"LO QUE NO SE COMUNICA NO EXISTE"
Gabriel García Márquez

Talla de madera y otras actividades artesanales

Cisco, jabón y queso casero...

 

La talla de la madera. Ha sido realizado por dos tipos de carpinteros: aquellos responsables de la construcción de carros y carretas, además de yugos, arados y todo tipo de accesorios para el transporte y para el uso doméstico como sillas, perchas, cucharas, queseras, etc., y los denominados “ebanistas o carpinteros de lo fino” especializados en trabajar con maderas nobles y con la técnica de la “taracea” o incrustación de piezas de diferentes materiales creando efectos de dibujos y policromía. Solían elaborar muebles, puertas, artesonados y guitarras… En la comarca aún podemos disfrutar de un artesano dedicado a la construcción de guitarras españolas y que realiza su actividad en Montellano.

 

En cuanto a la talla de la madera de olivo, también existen artesanos jubilados que siguen trabajándola y de los que aún salen algunos utensilios de uso doméstico.

 

Otras actividades artesanales relacionadas con el autoabastecimiento familiar son: la elaboración del “cisco” o carbón vegetal, del jabón casero y del queso casero, así como el ritual de la matanza del cerdo y todo tipo de dulcería popular, que, a pesar del tiempo e industrialización de los procesos,aún podemos observar, vivir y degustar.
 

PUBLICIDAD

 

Todas estas actividades y oficios presentan el grave problema de la escasa rentabilidad económica y su difícil continuidad debido al escaso interés generacional por aprenderlo. Los que se mantienen lo hacen por tradición familiar, por la satisfacción ante el producto realizado de sus propias manos y por la conciencia de la superioridad de la producción artesanal sobre la industrial.
Son los últimos nostálgicos de unas actividades que agonizan; su magia, su creatividad e incluso espiritualidad se van con ellos.

 

Fuente: Patrimonio Etnológico y Actividades Tradicionales en la Serranía Suroeste Sevillana. (Ed. Asociación Serranía Suroeste Sevillana, Grupo de Desarrollo Rural).

Texto de María Luisa Melero Melero. Fotografía Tres Fotógrafos.

 

Déjanos tu comentario