Pruna, ora mora, ora cristiana; ora nazarí, ora castellana

banda_morisca_01

 

Tras la Batalla del Guadalete, año 711, los musulmanes se adueñan de la Hispania visigoda y Pruna se convierte en una alquería —aldea rural, agrícola y ganadera— perteneciente al Emirato de Córdoba y posteriormente al Califato Omeya de Córdoba.

Con la caída y desmembración del Califato cordobés aparecen los reinos de taifas y Pruna queda integrada en la taifa de Sevilla, que fue conquistada por el rey castellano Fernando III el Santo en el año 1248, pasando a  pertenecer al Reino de Castilla.

En 1250 el sultán de la taifa de Granada, Mohammed Abu Abdallad ben Yusuf, el Bermejo, fundador de la dinastía Nazarí, la conquista temporalmente para el Reino de Granada.

 

Batalla-de-Guadalete-aproximacion

 

En  1256 el hijo y sucesor de Fernando III, Alfonso X el Sabio, por el acto del Repartimiento de Sevilla ordena a Gonzalo de Vicente, alcaide de Sevilla, entregar la localidad a la Orden militar de Calatrava para la defensa de la frontera con el Reino nazarí de Granada. No logran mantener la plaza y los granadinos la recuperan.

A finales del siglo XIII la frontera entre Castilla y Granada, de Oeste a Este, coincidía con Tarifa, Algeciras, Castellar, Jimena, Cortes, Olvera y Pruna, quedando englobados en este sector, dentro del territorio nazarí, los actuales municipios de la histórica banda morisca sevillana, Algámitas, Coripe, Pruna, Martín de la Jara, Pedrera, La Roda, El Saucejo y Villanueva de San Juan. Este sector fronterizo conoció hasta 1340 una agitada situación política.

En 1325, finalizado el plazo de la Paz de Baena, acordada entre Castilla y Granada, el rey castellano Alfonso XI el Justiciero arrebata al sultán granadino Mohammed IV el castillo de Pruna junto a los de Olvera, Torre Alháquime, Ayamonte y otros, siendo sólo 250 los vecinos. El pueblo estaba ubicado en la falda de la roca del castillo, entre ésta y la actual carretera a Olvera.

 

Ruta de los Castillos

 

En 1330, sólo unos años después, Mohammed IV se adueña de nuevo de la población, reaccionando rápidamente los castellanos que la recuperan el mismo año.

En 1333 las alquerías de Pruna y Torre Alháquime son recuperadas por los nazaríes, que en el caso de la primera la mantendrán hasta el 1407. No es de extrañar este largo periodo de paz, pues dada la mala situación económica por la que atravesaba Castilla primaba el pago de parias (compensación económica) por Granada por no ser atacada por los castellanos.

El sábado 4 de junio de 1407, siendo regente de Juan II de Castilla, Fernando el de Antequera, junto al maestre de la Orden militar de Santiago, Lorenzo Suárez de Figueroa, conquistan definitivamente Pruna para el Reino de Castilla, siendo Alonso o Alfonso Fernández Barrantes, natural de Alcántara y apodado Cañas Dorada, el primero en poner el pie en la escala de asalto al Castillo de Hierro.

Finalizada la lectura del artículo entenderán el título,  pues habrán podido comprobar cuántas veces el pueblo de Pruna, a lo largo de la época musulmana, fue castellano y cristiano, nazarí y moro.

 
 

PUBLICIDAD

 

Bibliografía consultada: Historia de España de Ramón Menéndez Pidal,  Historia General de España de Modesto de la Fuente y Juan Valera, Repartimiento de Sevilla de Julio González González,  El reino de Sevilla  en tiempos de Alfonso XI de Manuel García Fernández, Crónica de Alfonso XI y  Crónica de Juan II.

 

Francisco Manuel Moreno Gavilán.

 

 

                                        

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *