«Lo que no se comunica no existe»
Gabriel García Márquez

La Bejazz no pierde sus raíces

Desde el rizoma cálido de los campos marcheneros y a los cinco años de empaparnos con «La fuente de las lágrimas»

Desde el rizoma cálido de los campos marcheneros y a los cinco años de empaparnos con La fuente de las lágrimas, el quinteto La Bejazz lanza su quinto trabajo discográfico que bajo el título de Raíces, rinde homenaje a Andalucía, a la que sirven no de boquilla, sino con la música, que es más patente que la razón misma, como si se tratase del sentimiento por la familia, a la que sólo sentimos su valor cuando la perdemos.

El grupo La Bejazz, conformado por Javier Carmona Bono (piano y clarinetes), Melchor Chico (guitarra flamenca), Pablo Carmona di Bonno (percusión y vibráfono), Bernardo Parrilla (saxos) y Javier Carmona (contrabajo), nació en 2008, y si en estos once años no han cesado de coquetear con el arte de las musas, vuelven de nuevo de la mano de Simón el Suizo para el mecenazgo de Raíces, un álbum que es sinónimo de libertad pero llevado a la partitura como la literatura del corazón, con sinceridad. Por qué si no la música es el comienzo del amor.

 

 

Mucho amor, pues, a Andalucía, a la que abraza conciliando el flamenco y el jazz a fin de recordar a Pastora y a Morente a través del rey Al Mutamid; dar vida emocional a Machado, Alberti y Lorca; buscar en Mariana Pineda el sinónimo a la libertad; reencontrarse con Averroes como cadí de Sevilla; agregar color al cielo gris del Gernika de Picasso; hacer valer el mecenazgo de Itimad, la esposa de Al Mutamid, o situarnos ante el pensamiento medieval de Maimónides.

Y para profundizar en la perspectiva de las Raíces y desenterrar su propia cultura, que no es sino el origen de sus deseos, La Bejazz ha contado con las colaboraciones de Vicente Soto, Falete, Curro Cueto, La Yiya o Seffarine, entre otros, voces que dan continuidad a las agitaciones entre su propia alma y las del mundo externo a fin de nutrir el arte de vivir, que en Andalucía es cambiar las hojas pero sin perder las raíces.

MANUEL MARTÍN MARTÍN / El Mundo.

 


La Web de Agenda Atalaya utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies, Acceda al enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies