"LO QUE NO SE COMUNICA NO EXISTE"
Gabriel García Márquez

Una vida mirando al cielo

De frente y de perfil | Eduardo J. Pastor

 

…y en cuatro jornadas justas / entre Morón y Paradas,
que son tierras de campiña / en donde corre la plata.
Fernando Villalón

Esta mañana salí temprano al campo, que los que saben de esto dicen que al campo por la mañana y a ver a la novia por la tarde. Nunca al contrario. He salido al campo y la primavera me ha rozado la cara y los sentidos con su aire fresco, su olor a tierra mojada y sus colores imposibles. El campo de Paradas abierto de par en par ante mis ojos, como un cuadro de Manuel Barrón, como una pintura de Paco Cuadrado, que dicen que reflejaba el movimiento del campo andaluz. El campo del pueblo se me presenta esta mañana como un poema de Fernando Villalón, como una novela de Manuel Barrios.

He andado sus caminos y he repasado sus pagos, cargados de historia, de nombres y apellidos y de generaciones. Carpía, El Donadío con las paredes por los suelos de su cortijo y Paterna con sus aguas romanas. El trigo está amarilleando ya entre las siembras de girasol y el verde oliva de los olivos. Cuando pasen por aquí un par de meses, todo será rastrojos, chicharras y girasoles mirando al sol.

Camino de Sevilla, Padrón de las Lobas, el Cordel de los Tunantes y Las Peñuelas. Por los caminos polvorientos cruzan las liebres y los conejos. El terrón empieza a secarse a fuerza de solanos. El Cerro de Torrijos, el Campero con su arroyo del Salado y Birrete. En las tierras altas, el esquimo del olivo empieza a blanquear el verde de las varetas. Camino de los Ochavos y Camino de las Santas que desembocan en El Vereón.

Una vida mirando al cielo, con la sabiduría aprendida de la sangre. La labra, el abono, la siembra, la recolección y los mil ojos puestos en la cosecha. Y las cien noches, con sus cien días, mirando al cielo azul de Paradas, el que se desvive por el campo esperando aguas salvadoras. Lo he visto esta mañana en la que la primavera se me ha presentado rotunda ante los ojos.

Eduardo J. Pastor.


 

PUBLICIDAD

 

Déjanos tu comentario