Sierra de Esparteros

65

 

Si se prosigue el recorrido sobre esta banda, cuyas características morfoestructurales son netamente serranas, ya en el término municipal de Morón de la Frontera, en dirección noreste, localizamos la Sierra de Esparteros, manto de cabalgamiento que alcanza los 587 metros de altura, sobre el que se encuentran varias explotaciones mineras que extraen el sustrato calizo del que está constituido principalmente. Este aprovechamiento, aunque no con el rendimiento de las canteras actuales, se viene realizando desde tiempos remotos, en los que suponía toda una economía tradicional de subsistencia para la zona.
 
Desde muy antiguo se obtenía la cal viva a partir de la piedra caliza sometiendo a la piedra a un proceso de calcinación, por acción del fuego, “se cocía la cal” en unos hornos especiales, de manera artesanal, situados próximos a las canteras en las que se extraía la piedra caliza.
 
Actualmente la mayor parte de la producción está asociada a una forma de explotación industrial, que redunda en una serie de impactos sobre el medio natural de Esparteros, impactos que repercuten en la alteración de la estructura y morfología de esta formación y en la consecuente degradación del ecosistema mediterráneo que prevalecía anteriormente.
 
Como consecuencia de estos impactos sobre el medio, la vegetación existente se encuentra en un estado serial regresivo correspondiente a la serie termomediterránea básica de la encina predominando zonas de matorral mediterráneo, en las que ha desaparecido el estrato arbóreo como tal, encontrándose ejemplares de algarrobos, lentiscos, matagallos, palmitos o acebuches con una baja densidad de población.
 
Anexas a estas áreas de matorral, en un estado serial más estabilizado, aparecen espacios adehesados, donde se conserva la interrelación entre los distintos estratos vegetales, lo cual a su vez permite la creación de los hábitats necesarios para la persistencia y desarrollo de las especies vegetales y animales complementarias. Por último señalar unos espacios más reducidos de pastizales, una pequeña extensión de coníferas antrópicas y en la porción norte de Espartero discurre un río Guadaira en el que ya es patente su estado de degradación ecológica tanto en la calidad de sus aguas como en la diversidad y estructura de su bosque ripario.
 
Pascual Madoz, en su “Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España” editado entre 1845 y 1850, cita a la sierra de Espartero en los siguientes términos: “Sería difícil enumerar los cerros y gargantas que se encuentran en este partido judicial, especialmente al este donde empieza el montañoso país de la serranía de Ronda, por cuya proximidad tomó el nombre de Morón de la Frontera la capital del partido judicial que nos ocupa. La montaña ó sierra mayor que en él se encuentra es la de Montegil ó Espartero, distante ½ legua de Morón, en el camino de herradura que vá a Montellano, los Puertos y campo de Gibraltar: tiene de elevación por su centro unas 500 varas y ½ legua de largo; su figura es oblonga, su posición de este a oeste, y toda ella es una gran masa de piedra caliza, de que se saca excelente cal.”
 
Esparteros, de la que ya dio cuenta de su singularidad económica y paisajística Madoz, otorga una marcada personalidad al paisaje natural de Morón; es fácil asociar su peculiar silueta desde cualquier punto en que la divisemos con la población de Morón bajo cuyas faldas se asienta y de cuyos materiales se enriquece. Se trata de su sierra, de su historia y de su identidad, de un patrimonio común que ofrece una diversidad biológica que poco a poco va disminuyendo en aras de usos y aprovechamientos cuya planificación no se compatibiliza con el mantenimiento de los recursos de los que se nutren. Por ello, la compatibilidad entre los usos industriales y la conservación del medio natural se hace necesaria, se han de conciliar ambas necesidades en pro de un desarrollo que no comprometa el futuro, en aras de un desarrollo sostenible y duradero en el tiempo, en aras del bien común.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *