La Cal y el Olivo

Arahal - Morón de la Frontera

calyolivo2013sebastiannuez00014

 

El pasado domingo 10 de abril, la Media Maratón la Cal y el Olivo cumplió sus primeros 32 años de existencia desde que en 1984 miembros del C.D. Arunci de Morón y C.D. Ohmio de Arahal se pusieran de acuerdo para organizar esta prueba de atletismo. En la XXXIII edición la victoria fue para el arahelense Jesús Brenes, con un tiempo de 1 hora, 11 minutos y 8 segundos. Le siguió el hispalense Rubén Álvarez, mientras que tercero acabó el cordobés de La Carlota, Pedro Wals. La gran esperanza del atletismo moronense, Juan Pablo Morilla, acabó cuarto a un suspiro de subirse al podio de la general. Jesús Brenes ha entrado en la historia de la Cal y el Olivo, al convertirse en el único corredor capaz de lograr ganarla en cuatro ocasiones (2008, 2013, 2015 y 2016). Otros moronenses que cuajaron buenas actuaciones fueron Miguel Ángel Azogue, José Luis Luque, Álvaro Rojas, Juan José Giráldez, Antonio Prieto, Gabriel Mariscal, Manuel Barea, Juan Carlos Nieto, Antonio José Espinosa o Mario Andújar, entre otros.

 

En mujeres, la atleta local de la Ciudad del Gallo, Rosa Hurtado, fue la primera en cruzar la meta de Morón, empleando para ello 1 hora, 31 minutos y 15 segundos. El segundo lugar en el cajón fue para la sevillana Laura González, relegando al tercer peldaño a la francesa Sigrid Averland, afincada en Casariche. También brillaron con luz propia las moronenses Sonia Mesa, Rosario Partida, María del Mar Chacón, María Mulero, Nieves Vega, María José Bascón, María Soledad Nieto, María Soledad Hernández, Mónica Serrano, Loli Silva o Eva María Cantero, entre otras.

 

PUBLICIDAD
Manantial en Morón Tataki de lomo Restaurante Villalón

 

Historia de la carrera

Los orígenes de la Cal y el Olivo se remontan al otoño de 1983, cuando miembros del Club Deportivo Arunci de Morón y responsables del Comité Local de Deportes de Arahal, inician unas conversaciones cuya idea principal es la de impulsar una prueba de atletismo de media distancia con identidad propia. En pocas semanas, el entendimiento entre los representantes de ambos municipios va tomando cuerpo, y bajo la denominación de La Cal y el Olivo, por un lado se simboliza a Morón como lugar donde nace la cal y de otro, a Arahal como tierra de olivos. No hubo pues demasiado debate en torno al nombre que llevaría la carrera. Meses después, en concreto el domingo 1 de abril de 1984, a las 12 del mediodía tuvo lugar la salida desde Arahal y rumbo a Morón del primer Gran Premio de Fondo La Cal y el Olivo. Algunas personas destacadas de la Comisión Organizadora fueron José Naranjo Ledesma, Tomás Guisado Riaño, Francisco Domínguez Rodríguez, Manuel Ojeda Martínez, José María Gamboa Segura, Juan Pablo Morilla Cala y Antonio Montes.

En lo deportivo, el gaditano Rafael Carmona Páez logra imponerse en las tres primeras ediciones (1984, 85 y 86), siendo tercero en la edición de 1987, donde el moronense Manuel Jiménez Panal fue segundo, tras el pacense Manuel Gómez Silva. El 10 de septiembre de 1987 marcaría un antes y un después de la carrera. Rafael Carmona Páez fallece al ser atropellado por un vehículo cuando entrenaba a pie de carretera. Este suceso ensombreció momentáneamente la ilusión con la que todos los organizadores afrontaban cada año la cita deportiva.

 

Hasta 1988 todos los participantes pertenecían al territorio español. A partir de este año los atletas nacionales empiezan a medirse con compañeros extranjeros. Desembarcan los portugueses y los Fernando Reis, José María Correira y compañía comienzan a labrar una gran época. No obstante, el corredor del Club Deportivo Arunci Manuel Jiménez Panal estuvo a punto de ganar la quinta edición, pero los portugueses hicieron menos gasto durante toda la carrera y en su entrada a Morón descolgaron a Panal. El luso Fernando Reis marcaría la supremacía en esta prueba hasta finales de la década de los 80. De hecho, Reis conserva aún en su poder el récord de la carrera con salida en Morón y llegada en Arahal. Esto ocurría en la sexta edición, allá por el año 1989. Entonces el portugués invirtió 1 hora y 3 segundos.

Semanas después, una grave lesión apartaría a Panal de la práctica deportiva. Ya nunca más volvería a correr su prueba favorita. Esta circunstancia adversa le privó de una más que probable victoria en sucesivas ediciones dado su extraordinario momento de forma y su juventud, 27 años recién cumplidos. Panal cosechó dos segundos puestos y un tercero, durante los años donde La Cal y el Olivo alcanzó su mayor nivel competitivo. El premio máximo acabaría siendo imposible.

calyolivo2013sebastiannuez00014

 

Fuente: PMD Morón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *