Miguel Ángel Rivero presenta hoy en La Puebla un estudio sobre Unamuno

La publicación se basa en los «Cuadernos de juventud» del pensador vasco, inéditos en conjunto.

Presentación de los «Cuadernos de juventud de Unamuno», edición de Miguel A. Rivero
Viernes 9 / La Puebla de Cazalla

Hoy viernes 9 en la Biblioteca Municipal Alonso Vidal (20:00) de La Puebla de Cazalla se presenta el libro «Cuadernos de juventud de Miguel de Unamuno», edición de Miguel Ángel Rivero Gómez publicada por la Universidad de Salamanca. Intervienen el propio autor y Antonio Tienda.

La edición de los Cuadernos de juventud de Miguel de Unamuno constituye una de las más importantes contribuciones recientes a los estudios unamunianos en lo que a la recuperación de textos se refiere. Estos manuscritos, hasta ahora inéditos en conjunto, completan la base documental de una de las etapas más desconocidas del pensador vasco, como son sus años de formación y los primeros pasos de su trayectoria intelectual. Su importancia radica en que ilustran desde testimonios directos dicha etapa de su vida, en la que apenas se prodigaba en escritos públicos, y en que ahí están los cimientos de su pensamiento y de su obra de madurez, que gracias a los cuadernos podemos reconstruir.

Se trata de una edición elaborada según un criterio científico, precedida por una precisa Introducción y con una trascripción de los manuscritos que viene acompañada por notas a pie de página destinadas a clarificar y completar la comprensión de los textos y a situar las referencias de Unamuno a obras y autores en sus fuentes originales.

 

12-09-libros_juventud_ecce-mp4

 

Los Cuadernos de juventud, que don Miguel redactó entre 1881 y 1892, cumplían una doble misión. Por un lado, recoger aquellas inquietudes, ideas e intuiciones que en la soledad de su habitación pasaban fugaces por su mente, a fin de que no se perdieran. Por otro lado, poner orden a su ya por entonces agitado mundo interno, que se nutría y renovaba constantemente desde sus innumerables lecturas, las clases en la Universidad Central o las conferencias del Ateneo de Madrid y de la Sociedad bilbaína El Sitio. Ya en esta época estamos ante un sujeto devorado por el lenguaje, como prueban su ávido apetito lector y esa desmesurada necesidad de escribir que le conduciría a una especie de modus vivendi casi diarístico desde entonces hasta el final de sus días.

 

PUBLICIDAD
Gran Café Central

 

Ahora bien, conviene matizar que aquí estamos ante un Unamuno fundamentalmente lector, es decir, receptor y asimilador de ideas, que empleaba la práctica de la escritura con el propósito de ir poniendo en orden ese mundo interno en construcción. Los Cuadernos de juventud fueron así el primer soporte de esa manía unamuniana de la escritura, a través de la cual fueron cobrando forma sus intuiciones y reflexiones al hilo de las lecturas que las acompañaban. Ahí radica su especial significación dentro de la obra de Unamuno, en que de estos textos se desprende su pensamiento originario, su filosofía en estado embrionario.

 

Rivero en Salamanca sobre Unamuno

 

En este sentido, se pueden palpar aquí sus primeras agonías relativas al conflicto entre razón y fe, y a la amenaza de la muerte, dos cuestiones fundamentales que recorrerían toda su vida y que marcaron el devenir de su pensamiento. Asimismo, los cuadernos recogen sus incursiones primerizas en áreas filosóficas como la metafísica, la teoría del conocimiento, la ética, la estética o la filosofía del lenguaje, y anotaciones de cuño político que en esta época lo sitúan entre el liberalismo radical, el federalismo y el socialismo. A ello hemos de sumar, a fin de desglosar los contenidos de los cuadernos, notas filológicas sobre el euskera, reflexiones pedagógicas, comentarios autobiográficos, borradores de cuentos y artículos, poemas, dibujos… En suma, estos cuadernos de notas dieron cobijo a las múltiples y diversas facciones del agitado mundo interior del joven Miguel de Unamuno, cuyas voces encontraron en sus páginas asilo.

 

Miguel Ángel Rivero Gómez (La Puebla de Cazalla, 1979) es licenciado en Filosofía por la Universidad de Sevilla y doctor en Filosofía por la Universidad de Salamanca. Su tesis doctoral, El joven Miguel de Unamuno. Vida, obra, pensamiento (1864-1892), fue Premio Extraordinario de Doctorado en el curso 2014-15. Ha sido profesor en la Universidad de Sevilla, en las Facultades de Filosofía y de Comunicación, y ha realizado estancias de investigación en la Universidad de Salamanca, a través de la Beca Unamuno (2007-09), y en la Universidad de Buenos Aires (2012), con una Beca de movilidad del profesorado de la Universidad de Sevilla. Ha publicado artículos en Letras de Deusto, Cuadernos de la Cátedra Miguel de Unamuno y Revista de Hispanismo Filosófico, entre otras especializadas. Forma parte de grupo de investigación Estética y Teoría de las Artes, de la Universidad de Sevilla, y ocupa el cargo de Secretario en la junta directiva de la Sociedad Española de Estética y Teoría de las Artes.

 

PUBLICIDAD
Siete Revueltas Rumbas y Sevillanas

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *