"LO QUE NO SE COMUNICA NO EXISTE"
Gabriel García Márquez

Romero

Nuestra flora | José Pérez Dávila

 
Rosmarinus officinalis L. (romero).

Familia: Labiadas.

Nombre:  Viene del latín “ros” que quiere decir rocío, y “marinus” que significa marino, por su perfume y por el hecho de habitar los acantilados costeros, otros creen que viene del griego “rhops”: arbusto y de “myrinos”: aromático; “officinalis” lo suelen llevar las plantas medicinales y se refiere a oficinas de farmacia.

Género de Tourefort aunque por motivos legales se le atribuye a Linneo.

En el lenguaje de las flores significa recuerdos y entre los antiguos griegos, fidelidad.

Origen: Región mediterránea. Según Linneo “Crece en España tan abundantemente que los navegantes antes de ver tierra perciben su olor”.

 

 

Descripción: Arbustillo con hojas perennes, correosas con márgenes revolutos, de color verde – amarillento y blanquecinas por el envés. Flores en racimos axilares, labiadas azuladas o rosáceas. Fruto formado por 4 semillas marrones.

La forma de sus hojas presenta una perfecta adaptación al clima mediterráneo, ya que al tener muy pequeña superficie evita al máximo la transpiración y así poder sobrevivir a los secos veranos de este tipo de clima.

Hoy existe una variedad al que llaman “romero enano” prostatus, por su porte, que es muy utilizado en jardinería.

También existen en la Península Ibérica otras especies de romero, como el “romero lanudo”, Rosmarinus eriocals, que está protegido por ley en Andalucía y se encuentra en el Catalogo de Flora Silvestre Amenazada, considerándose en peligro de extinción (Decreto 104/1994, BOJA de 14 VII 1994) y (Directiva 92/43/CEE) del Consejo de Comunidades Europeas: Comunitaria de Habitar.

Florece en otoño, invierno y primavera.

 

PUBLICIDAD

 

Exigencias: Terrenos pedregosos, áridos aunque se adapta bien a todo tipo de suelos.

Usos: Se ha usado para cubrir suelos y sujetar taludes, evitando la erosión.

Como ornamental fue cultivado por los romanos, y aun hoy se sigue haciendo en jardines formando setos, macizos y rocallas, pues aguanta muy bien la poda.

Fue usado en filtros de amor durante la Edad Media y como baños afrodisíacos junto a salvia, orégano, menta y manzanilla.

El humo de romero es un buen insecticida, también se ha usado para purificar el aire de habitaciones de enfermos.

Su madera es un buen combustible.

Su esencia se utiliza en perfumería.

Su extracto, por sus propiedades antioxidante, evita que la mantequilla se ponga rancia.

Los caramelos de romero son preparados con flores y azúcar.

Sus hojas se utilizan como condimentos o especias, para guisos, sopas, salsas, embutidos, estofados, así como los quesos, etc.

Ramitas de romero colocadas entre la ropa, hace que huela muy bien y evita que la ataque la polilla ya que algunos insectos como las moscas y las polillas huyen de sus flores por lo que se ha utilizado en despensas y armarios.

La infusión de romero y lavanda se utiliza como sustituto del café y como estimulante.

Con él se fabrica el “Fernet” y vinos amargos, también se utiliza para aromatizar aguardientes.

Por presentar floración cuando las demás plantas no la tienen, es una importantísima planta melífera (visitadas por abejas) consiguiéndose la “miel de romero” de gran calidad.

 

PUBLICIDAD

 

Su aceite esencial se utiliza para fabricar jabones, cremas, tónicos capilares, desodorantes y champús. La infusión con ortigas es también buena para el pelo.

Su esencia se obtiene de la destilación de flores, hojas y tallos y de ella se obtiene “El agua de la Reina de Hungría” empleada en perfumería, que contiene además, cedro y trementina.

La infusión de romero y ortiga es acondicionador para el cabello y con una mezcla de aceite de oliva y aceite de romero hace que crezca.

En Huesca, lavan diariamente la cabeza con el cocimiento de las hojas para evitar su caída. Existen muchas fórmulas basadas en el romero para el tratamiento del pelo y la caspa.

También se obtiene una resina que se emplea en pinturas al óleo produciendo un rápido secado, aunque ennegrece el color.

Propiedades medicinales: “De las virtudes del romero se puede escribir un libro entero”.

De la destilación de las flores se obtiene un colirio.

Su alcanfor es un tónico de la circulación sanguínea y del sistema nervioso por lo que se usa en espasmos vasculares e hipotensión.

Según Font Quer tiene propiedades estimulantes, antiespasmódico, diurético y colágeno (sobre la secreción biliar).

Se ha usado para tratar la hepatitis y la espasticidad de la vesícula biliar.

En baños es diaforético y astringente, estimulante, antiespasmódico y algo diurético (que hace orinar).

También tiene propiedades sobre la secreción de bilis (colagogo) por lo que se cree que cura la ictericia (enfermedad del hígado que provoca el color amarillo en la piel) y los valencianos la recomiendan para rebajar la sangre que también lo recomendaban los herbolarios antiguos.

Como uso externo se utiliza para remediar dolores, así como tónico para los cuerpos fatigados, pues en baños es tonificante.

Su aceite esencial es antiséptico, cicatrizante y se usa diluido en agua en afecciones bacterianas bucales.

Se ha empleado para tratar la falta de apetito.

El vapor de agua hirviendo con romero, tomillo, salvia y menta es usado para limpieza de la cara y según Alonso de Herrera en emplasto de sus hojas machacadas, para quitar las manchas de la piel.
 

 

Se usa en alteraciones de la menstruación.

En veterinaria, el alcohol de romero, se usa como antiparasitario y para proteger el pelo de los animales.

Las cenizas de sus hojas, se han utilizado como dentífrico para fortalecer la dentadura.

Tonifica el cuerpo fatigado por esfuerzos laborales o deportivos.

Se recomendaba para el tratamiento de la parálisis y la gota.

El alcohol de romero se utiliza para curtir la piel y así evitar las ulceras por decúbito de las personas encamadas, también contra dolores reumáticos y es muy útil para el tratamiento de las varices para lo cual es usado en Murcia.

Don Quijote se curaba con hojas de romero y sal, las heridas que le habían producido su encuentro con los cabreros.

Su esencia se utiliza tanto en perfumería como en medicina (aromaterapia).

Preparación del alcohol de romero: Se tomara unos 300 gramos de sumidades floridas ( puntas de las ramas donde se encuentran las flores) se dejaran secar y se colocan en una botella con un litro de alcohol de 95º, se deja en maceración durante nueve días, deberá estar bien tapado y se removerá suavemente cada día. Después se cuela.

Componentes: Su aceite esencial contiene: cineol, alfa y beta-pineno,alcanfor, acetato de bornilo, canfeno, linalol, d-limoneno, borneol, mirceno, alfa-terpineol y beta-cariofileno.

La planta contiene: Glucosidos flavonicos, principios amargos como la picrosalvina, acidos ursolicos y oleanolico, alfa y beta amirina, alcaloides como rosmaricina, vitamina C y tanino.

Historia: Entre los antiguos griegos era símbolo de inmortalidad y de fidelidad.

En Roma estuvo consagrado a los dioses lares, como dioses tutelares de los hogares, era costumbre que al entrar en una casa nueva se hiciera con una rama de romero en la mano que después se quemaba dentro.

 

PUBLICIDAD

 

Rodrigo Caro nos cuenta en su obra Los días geniales: “Lustro se llamaba a un general sacrificio y expiación que se hacía en Roma cada cinco años para limpiar la ciudad, y cada ciudadano lo hacía en su casa o negocio quemando romero, de ahí el nombre de lustro al periodo de cinco años”.

Carlomagno, en las Capitulares, obligaba a su cultivo en todos los monasterios por sus propiedades medicinales.

En la Edad Media, sus ramas se usaban como amuletos contra las brujas y la peste, además bastaba con que un hombre tocara con la rama a una dama para que pronto se casara con ella.

Antiguamente los enamorados regalaban una rama de romero a sus amadas.

Su aceite esencial fue destilado por primera vez por Arnau de Vilanosa o por Ramon Llull en el siglo XIV.

Fue llevado a América por primera vez en el año 1579 en Perú por Alonso Gutiérrez.

En los siglos XVII y XVIII se quemaba romero para alejar al diablo.

En Murcia era costumbre que las novias lleven una guirnalda de romero en la boda y los invitados una ramita.

En los entierros se utilizó como incienso y los asistentes echaban ramitas sobre el ataúd, también se colocaban ramas de romero en el interior de las tumbas para que el difunto pudiera descansar en paz.

Por la creencia de que potencia la memoria, los alumnos de la Sorbona de París, solía tomarlo en infusiones en épocas de exámenes.

Leyendas y tradiciones: En la cristiandad se creía que la Virgen puso a secar la ropa del Niño Jesús sobre esta planta y por eso está siempre verde, olorosa y adquirió tantas virtudes.

En la Edad Media se utilizó en rituales de magia negra. Los curanderos rezaban ante una planta de romero a la hora del crepúsculo, después arrancaban dos ramitas y formaban una cruz que entregaban al enfermo al que se pretendía sanar.

También fue usado en la magia de amor, y los enamorados regalaban una ramita a su pareja.

 

 

En el siglo XVIII era costumbre quemar romero en casi todos los locales de comercio para que hubiera buenos tratos.

Durante mucho tiempo se usó como hisopo con el que rociar con agua bendita para bendecir las casas.

En la Edad Media se creía, que frotando el cuerpo con romero en polvo, se conseguía ser más alegre y listo.

En Bélgica, según la tradición, a los niños no los trae la cigüeña sino que se recogen de un arbusto de romero.

Entre las curiosidades y leyendas se cuenta como con la destilación del romero con cedro y trementina, la reina Isabel de Hungría del siglo XIV de 70 años y enferma de gota y reuma, con la ayuda de un ángel se transformara en joven, a esta mezcla se la llamó “Agua de la reina de Hungría”, sedujo y pidió en matrimonio al rey de Polonia, mucho más joven que ella, ha sido muy usada hasta el siglo XIX para mantener joven la piel.

Durante la Edad Media se empleó para preparar filtros amorosos junto con salvia, orégano y manzanilla, estos se tomaban en baños con agua.

En Mazarrón, Murcia, el Domingo de Resurrección se acudía al monte a recoger romero.

En muchos lugares, en Nochebuena se quemaba romero para tener buena suerte y alejar los malos espíritus.

En Sicilia, los curanderos, de lavaban las manos con una infusión de romero y enebro, rellenaba muñecas para los ritos con sus hojas y quemaban romero en la habitación del enfermo.

 

PUBLICIDAD

 

Existía la creencia de que una ramita de romero en el sombrero protegía de todo mal. Y colocada bajo la almohada evitaba las pesadillas.

Se creía que sus hojas alejaban las tempestades, el granizo y el rayo.

En otros lugares, las ramas de romero, deberían ser bendecidas en domingo de Ramos para alejar las tempestades, el rayo y demás desgracias, y al año siguiente se debía quemar en la casa para evitar que trajera la mala suerte.

En algunos lugares turísticos de España, algunas personas te regalan ramitas de romero para deseare suerte a cambio de algún dinero.

En las romerías que se celebran en toda España, suelen usarse ramitas de romero como adorno de los bastones y sombreros de los asistentes, de ahí el nombre de romeros y romería.

Laguna nos dice “El romero sirve para el catarro, preserva la casa del aire corrupto y la pestilencia, hace huir a la serpiente, su flor conforta el cerebro, el corazón y el estómago, aviva el entendimiento; restituye la memoria; despierta el sentido”.

Localización: La localización de plantas de romero es muy fácil ya que se encuentra en casi todos los Parques y Jardines de nuestras ciudades así como silvestre por nuestros campos.

 
José Pérez Dávila.
 

PUBLICIDAD

 

Déjanos tu comentario