Migra y Hurón en «La ciénaga» de Antonio M. Morales

¿Qué vencerá al final, el ocultamiento o la verdad?

La ciénaga. Foto: Fidel Meneses

El personaje de Migra en La ciénaga es una alegoría de la Frontera. Migra se mueve por el afán de lucro personal, y para conseguir su objetivo cuenta con la connivencia de la autoridad, con el apoyo de la ley y con la lealtad de Juan Patria. La muerte es su territorio; y el ocultamiento de la realidad es su manera de ganarse la vida. Le gusta decir que en la frontera lo que existe no se ve, y lo que se ve no existe. Forma parte de una familia que se ha mimetizado con la concertina, haciendo de la esclavitud, la tortura y la muerte de las personas que buscan refugio su forma de vida.

 

Migra y Hurón en La ciénaga. Foto de Fidel Meneses
Jacobo Vega y Antonio Garabito interpretan a Migra y Hurón. Foto: Fidel Meneses.

Migra es el encargado de ocultar los tejemanejes que ocurren en el limbo, donde los cadáveres son devorados por los cangrejos. Si fuese el protagonista de una noticia en la actualidad, sin duda podría estar detrás de la desaparición de más de diez mil niños en la frontera o de la muerte de más de cincuenta migrantes hacinados en la bodega de un barco en Lampedusa.
¿Qué vencerá al final, el ocultamiento o la verdad?
Hurón, que intenta ponerse al lado de la verdad, evoluciona más como personaje. Es un feriante que acude a la ciénaga con su noria, porque en las proximidades se celebra una verbena. Y una vez allí suceden cosas que provocan su estupor. Al principio, Hurón actúa como hacemos la mayoría de los ciudadanos europeos: nos escandalizamos pero no sabemos pasar de las palabras a la acción. Más adelante el personaje toma partido.

 

Migra y Hurón en La ciénaga. Foto de Fidel Meneses.

 

 

El equivalente en el drama real para Hurón sería en un primer momento la persona sensible que sufre pero que no sabe cómo actuar; en un segundo momento quizás su actuación pasa a ser la de la sociedad civil comprometida, la que toma partido y no se calla. Lo que a Hurón le sucede tiene su correlato real en el silencio que se intenta instaurar desde ciertos estratos de poder que ostentan el control de la información. Hurón se sorprende cuando vislumbra la magnitud de la tragedia. Y entonces comprende que lo único que puede salvarlo es el silencio.
Pero quizás ya sea demasiado tarde.

 

Antonio M. Morales. Fotografías de Fidel Meneses.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *