Sor Ángela y la historia de Aben-Nuh

Peccata mundi. José Antonio Illanes

Sor Ángela Peñacoba tenía el don de atrapar con la palabra. Era además en sí misma una perenne sorpresa, indeliberada, prodigiosa, como la chistera de un mago siempre llena de objetos imposibles e inesperados. Contaba la realidad como se cuentan los cuentos, con dulzura y sin prisas, embaucando al oyente.

Seguir leyendo