Los libros que no escribimos

Matando el tiempo | Juan Antonio Del Río

Claudia-Racatá-acuarela-1

Premios Candil de Oro 2017

 

Considerarse otro epígono, aunque no haya tenido maestros ni espere tener discípulos, ayuda a jugar con influjos de distinta procedencia.

He escrito bastantes más canciones que poesías y pasé mi adolescencia entre el mundo del rock y el de los cantautores. Poco después era letrista, un término que considero mucho más acertado que autor, de chirigotas. Y lo que se viene haciendo en este último ámbito, al menos desde hace más de un siglo, es parafrasear las letras de canciones conocidas.

Me atrae mucho más la música pop que los cantautores pero, como estos suelen elaborar mejor sus letras, las estrofas que siguen y rematan la entrega anterior se pueden cantar por Luis Eduardo Aute:

 

Los libros que no escribimos

se esconden en las solapas

de los sueños que no fueron,

del tiempo que nos atrapa.

Se van quedando callados.

Parece que adivinaran

que el día que se avecina

seguirán diciendo nada.

Presienten que tras la espera

vendrá la espera más larga,

que no llegará la tinta

nunca a sus páginas blancas.

 

Claudia-Racatá--triptico

 

Un tema muy filosófico sobre el que ya escribió Heidebber:

 

Hoy la nada anadea

en un charco vacío.

Todas las cosas son

fantasmas de las cosas.

 

PUBLICIDAD

 

Los lectores de filosofía y sus oyentes, comprendiéndolos en sentido lato, tienden a resumir de forma aún más sintética el pensamiento de un autor y éste se queda en los huesos de un aforitmo.

Para Sácrates, sólo sé que no se nada.

A Descortex se le podría aplicar lo que el pienso se llevó, pero es más conocida pienso, luego insisto.

De Hobbes procede el hombre es un bobo para el hombre.

Y, para Pascual, el hombre es una cana pensante.

Como no hace falta precisamente ser un filósofo para pensar, Shakespeare escribió sed o no sed. Mientras que, para António Machado, y fui, en el mal sentido de la palabra, bueno. No se debe confundir con y fui, en el buen sentido de la palabra, malo.

Si pasamos del aforitmo a la sentencia, Machado también suele resumirse con uno de sus poemas:

 

Nuestras vidas son los mares

que van a dar a los ríos.

Luchamos con la corriente

hacia el fin, que es el principio,

nadando bajo los puentes.

 

Claudia-01

 

No es que este autor sea pesimista, es que la vida es así. No la he inventado yo:

 

Ya tendremos tiempo de envejecer cuando muramos,

porque la muerte nos vacuna para toda la vida.

Y así nos mata el tiempo, o lo matamos.

 

En el siguiente capítulo seguiremos hablando de filosofía.

 

Juan Antonio Del Río Cabrera.
Ilustraciones de Claudia Racatá.

 

PUBLICIDAD

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *