«Lo que no se comunica no existe»
Gabriel García Márquez

Morón, alma y escenario de «AMIR»

Es el título de la película amateur de Juan Cádiz, y también el nombre que recibe el protagonista.

 
El Teatro Oriente abrió sus puertas por cuatro veces al cine amateur de la mano de Juan Cádiz, un joven moronense que apuesta por la cultura de la localidad como principal motor de sus proyectos audiovisuales.

Entre los colores andaluces del olivo y la cal, un anciano castillo asoma por el azul añil del cielo y desde la cima de la colina, solitario y deteriorado, se siente arropado por los barrios que componen su falda. Algo parecido le ocurre al protagonista de este filme.

AMIR, que significa en árabe «líder», es el título de la película amateur de Juan Cádiz, y también el nombre que recibe el protagonista. Amir es un chico de 14 años que tendrá que lidiar con numerosos problemas tras la muerte de sus padres, pero no lo hará solo. Contará con la ayuda de su hermana Sofía, su pareja y familiares. El mayor obstáculo se infiltra en su familia. Un hombre de mediana edad, rencoroso, avaricioso y de mucho peligro que intentará apoderarse del patrimonio de esta.

La trama gira en torno al significado de este nombre, que al parecer le pusieron sus padres por un motivo especial. El escenario que toma prestado el director es su propia localidad, Morón de la Frontera. Territorio que exprime al máximo para reflejar su cultura. Uno de los lugares más especiales que aparece, afirma, es el Castillo.

 

PUBLICIDAD

 

«AMIR promociona el patrimonio cultural y humano de la ciudad, siendo Morón el escenario y el alma de la película»

La gran aceptación de esta película y el apoyo de muchos artistas e intelectuales de Morón ha sido por la grata sorpresa de que alguien con apenas 20 años haya sido capaz de movilizar y concienciar a un pueblo para colaborar con y por la cultura local. A veces, no se valora lo que se tiene hasta que se pierde. Algo parecido le decía Amir a su novia, Pía, cuando pasa un momento familiar difícil. A veces, hace falta subir hasta el Castillo y eliminar la venda para admirar lo que tiene y de lo que disfruta Morón. A veces, solo hace falta mirar hacia abajo para responder por qué estamos en la cima, o no. AMIR promociona todo el tiempo el patrimonio cultural y humano de la ciudad, siendo Morón el escenario y el alma de la película.

Juan Cádiz —además de director— ha ejercido la función de cámara, editor y guionista de este proyecto para el que ha recibido la ayuda de más de cien vecinos, jóvenes, adultos, con y sin experiencia. Todos ellos han colaborado desinteresadamente y con gran ilusión. «Ha sido increíble, no solo por salir en una película sino por las personas que me llevo», declaraba Julia Marín, actriz que interpreta a Sofía, hermana de Amir. Julia Marín ya participó en anteriores proyectos de Cádiz y según el mismo «lo hace siempre a la perfección, siempre sabe lo que quiero». David Guillén, que encarna a Amir, afirma haberse sentido muy a gusto y alaba al director por su buen hacer: «sabe adaptarse a los actores y actrices». «Pese a que es muy joven y le queda mucho que aprender, es una persona que tiene las ideas muy claras y un gran sueño por cumplir» añadía Vanesa Rodríguez, que también forma parte del reparto, en este casocomo María Julia, tía de los niños y pareja del peligroso Santiago, interpretado por Luis García.

 

PUBLICIDAD

 

Pero Juan Cádiz no solo ha logrado convencer a los actores y actrices de su proyecto, también ha contado con numerosos comercios de la localidad, artistas y entidades. «Gracias al Ayuntamiento y a la concejala de Cultura, Rosi Andújar, la película ha podido salir adelante con más recursos que las anteriores», contaba un director agradecido e ilusionado por la gran aceptación del público tras cuatro sesiones con aforo completo.

AMIR es una película de más de dos horas de duración que mezcla intriga, acción, amor y humor. El tiempo de rodaje ha sido de once meses, y para escribir el guion solo necesitó tres. Consciente de la calidad de su obra enmarcada dentro del cine amateur, el autor hace autocrítica y afirma que «la película es quizá demasiado larga; los medios, los justos; y el montaje también tiene sus carencias». No obstante, el técnico David de Haro se encuentra trabajando en una reedición. Cádiz se siente orgulloso de su trabajo y del de todos los participantes a los que siempre agradece su colaboración. Subiendo escalón a escalón Juan Cádiz prefiere un tiempo de descanso antes de crear, quién sabe, una segunda parte de AMIR. «En mi primer corto, Edén, las críticas fueron el 90% negativas y el 10% positivas; me quedé con ese último número y seguí para adelante. Uno de los que me apoya desde el principio es José Antonio Franconetti Clavijo», actor en sus tres proyectos. Otro pilar fundamental es su padre a través del cual descubrió su pasión por el cine, y su abuela, Rosario Carmona, a la que ha querido dedicarle el estreno. «Todo árbol fue una pequeña semilla» y «la grandeza está en lo que se hace» son dos ideas que siempre lleva consigo, y que ha pretendido inculcar a través de AMIR.

Rosario Maldonado.

Fotografía de José María Castaño.

PUBLICIDAD

 

La Web de Agenda Atalaya utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies, Acceda al enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies