Casanueva Carreño. Que cuando se dirigía a la punta abajo del Calvario, al pasar por la calle Maestro Amado y en la desembocadura de Canalejas, se llegó al dicente el vecino de ésta don Rafael Ramírez Tardío, sujeto que le constaba era de filiación fascista, el cual le rogó al dicente que viera la forma de que a su domicilio no llegase ningún elemento que pudiera causarles perjuicios, cosa que le rogaba hiciera en obsequio de su Madre, que se encontraba en delicado estado de salud, y además invocando la amistad que les unía. Que el dicente manifestó al Señor Ramírez Tardío que él, dada la animadversión que por parte del elemento obrero se tenía contra el dicente, no podía responder de la seguridad de su domicilio y de las personas que en el mismo había, pero que rogaba en aquel momento a Salvador Casanueva Carreño, que era Secretario General de la UGT y que se encontraba presente, que por ser elemento más influyente entre los obreros pusiera una guardia de su confianza en la puerta del domicilio del Señor Ramírez Tardío, prometiendo el Casanueva Carreño hacerlo así. Que, efectivamente y a hora apropiada, le consta al dicente que Casanueva Carreño montó la referida guardia. Que durante la noche estuvo en varias ocasiones en el domicilio de don Manuel Arenas, domicilio que se comunica con el del señor Ramírez Tardío, al cual domicilio acudió la Madre del señor Ramírez Tardío para ver si el dicente podía facilitarle datos de lo que pudiera suceder, cosa que no podía hacer dado que el deponente ignoraba por completo los propósitos que pudieran traer las Fuerzas que iban a verificar su entrada en Olvera, asegurándole el dicente, que dadas las medidas que había tomado Casanueva Carreño, quedaba su domicilio a salvo de cualquier agresión. Que cuantas veces estuvo en el domicilio de don Manuel Arenas se encontraba en él el referido señor y su esposa, su hijo Jerónimo, don Manuel Arenas el médico y Rafael Ramírez Tardío, a los cuales se veía en la imposibilidad de suministrar datos de lo que en aquellos momentos pudiera ocurrir por carecer de ellos el deponente. Que en una de las veces que habló con el señor Ramírez Tardío éste le manifestó que en su domicilio se encontraban refugiados don Jerónimo Villalba Calleja, su hermano don Juan Santiago, la señora de éste, don Rafael Álvarez Villalón, su señora e hijos, don Francisco J. Carazony Liceras y señora y algunos elementos de los más destacados de derechas que de momento no recuerda, cosa a la que el dicente manifestó que le podía comprometer, pero que ya que estaban refugiados que allí se quedaran en ocasión de salvarse.

DNI de José María Sánchez Reviriego.
DNI de José María Sánchez Reviriego.

Que apenas iniciada la noche y encontrándose en el domicilio de su cuñado Gabriel Zambrana Verdugo, le manifestó al dicente que, para mayor seguridad de las familias de ambos don Jerónimo Troya Castro y don Francisco Carmona López vinieran al domicilio del Zambrana a fin de refugiarse en él, deseo que compartió el dicente en el acto, cosa que llevaron a efecto el dicente y su cuñado Zambrana, trasladándose al domicilio de Troya Castro, en donde se encontraban ambas familias que seguidamente pasaron al domicilio del Zambrana. Que enfrente del domicilio del señor Troya Castro vive doña Rosario Sabinas, en donde en aquel entonces se encontraban refugiados don Francisco y don Alejandro Pérez Muñoz, este último Sacerdote, con sus familiares y que el don Francisco le preguntó que qué era lo que podía pasar; a lo que el dicente contestó que lo ignoraba y, al preguntarle el don Francisco Pérez que si estaban seguros, evitó el dicente la contestación, ya que estaba rodeado de elementos peligrosos de izquierdas y que, al insistir el don Francisco en si se podía refugiar en el domicilio del don Rafael Ramírez Tardío, con el gesto le dio a entender el dicente que allí estaba seguro.

Que encontrándose en el Calvario y después de haber tomado las medidas para evitar el saqueo de la Casa Cuartel de la Guardia Civil, varios elementos obreros ordenaron sacar unos coches del Garage de Corrales, con los cuales se dirigieron a encontrar a la Columna que se esperaba, con lo que invitaron al dicente y cosa así mismo a lo que el dicente se negó, permaneciendo en este lugar hasta que al cabo de un rato volvieron estos coches y en el interior de ellos venían un Soldado y un Guardia Civil herido y que, al ser interrogado el dicente sobre qué hacían con aquellos dos individuos, dijo que al herido lo llevaran a una Fonda y le procuraran asistencia y que del otro procuró evadir la contestación, cosa que logró, y que algún individuo cree recordar ordenó se trasladara a la Cárcel. Continuó de nuevo en la punta abajo del Calvario esperando a la Columna y, viendo que ésta tardaba, se dirigió al centro de la población. Al llegar al centro de la población se dirigió a su domicilio a ver a sus familiares y de aquí se dirigió a la casa de los Señores anteriormente citados.

PUBLICIDAD
Bar Central ilustración de Patricio Hidalgo

Que estando en la calle Llana se le acercó el Juez de Instrucción don Juan María Merino García, el cual le interesó no le sucediera nada a don José Lasarte Ramírez y su hermano Eduardo, cosa a lo que el dicente adujo ser de su conformidad y entonces estos señores pasaron al domicilio del señor Merino, manifestando el dicente que, aunque a él le constaba eran individuos afectos al Movimiento, él no tenía interés alguno en que les sucediera perjuicios, y que desde luego en el domicilio del señor Merino estarían más seguros que en el otro. Que más tarde, al pasar por el domicilio del señor Merino, entró en éste por ser llamado por el Dueño, el cual le llamó para que el dicente le informara y que, encontrándose en este domicilio en unión de los anteriormente citado señor Merino, se encontraba su señora y don Tomás Merino, Secretario Accidental del Ayuntamiento y que, hallándose él allí se rumoreaba quién pudiera venir en la Columna, ya que se decía que venía Muñoz Martínez, y que comentando esto hizo su entrada en Olvera la Columna Roja que era esperada tiempo antes, siendo aproximadamente las dos y media o las tres de la madrugada.

Que una vez parados los camiones y el tiroteo que formaron al entrar, se llegó un grupo de los componentes de la Columna al dicente y el señor Merino cuando estos abrieron la Puerta del domicilio, los que una vez encañonados y puestos con los brazos en alto procedieron a desarmar al dicente y al señor Merino, a quienes ocuparon un revolver Smith y una pistola automática, armas que fueron imposible recuperar más tarde. En aquellos momentos se llegó a dicente Francisco Ramírez Bocanegra, que venía de chófearte de uno de los coches que integraban la Columna y que residía en Ronda, apodado Ramirillo, el cual le manifestó que había oído decir al hermano de Salvador Casanueva Carreño, llamado Juan y apodado Polvarea, que al primero que había que fusilar a la llegada a Olvera era a José María el Alcalde porque era un Traidor y que, preso en el pánico y para evitar que esto pudiera suceder, se unió al Jefe de la Columna, llamado Trujillos [Trujillo] y que era Brigada de Carabineros, al cual manifestó sus temores, y éste le recomendó que, al objeto de estar seguro, no se separase de él, cosa que llevó a cabo durante toda la noche y parte de la mañana.

PUBLICIDAD

Que encontrándose ante el Café de Antonio Olid, le dijo al tal Trujillo que iban a montar en un automóvil a fin de trasladarse a la Casa Cuartel de la Guardia Civil para incautarse de cuantas armas y municiones había en ella y que, una vez que recogieron la llave, que se encontraba en poder de Casanueva Carreño, bajaron a la referida Casa Cuartel, en donde encontraron municiones, y que al entrar el Brigada de Carabineros el populacho se introdujo subrepticiamente y, una vez que el referido Brigada y el deponente salieron, fue cuando simultáneamente iban saqueando los pabellones que acababan de visitar el deponente y su acompañante, no tomando parte en el registro el deponente para nada, toda vez que si acompañó al Brigada lo hizo por estar a cubierto de cualquier agresión por parte de un incontrolable.

Que encontrándose en el interior del Cuartel se llegó al Brigada un individuo desconocido el cual le dijo, no lo bastante quedo para que el dicente no pudiera oírlo, que se acercaba a esta población una Columna compuesta por Fuerzas Nacionales, y que este Brigada ordenó que se cargasen en un camión unas cajas de dinamita que en el interior del Cuartel se encontraban. Indignado por el saqueo que se estaba cometiendo, se ausentó del Cuartel, dirigiéndose para casa de Francisco Camarena y en el trayecto se encontró con un platero llamado Salvador Márquez Salas y un practicante cuyo nombre no recuerda y que estos le comunicaron que si había estado allí arriba, dando a entender con esto la calle Llana y como respondiera el dicente que hacía bastante rato que se encontraba abajo, en el Calvario, estos le contestaron que no subiera, dándole a entender estos individuos que habían empezado los fusilamientos, en los que no tomó parte el dicente ni directa ni indirectamente, y como quiera que el dicente se alterara le dijeron que a sus familiares no les pasaba nada, pero que no subiera arriba para nada.

Que entonces se dirigió al Cuartel de la Guardia Civil, en donde comunicó a Trujillo, jefe de la Columna, los trágicos sucesos que estaban ocurriendo en la parte de arriba del pueblo y que si no había forma de acabar con aquellos crímenes, a lo que el Trujillo contestó que aquello lo hacía el pueblo y que era imposible dictar contra ellos por considerarse impotente; y que no olvidara que le habían dicho al dicente que querían fusilarlo en cuanto se opusiese a la voluntad del pueblo. De aquí se dirigió al domicilio de Francisco Camarena, próximo a aquel lugar, y hablando pasaron un pequeño espacio de tiempo hasta que, momentos después, verificó su llegada un Avión que bombardeó el pueblo y [tiró] unas proclamas, y que entonces se dirigió el dicente hacia los túneles de la vía en busca de sus familiares.

Preguntado para que manifieste su trayectoria político-social, sindical y geográfica desde su salida de Olvera hasta su llegada a ésta nuevamente y para que señale sus actividades profesionales en la zona roja, dijo: Que al ausentarse de Olvera marchó a Corbones y, visto que en ningún Rancho querían albergarlo, aceptó una invitación que por el Guarda de la finca San Rafael del Término de Cañete y Rancho de las Cruces, Antonio Verdugo, se le había hecho, albergándose en su casa, en donde permaneció varios días durante los cuales fue una Partida armada a proceder a su detención por informes dados por individuos de Olvera que le acusaban como traidor. De aquí marchó a la Huerta de Cochinetas en Pruna, en donde hubo de comparecer ante el Tribunal de esta población, ya que había sido denunciado, pudiendo evadir las acusaciones hechas y con un aval dirigirse a Corbones de nuevo, de donde marchó a la Estación de Cañete en la que permaneció varios días, donde fue detenido por el Comité de esta población y, una vez probada su filiación izquierdista, marchó a Ronda, en donde le había interesado el Teniente de Alcalde Hoyos, el cual facilitó un boleto de alojamiento en el Hotel Progreso, en donde permaneció sin actividad alguna hasta la liberación de esta Plaza, habiéndosele procesado por el Tribunal de Ronda como desafecto a la Causa Marxista, y una vez absuelto marchó de Ronda en dirección a San Pedro de Alcántara, y de aquí a Fuengirola, en donde permanecieron viviendo en el campo varios días, dirigiéndose seguidamente a Málaga y de aquí, en vista de la carestía de recursos económicos, se dirigió a Madrid, en donde por la Prensa sabía se encontraba el Diputado por Cádiz Manuel Muñoz Martínez desempeñando el cargo de Director General de Seguridad, al que visitó y expuso sus deseos de encontrar un destino para remediar la situación en que se encontraba, a lo que aquel contestó que Policía lo podía hacer por el momento, ya que para ello tenía atribuciones y, como quiera que el dicente no era partidario de este empleo, que no cuadraba a su carácter pacífico, quedaron en hacer los dos indagaciones a fin de encontrar otro empleo.

Vista aérea de Olvera en 1948.
Vista aérea de Olvera en 1948.

Consecuente con éste visitó a don Miguel Carazony, Magistrado del Supremo, y don Francisco Bocanegra Villalba, a los cuales visitó a fin de que le ayudaran a buscar un empleo de oficinas, cosa que pueden atestiguar estos señores y, como quiera que no lo encontrara, no tuvo otra solución que aceptar el cargo de Policía que por Muñoz Martínez se le ofreció. Una vez nombrado Policía fue destinado en Comisión de Servicio a Málaga, en donde permaneció hasta la liberación de esta Plaza, dedicándose a servicios de informes, haciendo uno sólo, ya que el compañero que tenía asignado para esto prefería hacerlo solo por la ineptitud del dicente. Días antes se trasladó a Valencia a cobrar sus haberes y en el viaje se perdió Málaga, y entonces pasó a Almería voluntariamente de Agente Provisional, siendo destinado a la Comisaría de aquella población, practicando cuantos servicios de detenciones, registros y otros varios se le encomendaban, siempre por orden del Comisario, habiendo estado destinado en Huércal-Overa siete meses, en los cuales se le encomendaron servicios análogos por sus Superiores, volviendo a Almería, en donde permaneció hasta la finalización de la Campaña.

Preguntado si fue destinado por el Director General de la Policía Roja a Málaga para que informara de la marcha de la Causa Roja y si por estos informes se fusilaron a varias personas, dijo: Que no es cierto y que don Francisco Bocanegra Villalba puede testificar los motivos por los cuales fue destinado a esta población, ya que él mismo le dijo que interesara de Muñoz Martínez lo nombrara policía de Madrid en comisión de servicio en Málaga y así cobraría las 10.00 pesetas de Sueldo más las 15.00 de dietas, con las cuales podría alimentar a las cuatro personas que estaban a cargo del inculpado…

…Preguntado si fue Jefe de la Brigada Social en Almería, dio malos tratos a los detenidos e hizo simulacros de paseos, dijo: Que desempeñó interinamente y por corto plazo varias veces el cometido de Jefe de la Brigada Social en Almería, que ni hizo simulacros de paseos ni dio malos tratos, cosa que mientras fue Jefe de la Brigada Social no consintió, y que desea que se le presenten personas a las que diera malos tratos e hiciera simulacros de paseos…

…Preguntado para que manifieste el nombre de personas que lo puedan avalar, dijo: Que lo pueden avalar sobre el trato que daba a los detenidos la Srta. Josefina López Gay, hija de don José López Quesada y que vive en Fernán Núñez o Méndez Núñez en Almería. Don Carmelo Sainz Pardo, a quienes detuvo y a los pocos días puso en libertad una vez recibidos informes de Alcázar de San Juan y que es empleado de Banca. Don Antonio Cascales Bernal, de Huércal-Overa. Y que, en Olvera, don Francisco Pérez Muñoz y cuantos señores se refugiaron en el domicilio de don Rafael Ramírez Tardío. Que también puede informar don Alejandro Ortiz de Landaluce y los empleados del Ayuntamiento, y que más adelante podrá facilitar datos de personas que puedan responder de sus actividades, cosa que ahora no puede facilitar dado no recordarlo [52].

En Almería y su provincia hay más división de opiniones, pero en el caso de Olvera el apoyo va a ser casi unánime. Salvo el sargento José Cortés, cuya versión contradice bastante a la del alcalde republicano y a la de su propio subordinado en las fechas del golpe, el cabo José Díaz, y Andrés Villalba Calleja, bastante resentido por el embargo que le había realizado José María Sánchez por no pagar los jornales que debía relacionados con los Pactos del Trabajo en la última legislatura de 1936, hasta los empleados municipales que no han tenido problemas con la depuración y buena parte de la derecha local testifican o firman cartas apoyándolo. A ello se debe la inhibición en favor de la Autoridad Judicial de Almería.

En el Consejo de Guerra se le condena el 8 de junio de 1943, a pesar de que las imputaciones son cada vez también más endebles y los testigos más favorables, a reclusión perpetua a muerte por el delito de rebelión militar. Debería salir de la cárcel en 1970. Sánchez Reviriego señala que ya cumplió prisión preventiva anterior en Cádiz y hay que descontarla. El nuevo cálculo rebaja la pena hasta 1969. El 7 de noviembre de 1945 pide el indulto desde la prisión de Sevilla y se lo niegan. Presenta un recurso el 12 de abril de 1946 y se lo deniegan el 15 de junio de dicho año. Y aquí acaba el procedimiento sumarísimo.

PUBLICIDAD

Salió de la Prisión Provincial de Sevilla el 17 de noviembre de 1947, según un apunte de la cartilla de la Caja Postal de Ahorros, que me proporcionó su hijo menor, firmado por el director del penal. José María Sánchez Guzmán, que no conocía el expediente de su padre, conserva por tradición oral una memoria de sus vicisitudes que concuerda muchísimo con éste y añade nuevos datos [53]. Asegura que su padre estuvo en el campo de concentración de Chinchilla antes de ir a la cárcel de Caravaca y que residió en la calle Azuaga de Olvera mientras estuvo en libertad vigilada esperando el juicio en la localidad, donde se reunió provisionalmente con su familia. Cuando su padre vino a Olvera en 1943 pesaba treinta o cuarenta kilos menos y lo subieron esposado, agarrado y a pie desde el Pilar del Calvario. Su padre tuvo un juicio anterior de los republicanos por enfrentarse a la columna rondeña para que no mataran a nadie. Cuando el padre tenía que buscar patronos para los obreros alojados se creaba muchísimos problemas. Me cuenta también un episodio de ese año. Él era muy pequeño y le regalaron en la calle azufaifas algunos miembros de la familia de Pedro Palma, que iba a juzgar a su padre y, cuando llegó a su casa, José María Sánchez Reviriego hizo que las devolviera. Su madre, Isabel Guzmán, que tuvo como tantos otros parientes en los dos bandos, vivió en la calle Jesús en los años 36 o 37 cuando su marido huyó. Fue alguna vez a verlo a Almería y también a visitarlo a la cárcel de Sevilla desde Tarifa, a la que se había ido tras tener a su hijo en Setenil y pasar una breve temporada en Alcalá del Valle con uno de sus hermanos. Estuvo en Tarifa con su hermana Josefa de Jesús Guzmán [54], también comerciante de tejidos en la calle Llana de Olvera, y con el marido de ésta, el tarifeño José Sáenz Lozano [55], ambos procesados y encarcelados posteriormente por izquierdistas. Me habla también de las penalidades económicas sufridas. Y así fue. El 14 de marzo de 1938 se sacaron a pública subasta los géneros y existencias de todas clases y muebles de su uso de los establecimientos comerciales de Gabriel Zambrana Verdugo, por ser individuo de ideas marxistas, por la cantidad de 18.000 pesetas [56]. La de su otro tío, José Sáenz, también aparece en el mismo edicto por 3.000 pesetas. Se conserva el expediente de incautación de bienes de este militante de Izquierda Republicana, cuyos artículos fueron adjudicados a Rafael Corrales Saborido tras abrir la tienda y esparcirlos los regulares [57]. José María Sánchez Reviriego tuvo una tienda de tejidos en Tarifa, en el número 10 de la calle Castelar tras salir de la Prisión Provincial de Sevilla. Sus dos hijos pequeños padecieron en esta localidad de tuberculosis.

Cartilla de la Caja Postal de Ahorros de José María 2. Puede verse a la izquierda la fecha de su liberación.
Cartilla de la Caja Postal de Ahorros de Sánchez Reviriego. En el reverso de la primera página puede verse la fecha de su liberación.

La familia se fue a Madrid en 1955, porque la tienda de Tarifa no tenía mucho futuro y allí le ayudaron unos amigos, que consiguieron para José María un empleo como vigilante de obras en el Ayuntamiento de Madrid. Estuvo en él año y medio y fue después dependiente en tejidos Flomar. Su hijo Juan también lo fue en Mazón y Galerías Preciados. Su hija Isabel estudió Magisterio, pero no ejerció.

José María ha sido el de vida más inquieta de los tres y el que ha tenido mayor relación con Olvera, debido a que estuvo algo más de un año, entre 1954 y 1955, trabajando en la tienda de su tío Gabriel Zambrana. En los sesenta trabajó algún tiempo en Alemania, cerca de Frankfurt y después también en grandes comercios de Madrid. Posteriormente montó con sus dos hermanos una tienda en Alcorcón de tapicería y cortinas. Y, por último, se independizó y fundó un negocio en Lavapiés de tocados femeninos que se ha ido agrandando.

Hoy es un próspero comerciante que aún echa una mano en el negocio familiar, acude a ferias internacionales y disfruta con su esposa y sus dos hijas de sus dos nietos.

Su padre, José María Sánchez Reviriego, murió en Madrid el 27 de mayo de 1967 y hasta el último momento lo recordó todo.

Su hijo menor, José María Sánchez Guzmán, el 6 de junio de 1943. En noviembre de 2010 junto a su esposa, María Teresa Caballero Laiz, y el autor de este artículo.
Su hijo menor, José María Sánchez Guzmán, el 6 de junio de 1943. En noviembre de 2010 junto a su esposa, María Teresa Caballero Laiz, y el autor de este artículo.

A mi hijo Pepito desde la prisión de Caravaca

Pepito bonito, / hijo de mi alma, / chiquiterrito.
Yo pierdo la calma / cuando pienso, nene, /
que tres años tienes y sin conocerte / estoy todavía, /
siendo tú, alma mía, lo que yo más quiero /
y parar no puedo / sin comerte a besos.

No dudes tú eso, / Pepito bonito, /
hijo de mi alma, / chiquiterrito.
No sé todavía, / por desgracia mía, /
si pelo castaño tienes o me engaño /
y, cual la candela, / tienes rubio el pelo como el de Isabela.

Tus ojos, tu boca, / tu cara preciosa, /
todos tus encantos que yo me imagino, /
hijo, que son tantos, / para pena mía no vi todavía.

Pepito bonito, / hijo de mi alma, / chiquiterrito.
Tu mamá me dijo / para mi alegría / que tu gracia, hijo, es como la mía /
y, cual yo, deseas / ser José María en vez de Pepito.
Más esto es manía, / puesto que tu tito, /
que Pepe se llama y tanto te ama, /
también él querrá / que Pepe, cuál él, te debes llamar.

Pepito bonito, / hijo de mi alma, / chiquiterrito.
Si vieras, hijito / chiquito y bonito / como yo te quiero.
Mi cariño es tanto, / tanto, tanto, tanto, /
que a esta distancia me duele tu llanto.

Pero si la brisa / me trae tu risa, /
entonces mi alma de dicha se llena. /
Tu risa me suena / con tal melodía que tus alegrías /
ahuyentan mis penas.

Pepito bonito, / hijo de mi alma, / chiquiterrito.
Yo día tras día / espero, alma mía, /
con gran ansiedad que llegue la hora / de mi libertad /
para, a toda vela, correr a tu vera, / cogerte en mis brazos, /
darte mil abrazos.

Y entonces mi boca / clavada en la tuya, /
de ventura loca, llegará a vertir /
el cariño inmenso / que siente mi ser.

Pepito bonito, / hijo de mi alma, / chiquiterrito.

Tu padre, José María. Caravaca y Mayo de 1940.

PUBLICIDAD

A mi hijo Juanito desde la prisión de Caravaca

Mi querido hijo Juan, / desde la cárcel te escribo.
Voy a ver si te transcribo / mi manera de pensar.

Hoy constituye mi afán, / hijo del alma querido
que, humilde y caritativo, / seas tan bueno como el pan.

Sé bueno, que la bondad / será tu mayor virtud
y, desde tu juventud, / amarás la humanidad.

Esfuérzate por saber / los secretos de las ciencias.
Estudiarás a conciencia / lo que debas aprender.

Que entregues tu voluntad / si es que quieres cultivarte,
a las ciencias y a las artes / y huyas de la vanidad.

Que vanidad es defecto / contrario de la cultura,
de singular estructura, / que confunde sus efectos.

Y así es vano todo aquello / que, si por fuera miramos,
forzosamente apreciamos / que nos resulta muy bello.

Mas si abrirlo decidimos, / destrozando su belleza,
nos sorprende la pobreza / que en su interior descubrimos.

Huye también del orgullo, / pasión ésta abominable.
Sé modesto con quien hables, / que irá en beneficio tuyo.

Sé sincero y siempre justo, / nunca albergues la venganza
y perdona sin tardanza / al que te cause disgusto.

Verás qué satisfacción / sentirás al perdonar.
Verás la dicha inundar / de alegría tu corazón.

Procura que tu conciencia / apruebe tus propios actos,
procurando ser exacto / y enemigo de pendencias.

A la honradez has de amarla / más que a nada de esta vida
y, con pasión encendida, / constantemente adorarla.

Y verás como la gente / dirán al verte pasar:
“Ése hombre puede andar / llevando alta la frente”.

No seas servil, que esto mengua / y al cabo te ha de pesar,
y jamás en adular / llegues a emplear tu lengua.

De los vicios has de huir / como de cosa maldita,
pues el que menos nos quita / algún tiempo de vivir.

Y, si el vicio te domina, / hombre perdido serás.
El mundo te escupirá. / Nada habrá que te redima.

Los amigos has de escoger, / pues las malas compañías
conseguirán llegue el día / que cual ellos puedas ser.

En cambio, si son honrados / tus amigos, llegarás
su virtud a asimilar / y esto llevarás ganado.

¿Divertirte? Cuanto quieras. / Lo creo muy necesario
siendo la vida un calvario / y la hacemos llevadera.

Diviértete y ríe a placer, / hazte la vida agradable,
que el gozar es saludable / y razonable a la vez.

Si procuras ser así / será en beneficio tuyo
y además será mi orgullo, / que te amo con frenesí.

Tu padre, José María.

Caravaca y Mayo de 1940.

[51] Archivo del Juzgado Togado Territorial nº 23 de Almería, Leg. 600, Procedimiento nº 2-6798.

[52] Archivo del Juzgado Togado Territorial nº 23 de Almería, Leg. 600, Procedimiento nº 2-6798.

[53] Entrevista inédita que le realicé el 10 de noviembre de 2010.

[54] Archivo del Tribunal Militar Territorial II, Sevilla, Leg. 1288, nº 31991.

[55] Archivo Histórico Provincial de Cádiz, Archivos Judiciales, Juzgado de Olvera: Responsabilidades Políticas, nº 35514.

[56] ABC, Edición de Andalucía, 12-III-1938, 18.

[57] Archivo Histórico Provincial de Cádiz, Archivos Judiciales, Juzgado de Olvera: Responsabilidades Políticas, nº 35514.

Reseña del autor

Juan Antonio del Río Cabrera es profesor del IES Zaframagón y del Aula de la UNED de Olvera. Ha investigado y publicado sobre temas de Antropología e Historia Contemporánea desde el interés por el folklore oral y sus relaciones con la Historia. Becados por distintas instituciones, es miembro de asociaciones como la Fundación Machado, la ISFNR (International Society for Folk Narrative Research) o Papeles de Historia y de grupos de investigación como el GIESRA (Grupo de Investigación y Estudios sobre la Religión de los Andaluces) de la Universidad de Sevilla y Sierra de Cádiz: historia, patrimonio, cultura, de la UNED.

Entre sus publicaciones destacan las dedicadas a los cuentos populares andaluces, los carnavales, la religiosidad popular, tema sobre el que ha sido secretario de un curso de verano de la UNED, y el estudio de las interacciones entre folklore y Antropología.

Directamente relacionados con la Memoria Histórica ha escrito “Detrás de la máscara. Los carnavales de Olvera (y Cádiz) como ejemplo de las transformaciones festivas”, “Franquismo y folklore. Análisis del caso de Olvera”, “La mirada cercana. El estereotipo flamenco de La Puebla de Cazalla” y “La Segunda República y la sublevación militar en Olvera”, aunque su obra principal sobre esta temática es el libro, La historia recobrada. República, sublevación y represión en Olvera, Tréveris, Olvera, 2011, del que es coautor.

PUBLICIDAD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *