Juan García Valero, natural de Arahal

Un importante autor de romances del siglo XVIII

Literatura_de_canya_i_cordill

 

Arahal tiene en el siglo XVIII un importante autor de romances, tan popular entonces como desconocido ahora. Este escritor, deseando dejar constancia de su procedencia, firmaba como «hijo» o «vecino de la Villa de Arahal», el único dato que prácticamente conocemos de él.

Su nombre es Juan García Valero (escrito Valeros en algunas obras) y, como otros autores que cultivaron el mismo género, hay que esforzarse para encontrarlo en la complicada bibliografía de la literatura de cordel. Ésta se llama así por el aspecto material de sus obras, los pliegos de cordel, hojas de papel atadas a una cuerda, que forman un cuadernillo de pocas páginas con destino al consumo popular.

El pliego de cordel es un romancero vulgar existente desde muy antiguo, que continúa siendo importante en la época dieciochesca de Juan García Valero. Luego, empezó a ser combatido por la Ilustración en los reinados de Carlos III y Carlos IV, declarados «ofensivos y perturbadores de la tranquilidad pública» los romances de ciegos y coplas de ajusticiados. Una medida que no se cumpliría a rajatabla y que tampoco impediría que los pliegos perduraran en el XIX y llegaran al XX. Como género literario, su calidad estética es discutible, mostrando características formales y temáticas propias de la literatura popular de consumo masivo. Su valor sociológico es, sin embargo, evidente, y tuvo importancia como propagador del romancero medieval.

 

PUBLICIDAD 

 

De Juan Garcia Valero sabemos poco, por no decir nada. Tuvo que nacer a finales del siglo XVII pues se conocen obras suyas a comienzo del siglo siguiente. Sus obras circulan abundantemente durante el XVIII y el XIX de manos de diversos impresores e imprentas (Valencia, Córdoba, Málaga, etc.), en una época en que la inexistencia de derechos de autor facilitaba la reedición, siguiendo el antojo de cualquier editor.

Fuente: De un olivo a otro / elsobrino.wordpress.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *