Quiénes somos

 

 

Desde 2007 editamos una publicación mensual y gratuita, sostenida con publicidad.

Agenda Atalaya es una revista impresa y digital que pretende dar visibilidad a la cultura, el ocio, el turismo, el deporte y la formación de nuestro territorio, la Campiña – Sierra Sur de Sevilla y Sierra de Cádiz.

 

«Durante un tiempo creí que me vendría bien un poco más de osadía, y me forcé a viajar a Sri Lanka, a Egipto y a Brasil, antes de decidir que prefería profundizar en las regiones del mundo que ya me eran familiares. Es en ellas donde veo más cosas».

Bernhard Schlink.

 

Atalaya, por José Antonio Illanes.

Este año se cumplen siete de la creación de la revista Atalaya, que ha pregonado y pregona con tesón y maestría los eventos culturales de nuestra comarca, y también su cultura tan, por fortuna, abundante y tan, por desgracia, escasamente difundida por los medios que deberían acercar a los ciudadanos los actos culturales de su entorno.

En ese sentido Atalaya cumple un papel fundamental en nuestra comarca y lleva a cabo un sofisticado proceso de polinización cultural en nuestros municipios, como una abeja perseverante que fuera de calle en calle, de plaza en plaza, de pueblo en pueblo, llevando adherida a sus patas las noticias, los eventos, los encuentros culturales que ese mes florecen en cada lugar.

 

totem-del-siglo-xxi

 

No es fácil sacar adelante un proyecto cultural en este país, y menos todavía mantenerlo vivo siete años consecutivos. Y si se trata de un proyecto que debe sostenerse con los ingresos de la publicidad, la tarea se vuelve prácticamente imposible, o eso creíamos, porque no lo es. Cuando se ama a la cultura, a la libertad, a la tierra donde uno ha echado las raíces, no es imposible, y la revista Atalaya lo ha demostrado.

Cabría decir que Atalaya no solo pregona y difunde nuestra cultura y nuestro arte más cercano, sino que ella misma, en sí, es arte. Es difícil hallar una revista —y me refiero a las nacionales, a las de postín—, donde la publicidad esté tan cuidada, en fondo y en forma, tanto, que apetezca ojearla y perderse con placer en sus páginas de colores y espacios equilibrados, como en un cuadro primaveral pincelado con tesón por los artistas que están tras ella.

 

Jorge-Gallego-ventana

 

A Atalaya —que más que una revista se consolida ya como un referente cultural de nuestra comarca—, casi se le exige un carácter de perennidad obligatoria por parte de los que amamos la cultura. No es una guía sino un foro, un espacio de encuentro común y culturalmente vinculante de nuestros pueblos, un entramado de palpitaciones que, como vasos sanguíneos, mantiene vivo ese organismo poderoso, y hasta hace siete años imperceptible, que es el ente artístico común a nuestros municipios.

Pero Atalaya es posible porque tras ella hay un equipo de gente con una fe inquebrantable en lo que hace, una fe casi suicida en cada idea, en cada paso, en cada letra o en cada foto. Por eso ha sobrevivido con dignidad cuando otros proyectos parecidos y con más medios han terminado desapareciendo, absorbidos por la indiferencia ajena o el aburrimiento propio. Pocas comarcas hay en España que puedan contar con un foro cultural parecido al que nuestros pueblos tienen en Atalaya, y pocos tendrán un referente minucioso a la hora de intentar reconstruir la historia cultural de su entorno, porque Atalaya, seguramente sin pretenderlo, va dejando cada mes en sus páginas el rastro incuestionable de nuestra historia, de aquellos pasos que dimos por hacer de esta tierra una tierra cada vez más culta y más libre.

 

Publicado en Agenda Atalaya # 85 junio 2014. 

Las imágenes que acompañan este texto son fragmentos de pinturas de Jorge Gallego (Montellano, 1980).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *