"LO QUE NO SE COMUNICA NO EXISTE"
Gabriel García Márquez

La Banda Municipal de Música de Morón vive uno de los mejores momentos de su centenaria historia

«Una Banda que se hace escuchar» es un reportaje de Rosario Maldonado

 
Con más de un siglo de experiencia, la Banda Municipal de Música de Morón de la Frontera vive hoy uno de sus mejores momentos. La célebre institución goza de excelentes músicos y no solo acompaña a ilustres imágenes de la Semana Santa andaluza, también ofrece conciertos de temática variada con los que conquista a todo tipo de público. Es el resultado de un arduo trabajo en equipo y de muchas ganas de seguir creciendo.

Como sucedió la noche del pasado 22 de diciembre en el Teatro Oriente de la ciudad del Gallo. En los camerinos, los espejos reflejan los rostros algo nerviosos —pero entusiasmados— de intérpretes que se dan los últimos retoques.

El reloj marca las nueve y cinco de la noche. El telón del se abre mientras los asistentes divisan poco a poco a los primeros músicos. Comienza el juego de luces. La magia que aguarda su momento entre las partituras alumbradas por linternas y las manos de unos concentrados instrumentistas estalla por el escenario al indicar la batuta el comienzo de la función. Una batuta que sostiene y balancea un director que no para de bailar durante todo el concierto.

 

La Banda Municipal en el salón de plenos del Ayuntamiento con las imágenes al fondo del dictador Francisco Franco y el fascista José Antonio Primo de Rivera. A la derecha, una imagen reciente en la etapa del director Cristóbal Cárdenas.

La Banda Municipal en el salón de plenos del Ayuntamiento con las imágenes al fondo del dictador Francisco Franco y el fascista José Antonio Primo de Rivera. A la derecha, una imagen reciente en la etapa del director Cristóbal Cárdenas.


 

La música de los 80 empieza a rodar por la sala y el público se va contagiando de ese ritmo eléctrico. Algunos mueven sigilosamente el pie desde sus butacas, otros tararean las conocidas letras de ABBA o Mecano, y los músicos sienten ese feedback con el auditorio. La Banda Municipal se crece por momentos. Hay miradas cómplices, risas y mucha música. El buen ambiente propicia que la institución saque su lado más ochentero y sea capaz de disfrutar a la par que lo hacen los espectadores.

La gran cortina negra se cierra tras el fin de fiesta. La Banda, siempre agradecida a su público, cada vez más diverso, regala —como ya es costumbre— unos minutos más de su calor musical, esta vez con el popurrí de villancicos en el que participan los más pequeños.

Y aunque el telón se eche definitivamente y los camerinos queden vacíos, en las paredes resuenan trompetas, clarinetes, flautas y bombardinos entre el eco de las notas de cada uno de los músicos que han subido al escenario para alegrar la Navidad a los moronenses.

 

PUBLICIDAD

 

Los conciertos de la Banda son todo un espectáculo. Los chicos de la Municipal no dejan de sorprender al público. Su esfuerzo y dedicación no solo se observa en la calidad musical, sino también en la puesta en escena. Es una tradición para ellos preparar conciertos temáticos no exentos de novedades. Se destaca la participación de los propios músicos a la hora de aportar ideas y la capacidad para desarrollar proyectos interesantes. El actual director musical, Cristóbal Cárdenas, profesor y licenciado en Flauta por el Conservatorio Superior Manuel Castillo de Sevilla, apunta que este «momento dulce musicalmente hablando que está viviendo la Banda nos permite disfrutar instantes inolvidables, como la interpretación por parte del Coro femenino de la Banda del Ave María de Caccini en la pasada procesión de La Inmaculada».

La Banda Municipal de Música de Morón está viviendo uno de los mejores momentos de su centenaria historia. Gran parte de sus músicos aseguran en una encuesta que el periodo de crecimiento en que se encuentra la institución se debe a la dedicación y esfuerzo por parte de todos sus miembros. Actualmente la Banda cuenta con 75 músicos, de los cuales más del setenta por ciento llevan menos de 25 años en esta gran familia.

 

PUBLICIDAD

 

Sin embargo, esto no preocupa a los veteranos ya que ven cómo los valores principales de la Banda se heredan de generación en generación. El amor por la música, el sentimiento de familia y la perseverancia en hacer posible que el pueblo goce de cultura musical llega a los benjamines de la Institución. José Reina (bombardino), músico con más de cincuenta años de experiencia en la Banda, tiene muy claro el ente que hace especial a esta formación, que no es otro que sus músicos. «Tenemos que cuidar la Banda. Muchos han pasado por aquí y nos toca mantener su legado». Otros tantos se fueron y han vuelto. Y, por supuesto, muchos quedan por llegar.

Cada viernes y sábado los músicos de la Municipal se dan cita en su local de ensayo situado en el Paseo del Gallo, más conocido como la Peña. Practicar esta disciplina artística supone compromiso y pasión. Asistir a los ensayos conlleva desconectar de los problemas y, sobre todo, encontrarse con la familia de la Banda, aunque, a veces, cueste concentrarse y dar el máximo rendimiento, como apuntaron varios componentes en la encuesta.

 
Banda-Municipal-de-Morón-2
 

El templo que aguarda a estos músicos moronenses es digno de admiración. Sus puertas dan paso a todo un museo fotográfico, de reliquias y galardones por innumerables participaciones en eventos. Entre ellos destaca una gran fotografía del último encuentro con el ya desaparecido Coro de San Francisco, junto al cual la Banda ha tenido el gusto de tocar en numerosas ocasiones.

Conforme se eleva la mirada, multitud de recuerdos inmortalizados ilustran la gran historia de esta Banda merecedora de la Medalla de Oro de la Ciudad en 2013. Fotos del maestro don Francisco Martínez Quesada, de Manolito García y de Juan Manuel Ortiz, todos directores y pilares fundamentales de lo que hoy conocemos como la Banda Municipal.

 

PUBLICIDAD

 

En la planta superior se ubican las clases. Es en ella donde quedan grabadas las primeras citas con la música. Los sábados por la mañana, la Peña se convierte en un castillo encantado para los más pequeños. Los más curiosos se ven atraídos por los sones de la Banda Infantil, de la que se encarga Sergio Chacón, licenciado en Tuba por el Conservatorio Superior Manuel Castillo de Sevilla y actual director musical de esta pequeña Banda. «Es muy importante cuidar y atender a la cantera, de ahí saldrán los músicos que alcen a la Banda Municipal de Morón».

«La escuela de la Banda siempre ha funcionado bien», asegura Cristóbal Cárdenas, responsable de la Municipal desde 2010. Las clases han sido impartidas por profesores con titulación. La escuela funciona desde principios de los 90 y en la actualidad sigue siendo gratuita, a excepción de un seguro anual de 10 €. Se imparten clases de iniciación musical y de preparación para la prueba de paso de grado. La originalidad de esta escuela es la incorporación inmediata. No existe la matriculación cerrada para un curso. Esto facilita a todos
aquellos interesados a lanzarse a la aventura. Otras peculiaridades son las clases individuales de lenguaje musical, y las clases de iniciación a instrumento cuando el alumno alcance el nivel apropiado.

 

A la izquierda, la Banda dirigida por Don Francisco Martínez Quesada.

A la izquierda, la Banda dirigida por Don Francisco Martínez Quesada.


 

La fuerza con la que vienen los jóvenes propicia el momento oportuno de crecer y avanzar. En el caso del sector femenino, Mariló Gordillo (clarinete) añade que tras ser madres «hay un despunte de mujeres que quieren compaginar ambas facetas y reivindicar que la Banda, llegada una edad, no sea solo cosa de hombres».

Y ese espíritu reivindicativo e inconformista es la particularidad más preciada de la Banda, que ha pasado por momentos álgidos pero también duros. La difícil situación económica y política de sus orígenes, la tensión — en otra etapa— con el Ayuntamiento o el malestar, en alguna ocasión, de los propios músicos con la Institución han hecho de esta una Banda consistente, luchadora y capaz de hacerse escuchar no solo musicalmente, sino como Asociación imprescindible para el patrimonio cultural de la localidad. Su lema «Banda Viva, Viva la Banda» parece estar grabado junto al escudo que lucen los músicos en su característico uniforme azul, en sus recuerdos y en sus nuevos proyectos.

 

PUBLICIDAD

 

Déjanos tu comentario